Hairtí al borde de una guerra Civil

0
126

Cuando menos cinco agentes de la Brigada de Seguridad de las Zonas Protegidas (BSAP) fueron abatidos ayer, y otros resultaron heridos, durante un enfrentamiento con la Policía Nacional de Haití (PNH) en Pétion-Ville, según informes de fuentes policiales.

Mientras tanto, las protestas siguen tomando cuerpo en la capital y ciudades de los 10 departamentos de Haití, poniendo más tensión a la acrecentada crisis de ese país, que éste miércoles cayó en un vacío total de poder, cubriendo de más oscuridad el panorama político.

Según fuentes policiales, durante el intercambio a tiros con personal de la BSAP, vinculada al ex líder golpista Guy Philippe, tres agentes del ente, entre ellos una mujer, fueron arrestados.

La capital haitiana, Puerto Príncipe, sus áreas circundantes y varias ciudades del país viven desde ayer, miércoles, momentos de máxima tensión por una sacudida de protestas callejeras, cierre de negocios y enfrentamientos armados entre la policía y fuerzas de la Brigada de Seguridad de las Zonas Protegidas(BSAP).

Haití entró ayer a un vacío de autoridad gubernamental, a más de no tener un parlamento operante, apenas con una ineficaz policía que sólo obedece la única voz que ordena, de facto: Ariel Henry.

el pueblo en las calles

Las calles del área metropolitana estaban abarrotadas de manifestantes enardecidos que exigían la salida de Henry, cuyo mandato caducó, según el acuerdo de consenso del 21 de diciembre de 2022, publicado en el diario oficial Le Moniteur.

Ese compromiso político, denominado “Consenso Nacional para una Transición Inclusiva y unas Elecciones Transparentes”, fue firmado bajo los auspicios de la comunidad internacional, establece que Henry seguiría siendo primer ministro hasta ayer, 7 de febrero de 2024, pero éste ha violentado ese pacto y, pese a la resistencia popular, sigue al frente del país.

Hay informes de muertes en las filas de la Brigada de Seguridad de las Zonas Protegidas, durante intercambios a tiros con la fuerza policial.

En Puerto Príncipe, Delmas y Pétion-Ville, los protestantes levantaron barricadas y colocaron neumáticos incendiados en calles y carreteras.