Editorial : Tránsito urbano

0
351

 

El ordenamiento del tránsito urbano es indispensable si realmente se quiere lograr la organización y libertad de los conductores, choferes y peatones.
Se han realizado estudios cuyo costo ha sido elevado, a juzgar por declaraciones de los regidores en pasadas administraciones. La presente administración del Ayuntamiento y el consejo de regidores están en el deber de canalizar por la vía que sea necesario hacer una realidad el ordenamiento del tránsito.
Roquelito García ha manifestado interés en hacerlo, más ahora que cuenta con el Instituto Nacional de Tránsito y jóvenes regidores que no puede desaprovechar su presencia en el Ayuntamiento, muchos de ellos estrenándose como dirigentes municipales y deben preocuparse por dejar liberado un mal que no han podido superar anteriores administraciones.
Imagínense que los puertoplateños consideran un caos el tránsito urbano, cuál debería suponer la posición de visitantes nativos y extranjeros que llegan a una ciudad desordenada, con pocas señales, una cantidad de paradas de motores en  las más activas vías comerciales de Puerto Plata ?.
La existencia de la pandemia del Covid-19 limitó y hasta justificaría el que no se haya logrado, pues ni siquiera cruceristas y turistas recibimos en largos meses, pero se acerca la normalidad y de hecho han comentado a llegar barcos y los hoteles cuentan con reservaciones de extranjeros para venir hospedarse y pasar algunos días que incluyen visitar la ciudad de Puerto Plata.
La desorganización del transporte urbano, debe llegar a su fin antes de la temporada alta de turismo y la apertura de Taino Bay, que se anuncia para el mes de enero. Amber Cove ya ha comenzado paulatinamente a reaperturas, lo que indica que crecerá el movimiento vehicular en Puerto Plata, por lo que se necesitará más que antes el ordenamiento del tránsito urbano.