La popularidad de Abinader choca con alto precio del pan

0
786

Si algo molesta el ánimo de los ciudadanos es la creencia de que los precios van en alza, en adición a lo que hace el comercio dia­riamente, ya los grandes supermercados, los colma­dos de barrios o las gua­guas que recorren los ba­rrios.

El subir los precios es un tipo de encanto de los em­presarios y comerciantes, que han diversificado los negocios de manera que el público no entiende. Aho­ra los dueños de grandes supermercados han estado asociados con los gobiernos para construir barrios ente­ros.

En mi niñez, cuando mi madre me llevaba al Merca­do Modelo de la mano, ex­perimenté un desagradable momento que nunca he ol­vidado, por allá por finales de 1959, en plena Era de Trujillo, cuando la carne de res de segunda subió su pre­cio de 35 a 37 centavos.