La acusación formal presentada por el Ministerio Público contra 30 personas y 18 empresas involucradas en el caso Coral

0
347

La acusación formal presentada por el Ministerio Público contra 30 personas y 18 empresas involucradas en el caso Coral y Coral 5G, recoge cómo los principales cabecillas de estos presuntos entramados de corrupción lograron adquirir propiedades millonarias que ascienden 4,500,000,000 de pesos.

En este caso, las autoridades señalan a los militares Adán Benoni Cáceres, Juan Carlos Torres Robiu, Julio Camilo de los Santos Viola, Rafael Núñez de Aza, Raúl Alejandro Girón Jiménez, Boanerges Reyes  Batista, Julio Camilo de los Santos Viola y la pastora Rossy Guzmán Sánchez, entre otros como las cabecillas del entramado.

En la estructura, de acuerdo al expediente de más de 3000 páginas, Raul Alejandro Girón y Boanerges Reyes, entre otros, presentan un enriquecimiento que no “podrían justificar con sus ingresos habituales, ni por lo percibido en la comunidad de bienes, por lo que tuvieron que recurrir a testaferros y/o prestanombres para que administraran, quienes percibían respectivos beneficios”.

Asimismo, mencionan como alguno de los prestanombres a Epifanio Peña  Lebrón y Manuel de Jesús Alba Solano.

El grupo de militares adscritos al Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) y al Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep), para sustraer los fondos de las nóminas, de acuerdo a la acusación, crearon un esquema con organización tipo pirámide, en donde, Juan Carlos Torres Robiou y Adán Cáceres reclutaban las personas que iban a ser incluidos en la nóminas y luego les sustraían el dinero que utilizaban además de lavar activos para comprar inmuebles.

En el caso del Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep) Raúl Alejandro Girón Jiménez, hacían transferencias electrónicas a las cuentas de las personas incluidas en dichas las nóminas.

Como cabeza recolectora Girón recibía grandes cantidades de dinero a través de su hermano Vicente Girón Jiménez, quien figura en el expediente.

De acuerdo al documento, en una ocasión Girón recibió como transferencia por parte de su hermano, más de 45 millones de pesos.

Con el dinero en su cuenta Girón Jiménez, hacía entrega en efectivo al “acusado Rafael Núñez de Aza (NDA) y este cubría los gastos y compromisos, además de adquirir propiedades para sus superiores Juan Carlos Torres Robiou (D1) y Adán Benoni Cáceres Silvestre (ABC) y demás miembros del entramado”.

El Ministerio Público asegura que cada cabeza recolectora tenía su lista particular de personas para recoger mensual el dinero, las cuales le hacían los depósitos, transferencias o entregas de dinero en efectivo. Luego de recolectar el dinero de las nóminas,  hacían la entrega en efectivo o por transferencia bancaria al acusado Raúl Alejandro Girón Jiménez, quien se quedaba con un porciento y hacia entrega en efectivo, de la mayor parte del dinero, al acusado Rafael Núñez de Aza, a quien le hacía entrega en su residencia en Colinas del Oeste o en la oficina de la institución.