Es más difícil hacer política pública de calidad de lo que yo creía”, reconoce. Aunque ahora pueda estar de acuerdo con las opiniones de analistas sobre situaciones de economía y

0
278
ads
- Advertisement -spot_img

Era de noche en Madrid cuando Pável Isa Contreras descansaba en un hotel tras pasear en sus vacaciones familiares. Desde República Dominicana -donde aún era de día por la diferencia horaria- recibió una llamada para proponerle ascenderlo de viceministro a ministro de Economía. El funcionario entró en shock. Pasó la noche intranquilo. Conversó con su familia y equipo de trabajo, y decidió asumir el puesto en el que fue juramentado apenas el lunes de la semana pasada. Y confiesa a Diario Libre que dirigir desde el Estado es muy diferente a lo que pensaba cuando era un académico e investigador desde la llamada sociedad civil.

“Es más difícil hacer política pública de calidad de lo que yo creía”, reconoce. Aunque ahora pueda estar de acuerdo con las opiniones de analistas sobre situaciones de economía y planificación -como antes él mismo hacía- reconoce: “A pesar de ese acuerdo, lograr eso es más complejo de lo que yo suponía estando desde fuera”.

Contreras atribuye esa complejidad a que, aunque  pueden haber consensos significativos en el Gobierno respecto a las políticas públicas por impulsar, lograr empujarlas e implementarlas es mucho más desafiante, y no siempre se puede avanzar a la velocidad deseada. Además, la articulación con otras entidades del Estado también ralentiza, así como el manejo de los recursos del Estado para ejecutar los proyectos.

El flamante ministro ya lleva dos años en la institución, pues desde 2020 era viceministro de Planificación e Inversión Pública, cargo que lo llevó a tomar una licencia del puesto de profesor investigador en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), donde entró formalmente en 2012.

Sentarse en la oficina desde donde conversa con Diario Libre como ministro fue una decisión (el cargo) que no gustó a su padre, el dirigente izquierdista Narciso Isa Conde, pero sí a su tío Antonio, el exministro de Energía y Minas. “Esas opiniones se emiten desde el cariño”, dice Isa Contreras. “Mi papá externa su preocupación, y creo que es una preocupación absolutamente legítima a la cual yo le tengo que prestar atención. Siempre, asumir posiciones de alto nivel en el Estado -porque implican poder de decisión-, al hacer eso se asumen riesgos. Y mi papá me está adviertiendo que él entiende que son riesgos significativos”.