El juez del juzgado de Atención Permanente de Santo Domingo Este dictó seis meses de prisión preventiva en contra de cuatro personas involucradas en una presunta red de estafa electrónica, vinculada al robo de más de RD$27 millones de pesos, y cuyo caso fue declarado complejo. El magistrado Bernardo Coplín García dispuso que a los imputados Loren Liselot Ysabel Alonzo, Ángel Ernesto Montes de Oca Matos, Anlly Luz Solano Adames y Yessica Rosaura Escalante Heredia, identificados como los principales beneficiarios de la estafa, cumplan la medida de coerción en el Centro de Corrección y Rehabilitación de Najayo Mujeres y la Penitenciaría Nacional de La Victoria. Mientras que para Frank Ambras, Starling Pérez Vicioso y Evelin Esmeralda Tejeda, quienes acordaron con la entidad financiera para resarcirle los daños causados, impuso garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida del país. El fraude fue cometido contra un cliente de una entidad bancaria, la cual se vio precisada a subsanar el daño, originado el 11 de mayo pasado. La estructura criminal fue sometida a la justicia luego de que el Ministerio Público obtuviera distintas pruebas que vinculan al grupo a la estafa millonaria contra el cliente y el banco.

0
245

El juez del juzgado de Atención Permanente de Santo Domingo Este dictó seis meses de prisión preventiva en contra de cuatro personas involucradas en una presunta red de estafa electrónica, vinculada al robo de más de RD$27 millones de pesos, y cuyo caso fue declarado complejo.

El magistrado Bernardo Coplín García dispuso que a los imputados Loren Liselot Ysabel Alonzo, Ángel Ernesto Montes de Oca Matos, Anlly Luz Solano Adames y Yessica Rosaura Escalante Heredia, identificados como los principales beneficiarios de la estafa, cumplan la medida de coerción en el Centro de Corrección y Rehabilitación de Najayo Mujeres y la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

Mientras que para Frank Ambras, Starling Pérez Vicioso y Evelin Esmeralda Tejeda, quienes acordaron con la entidad financiera para resarcirle los daños causados, impuso garantía económica, presentación periódica e impedimento de salida del país.

El fraude fue cometido contra un cliente de una entidad bancaria, la cual se vio precisada a subsanar el daño, originado el 11 de mayo pasado.

La estructura criminal fue sometida a la justicia luego de que el Ministerio Público obtuviera distintas pruebas que vinculan al grupo a la estafa millonaria contra el cliente y el banco.