El aspirante a candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Abel Martínez, pidió al sector magisterial

0
159
ads
- Advertisement -spot_img

El aspirante a candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Abel Martínez, pidió al sector magisterial de esta provincia que se integren a su proyecto político, para sacar del poder al Partido Revolucionario Moderno (PRM).

“Este gobierno malo fue puesto por mucha gente buena que no votó y eso no puede pasarnos nuevamente; nuestro compromiso es llegar a la presidencia a servir, a exhibir resultados, a transformar a este país y hacer que los dominicanos en donde quiera que estén, sientan orgullo de su presidente”, afirmó.

Martínez se expresó en esos términos en un acto donde juramentó a más de dos mil dirigentes representantes de la región Cibao, que conforman los equipos de campaña del sector magisterial.

Puede leer: Danilo Medina asegura «el PLD está aquí para defender al pueblo»

Martínez destacó que en las pasadas elecciones presidenciales, de cada 100 dominicanos, 27 votaron por el PRM y 73 no votaron, “por lo que quiero llamar a la reflexión de ustedes profesores, líderes que están en las aulas, en los barrios en sus municipios y en las provincias.

«Hay que integrar a todo el mundo, tras afirmar que este gobierno malo fue puesto por mucha gente buena que no votó y eso no puede pasarnos nuevamente; nuestro compromiso es llegar a la presidencia a servir, a exhibir resultados, a transformar a este país y hacer que los dominicanos en donde quiera que estén, sientan orgullo de su presidente”.

“Hoy desde el Cibao damos el grito de esperanza, marcamos la ruta y el camino de que en el Palacio Nacional, a partir del 16 de agosto de 2024 habrá un Cibaeño de pura cepa estará dirigiendo los destinos de la República Dominicana para bien de los dominicanos y si estamos aspirando a la presidencia de la República es porque de resultados sé yo”, dijo Abel.

El alto dirigente político agregó además, que no es comerciante, ni empresario y se definió como un servidor público dispuesto, que trabaja y le duele la desesperanza de las mujeres y  el abandono de los envejecientes.