Baja calidad educacion, luego firma ADP y ministrio Educacion

0
191
ads
- Advertisement -spot_img

De los últimos dos acuerdos  firmados por el Ministerio de Educación y la Asociación Dominicana de Profesores solo se han cumplido los temas relativos  a la mejoría de las condiciones laborales de los docentes  y los demás temas pactados, como la calidad educativa,  han quedado rezagados y sin los resultados esperados.

En los dos acuerdos firmados en el 2020 y el 2021, con ministros de gobiernos diferentes, la ADP se ha comprometido  a garantizar un clima de armonía y paz en el sistema educativo y el primero de estos  iba más allá y contemplaba que  la ADP no interferiría en los asuntos propiamente administrativos de esas instancias, y por igual las instituciones del Minerd tampoco lo harán en los asuntos internos de estructuras locales de la ADP.

El 30 de enero de 2020 el Minerd, dirigido por Antonio Peña Mirabal y la ADP presidida por Xiomara Guante  firmaban un pacto dirigido a “mejorar la calidad de la educación de manera integral y con un concepto inclusivo e igualdad”.

Definido como un “acuerdo histórico” que abordaría aspectos pendientes de solución durante años, abordaba 9 ejes clave para el desarrollo de la educación y su principal actor, los estudiantes, como son la calidad educativa,  Ordenanza y Ordenes Departamentales, mantenimiento e infraestructura escolar,  dignificación docente, concurso de oposición complementario, seguridad social (Semma e Inabima), tribunal de la carrera docente, temas pendientes de acuerdo y compromisos mutuos.

Se destacaba que la sociedad dominicana no podía seguir con los parámetros e indicadores de calidad en materia educativa,  que se hacía urgente empezar a mover la aguja de la calidad y  que se necesitan maestros comprometidos con esa gran tarea, en beneficio de la comunidad educativa.

Compromisos que esperan

Uno de los compromisos que se asumió fue impulsar acciones tendentes a mejorar el estado actual de la educación, a través de un programa de formación y actualización continua de los docentes, tomando como base los resultados de la Evaluación de Desempeño Docente del 2017 y las conclusiones de la Comisión de Calidad Educativa.

Y aunque se pudiera pensar que dos años son poco tiempo para un programa tan amplio y hubo un cambio de gobierno, no se ven indicios para su materialización.

La evaluación de desempeño docente arrojó que el 73.2% de los maestros del sistema educativo dominicano mostraban un desempeño básico o insatisfactorio en las aulas.

En base a esos resultados se recomendaba  diseñar y desarrollar un curso sobre la planificación del proceso de enseñanza-aprendizaje, en el que un panel de expertos y de profesores destacados  dotara al resto de los docentes  de las herramientas para mejorar sus destrezas en esta competencia profesional.

Sobre este punto es poco lo que se ha avanzado y si bien es cierto que la pandemia del COVID-19 trastornó todos los planes de las instituciones educativas, no es menos cierto que no se conocen los resultados de los proyectos encaminados en esta dirección.

Cabe destacar que los programas de becas para especializaciones y postgrados a través del Instituto Nacional de Formación Magisterial (INAFOCAM) y el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU), que se citaron en el acuerdo se siguen desarrollando, sin cambio alguno.