Abinader no le ha temblado el pulso para hacer lo que tiene y debe hacer

0
236

El presidente Abinader ha cambiado la política exte­rior dominica­na, frente a China Popu­lar, Estados Unidos, Haití y Nicaragua sin que deje dudas sobre la capacidad que tiene su país de esta­blecer independencia pe­ro al mismo tiempo auto respecto en momentos di­fíciles.

Cambiar la política exte­rior no es fácil puesto que hasta viejos diplomáticos dominicanos estaban acos­tumbrados a que la Repú­blica Dominicana haría, por ejemplo en el caso de Esta­dos Unidos, justamente lo que podría interesarle a la política del Norte.

Al decidir un asun­to fundamental de Esta­do, como fue comprar va­cunas y jeringas por la pandemia COVID-19, el presidente Abinader posi­blemente entendió que se perdería un tiempo precio­so y muchas vidas mien­tras llegaban vacunas des­de otros países.

Semanas luego de esa decisión es cuando Esta­dos Unidos está proponien­do la venta o donación de vacunas de sus inventarios, mientras una parte de la po­blación dominicana ya está cubierta con la vacuna chi­na. El gesto de Abinader fue uno que no esperaba más demora