0
359

La Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) está esperanzada en que, a pesar del cuadro desolador que existe en el país y el mundo por la pandemia del coronavirus, “encontraremos las vías adecuadas para superar estos males” pero alertó que la ciudadanía debe pedir que sean optimizados los recursos utilizados para frenar el virus y que el Congreso elimine el denominado “barrilito”.
El vicepresidente ejecutivo de Finjus, Servio Tulio Castaños Guzmán, dijo que para ello el Estado y la sociedad deben coordinarse, definir las mejores iniciativas y concentrar todos los recursos en su ejecución.

Eliminar “barrilito”. Sostuvo que es tiempo de eliminar una de las prácticas más aberrantes que se realiza desde el Congreso Nacional, bajo la modalidad de un Fondo de Gestión Social de los Legisladores (mejor conocido como barrilito o cofrecito), mediante el cual centenares de millones de pesos son asignados cada año a senadores y diputados para “fines de asistencia social” en sus comunidades.

“Pero en la realidad, ese fondo, que implicó en 2019 centenares de millones de pesos para la supuesta asistencia social representa la desnaturalización de la función legislativa y constituye un agravio a la transparencia que debería primar en el Congreso”, dijo.
Recordó que desde hace años Finjus y otras instituciones reclaman la eliminación de este tipo de prácticas independientemente del nombre que le asignen. “Esto es más urgente que nunca en la actualidad, en medio de la calamitosa situación que prevalece por la expansión del Covid-19”.

Dijo que es preciso que en su próxima sesión el Senado y la Cámara de Diputados dispongan la supresión del empleo de esos fondos en actividades particulares y que los mismos sean asignados a los planes de emergencia para la compra de pruebas para la detección del virus, de los insumos necesarios para la protección del personal sanitario y para el equipamiento de los hospitales.