Los dos mineros atrapados en Cerro Maimón cumplen hoy ocho días atrapados bajo tierra.

0
133
ads
- Advertisement -spot_img

Los dos mineros atrapados en Cerro Maimón cumplen hoy ocho días atrapados bajo tierra.

Y alrededor de 70 personas trabajan desde entonces en rescatar a Gregory Méndez (dominicano) y Carlos Yepez (colombiano), atrapados tras un derrumbe en una mina subterránea de la Corporación Minera Dominicana (Cormidom), ubicada en el municipio de Maimón, provincia Monseñor Nouel.

Este rescate, tras el derrumbe el 31 de julio, podría tardar “cuatro semanas” de acuerdo a la propia empresa, lo que mantiene a la familia de los mineros y a la sociedad en general atentos a cualquier situación que se presente en el proceso de sacarlos de las profundidades.

Hasta ayer sábado a las 6:00 de la mañana, ya se habían construido 39 metros y medio de un segundo túnel que se prepara para el rescate. La distancia total para lograr el rescate es de aproximadamente 74 metros.

Paul Marinko, presidente de Cormidom, dijo en una rueda de prensa el sábado en la mañana que el trabajo de rescate “se hace al doble del tiempo en lo que se hace una mina normal”. La proyección es llegar a los mineros entre tres y cuatro semanas.

A pesar de informar que llevan la mitad de este trabajo realizado, el lugar donde se encuentran ahora es “difícil de minar y desacelerará el proceso de excavación”.

«Estamos entrando en un área que es muy difícil de minar. La calidad de la roca es muy difícil de minar. Esto no es nada nuevo para nosotros, somos expertos en esto pero eso solo nos hará desacelerar el proceso», dijo.

Y agregó: “Nosotros cuando lleguemos unos 12 metros antes de donde ellos se encuentren vamos a encontrar una situación retadora por ser una roca muy fracturada, nosotros estamos acostumbrados por la experiencia que tenemos con la misma, pero es algo muy delicado que va a tomar su tiempo. Un trabajo que tardaría cuatro semanas o antes”, expresó Marinko.

Informaron que en el lugar donde se encuentran los mineros les entra tres litros de agua por segundo, que son extraídos por una bomba que les enviaron con una capacidad para expulsar 20 litros por segundo.

Qué ha pasado hasta ahora

Los hombres, que se encuentran alrededor de 100 metros de profundidad, quedaron atrapados tras la caída de rocas a 95 metros del área donde se encontraban en el nivel 25 de la mina subterránea.

Gregory Méndez y Carlos Yepez son asistidos por un conducto construido por la empresa para suministrarles alimentos, aire, agua, insumos médicos, jabón para su higiene, celulares con música y películas pregrabadas para entretenerse, colchones para recostarse, entre otras cosas.

Mientras se encontraban sin comunicación, sus familiares permanecían en la mina, aferrados a la oración. La empresa por otra parte, mantenía muchas reservas sobre las acciones que realizaban para el rescate de los mineros, al punto de solicitarles a los parientes de los mineros y la prensa que se mantiene en el lugar informando de cada detalle, salir del lugar.

La situación mejoró cuando el 2 de agosto Cormidom realizó una rueda de prensa explicando los dos procesos que utilizarían para el rescate de los mineros: El primero, de acuerdo con Paul Marinko, consiste en entrar por el área en que cayeron las rocas reabriendo el espacio de 31 metros.

Este trabajo de acuerdo a sus propias palabras se hace en un área que es lenta y complicada y que implica construir un segundo túnel debajo del primero de acero, avanzando un metro al día. Para eso han tenido que estabilizar el área que fue colapsada.

El segundo es hacer un nuevo túnel de unos 73 metros donde se encuentran los mineros. Este trabajo se avanza entre 3 y 4 metros al día.

Sumado a esto, ya se tiene un conducto de 10.5 centímetros por el cual les pasan los suministros de comida y otros materiales. La empresa ha realizado tres hoyos más. El segundo de cuatro pulgadas de diámetro con una bomba sumergible para sacar agua, otro para mandar aire limpio y un cuarto por si fallan algunos de los anteriores.

Para estos trabajos hacía falta una tuneladora, que fue prometida en la visita del presidente Luis Abinader el pasado 4 de agosto. La máquina de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte y Tránsito Terrestre (OPRET) estaba siendo utilizada en la construcción del metro en Los Alcarrizos. La misma llegó al lugar el día 5 de agosto.

En su visita el presidente también gestionó con el Gobierno Federal de Canadá proveer de equipos y personal entrenado para ayudar al rescate.

De acuerdo a informaciones dadas a conocer ayer sábado por Canadá, al país llegarán la tarde de este domingo un avión militar Boeing C-17 Globemaster con un sistema de excavación minera, compuesto por máquinas, herramientas, diversas tecnologías de rescate con más de 52,000 libras. Este sistema está compuesto por “un  taladro Cubex Modelo 6200, que pesa más de 25,000 libras con su mástil, y un Booster R-110 Cubex, refuerzo de equipo de 8,500 libras. Cajas de herramientas, estantes de varillas, transformadores y material diverso componen el resto de los equipos”.

Las visitas a los mineros no sólo han sido de sus familiares y el presidente Abinader, también el senador de Monseñor Nouel y cantante dominicano Héctor Acosta acudió el día 5 de agosto y les interpretó la canción “Paz en la tormenta”.

Mientras tanto y ante la situación de crisis empresarial, Cormidom no sólo ha realizado otra rueda de prensa para informar la metodología que usan en sus labores diarias, también mantiene todas sus operaciones paralizadas hasta tanto concluya el rescate.

Hasta hora se desconocen el monto que se está invirtiendo en el rescate de Gregory Méndez y Carlos Yepez. La empresa dijo que mantiene sin interrupciones el pago de los sueldos a sus empleados.

Paul Marinko informó que cuando concluya el rescate, conjuntamente con el gobierno dominicano, iniciarán una investigación para prevenir futuros accidentes.