Vivos para un fin

Noticia

Cada ser humano tiene un propósito en la vida, por algo vivimos y disfrutamos de ella; pero sólo Dios conoce nuestros designios.
En referencia a la vida, debemos vivir acorde a las reglas impuestas por Dios hasta que llegue el día en que nuestro propósito en la tierra se haya cumplido. Muchas veces nos han dicho cuando  nos  ocurre un accidente o  padecemos de una enfermedad y salimos airosos de esto: “pero tú estás vivo para algún fin,”  y en realidad  es así,   pero si sobrepasamos un gran obstáculo en la vida no fue solamente suerte, sino que Dios está planeando utilizar nuestra existencia para un mayor propósito más adelante.
Aunque muchos son ignorantes en lo que a esto se refiere, otros esperan el día para cumplir la voluntad de Dios. A mi edad he visto algunos  casos donde  personas dicen: “Si ya yo he vivido tanto  ese propósito jamás va a llegar,” mientras que otros determinan  que alcanzando una profesión están cumpliendo el fin que Dios les ha asignado en su vida. Pero no es así de sencillo, el asunto es mucho más complicado porque este tipo de propósito no es uno que nosotros mismos podamos  trazarnos, sino que llega cuando Dios quiere en el momento que él lo disponga.
Por eso siempre es bueno vivir la vida como si no hubiera un mañana y seguir todos los mandamientos que Dios nos impone en conjunto con los deberes que la sociedad nos demanda cumplir, para cuando llegue ese momento poder aceptar  la voluntad de Dios porque vivimos conforme a sus propósitos.

Comments are closed.