Tribunal condena 30 años atracador mató comerciante

Portada

PUERTO PLATA.- Una pena máxima de 30 años, impuso el Tribunal Colegiado  al  acusado de dar muerte a un comerciante  cuando era atracado  el pasado año.
Euclides  Santos Lebrón,   fue encontrado culpable   y  condenado a 30 años de reclusión  en el Centro de Corrección y Rehabilitación San Felipe de esta ciudad,  por  matar  de un balazo en el tórax  al comerciante  Félix  Alberto Noesí.
De acuerdo al parte policial   presentado  al citado Tribunal,  Santos Lebrón  ultimó de un disparo al    hombre   de negocios en horas de la mañana  del día 14   de enero  del pasado año, momento en que éste procedía abrir   las puertas de un colmado en la comunidad de San Marcos.
Por el hecho ya había sido condenado a cinco años de prisión un menor, que participó en el  atraco en contra del comerciante   Noesí,  quien fue despojado  de una   cadena preciosa valorada en  miles  de pesos,  así como  de una pistola, arma que fue localizada   por las  autoridades  policiales   en poder de  Santos  Lebrón, cuando  fue detenido  el 9 de mayo  en  Santo  Domingo.
Durante el   juicio, el Ministerio Público estuvo representado   por los   fiscales adjuntos  Ramón Núñez   Liriano y  Grimilda  Disla.
Estos presentaron al tribunal como elemento de prueba para sustentar la acusación  en contra del inculpado, la pistola  de la que  fue despojado  el comerciante   y un motor  en el que se  movilizaban  los sujetos  al momento  de cometer la acción criminal.
En el proceso  declararon varias  personas, que ofrecieron sus testimonios  a los jueces  del tribunal, que estuvo integrado por  los  doctores   Alcides  de Jesús   Matías   Cueto, Francia  Rosa Liriano    y José  Juan  Jiménez.
Por su parte, Euclides  Santos Lebrón, negó en todo momento   el haber participado en la  muerte   del comerciante  Noesí   en  San  Marcos.  Incluso, declaró  al tribunal   que en la fecha en que ocurrió   el hecho   se encontraban   en el vecino   país de Haití, donde   se dedicaba   a  comercializar    artículos de electrométricos  que   adquiría  en  Santo   Domingo.
Sin embargo, Santos Lebrón no pudo  aportar  ninguna  prueba   que   establecieran   que para el  14  de enero del 2010, cuando el comerciante Noesí fue  atracado  y  ultimado de un disparo en el  tórax, él estuviera en  Haití.
El Tribunal Colegiado acogió en todas sus partes el dictamen de los representantes del Ministerio de Público, que consistió en una condena de 30 años de  reclusión para el inculpado.