Sexto enuentro de Puertoplateños en USA cierra de forma grandiosa

Fotocronica Portada
RANDALL’S ISLAND, New York.-Con entusiasmo desbodante y con una participacion
que superó las cinco ediciones anteriores fue celebrado con resonante éxito el pasado
domingo en el parquet Randall’s debajo del puente Triboro de la ciudad de New York el
Sexto Encuentro de la Confraternidad Puertoplateña, organizado por el Comité Provincial
de los Puertoplateños Residentes en Estados Unidos.
Miles de natives de Puerto Plata, acompañados en muchos casos de amigos de otras
naciones, incluyendo norteamericanos, puertorriqueños, canadienses, venezolanos y
de otros países, se acomodaron debajo de frondoso y gigantesos árboles, cuyas ramas
copiosas les cubrieron de los rayos solares inclementes y atenuaar la fuerte temperature
imperante en la Gran Manzana.
Los participantes en la festiva actividad comenzaron a arribar a Randall’S Island desde
bien temprano y el flujo hacia ese hermoso espacio ubicado en una de las márgenes del
río Hudson, desde donde se divisan las siluestas de los altos edificios de Manhattan,
continuo durante toda la mañana y gran parte de la tarde y se mantuvieron gozando en
grande hasta las 10: de la noche.
El ameno evento discurrió entre abrazos, apretones de manos, besos y otras formas
afectuosas de saludos, conversaciones, tragos, comidas, música, baile y otras
muchas manifestaciones de afectos, las cuales convirtieron el Sexto Encuentro de los
Puertoplateños en una actividad con ribetes de sana hermandad y monolítica unidad,
digna de ser imitada por otras comunidades dominicanas radicadas en la gran manzana.
La bendición y el mensaje del Obispo
La fraternal cita anual de los hijos e hijas de la Novia del Atlántico residentes en territorio
norteamericano se inició con el mesanje y la bendición del Obispo Julio Cesar Corniel
Amaro del evento, sus organizadores, sus patrocinadores y a cada una de las personas
que desde distintos puntos de Estados Unidos y Canadá asistieron a Randall’s Island para
vivir y compartir esta grata e inolvidable experiencia.
El prelado católico imploró al Altísimo su bendición divina para la familia y expresó su
deseo de que “los buenos y sanos vaolres de nuestra tierra de origen se mantengan a pesar
de venire a estas tierras y encontrar otros valores, incitándolos a mantener y fomenter
aquellos valores que son universals y que constituyen un elemento imrescindible para
construer una major sociedad.

“Dios bendiga a este encuentro, a todos los sectores, a todos los puertoplateños o que
se identifican o apoyan todas las acciones que giran en torno a este encuentro. Muchos
éxitos y salud y que el Dios Todopoderoso les bendiga, se lo pedimos en su nombre, el de
su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo.