Se les fue la mano con la magistrada Miltria

A la mu­jer no se la en­tien­de, se ama,  siem­pre he es­cu­cha­do a per­so­nas con más ex­pe­rien­cia que yo. Ca­da vez que hay una mu­jer  cues­tio­na­da mo­ral­men­te me re­mon­to a aquel pa­sa­je bí­bli­co en el cual un gru­po de hom­bres se dis­po­nía a ape­drear a una mu­jer, a quien se acu­sa­ba de ser  pros­ti­tu­ta, una acu­sa­ción muy gra­ve en aquel tiem­po. Por suer­te pa­ra ella y pa­ra el ideal de jus­ti­cia se pre­sen­tó Je­sús de Na­za­ret. Al en­te­rar­se de los he­chos,  el más jus­to de los hom­bres in­vi­tó a que aquel que es­tu­vie­ra li­bre de pe­ca­dos que lan­za­ra la pri­me­ra pie­dra. Na­die lo hi­zo, en­ton­ces, Je­sús le di­jo: si­gue  tu ca­mi­no y no pe­ques más.
Je­sús no ave­ri­guó si la acu­sa­ción era cier­ta o no, más bien la dio por es­ta­ble­ci­da, cuan­do fi­nal­men­te acon­se­jó a la des­gra­cia­da se­guir su ca­mi­no y a no pe­car más.
La en­se­ñan­za no pa­re­ce ha­ber si­do apren­di­da dos si­glos des­pués, cuan­do fren­te a una mu­jer en fal­ta nues­tras  au­to­ri­da­des han obs­ta­do por la cru­ci­fi­xión y no por ha­cer  jus­ti­cia.
Es muy cier­to que la jus­ti­cia do­mi­ni­ca­na ha ex­pe­ri­men­ta­do gran­des cam­bios des­de el año 1997 cuan­do se im­ple­men­ta­ron las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les del 1994. Des­de en­ton­ces a la fe­cha el ros­tro del Po­der ju­di­cial es otro, es­te es más sa­no, ca­paz y más in­de­pen­dien­te del Po­der Eje­cu­ti­vo.
Pe­ro el nue­vo Po­der Ju­di­cial no ha po­di­do de­sem­ba­ra­zar­se del mie­do. Los ma­gis­tra­dos, con li­ge­ras ex­cep­cio­nes, ac­túan mo­vi­dos por un mie­do pa­to­ló­gi­co a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, mie­do a lo que pue­da de­cir o pen­sar la co­mu­ni­dad ju­rí­di­ca, mie­do a una san­ción dis­ci­pli­na­ria y mie­do a no ser no­mi­na­dos por flo­jos o por co­rrup­tos cuan­do lle­gue el mo­men­to de las pro­mo­cio­nes.
La­men­ta­ble, por­que una sen­ten­cia o de­ci­sión con­ta­mi­na­da por es­te sen­ti­mien­to  hu­ma­no equi­va­le a una de­ci­sión com­pra­da.
Si a la ma­gis­tra­da Mil­tria se le co­gió con las ma­nos en la ma­sa, que es lo que se ha fil­tra­do has­ta aho­ra, en el ac­to se le  de­bió pe­dir la re­nun­cia. Co­mo di­ría Je­sús, si­gue tu ca­mi­no y no pe­ques más. Con es­ta sa­li­da hu­ma­ni­ta­ria, el fun­cio­na­rio res­pon­sa­ble  pu­do  ano­tar­se en su buen de­sem­pe­ño ha­ber cor­ta­do el mal por lo sa­no, y me­jor que ello, ha­ber pre­ser­va­do la ima­gen de una mu­jer y de una pro­fe­sio­nal jo­ven.
En mo­do al­gu­nos es­toy jus­ti­fi­can­do las ma­las ac­cio­nes de na­die, más cuan­do en­tien­do que ha­ce fal­ta dar pa­sos ca­da vez más au­da­ces pa­ra re­du­cir o eli­mi­nar la co­rrup­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, a don­de  quie­ro lle­var mi ra­zo­na­mien­to es al pun­to don­de  con­ver­gen la ley y la jus­ti­cia, pun­to que a ve­ces es di­fí­cil de con­ci­liar, aun­que no im­po­si­ble.
Es­tá bue­no ya ma­gis­tra­dos, dé­jen­la se­guir su ca­mi­no, dán­do­le la li­ber­tad.
¿Es tan­ta la pe­li­gro­si­dad de es­ta mu­jer, es tan­to su fal­ta de arrai­go ma­te­rial pa­ra man­te­ner­la pre­sa?
No ol­vi­de­mos que so­bre es­ta co­le­ga exis­te el man­to de pre­sun­ción de ino­cen­cia que abri­ga a to­do acu­sa­do has­ta que in­ter­ven­ga sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va.

Jp­_pla­ci­do­@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: