Se cumple 60 años del ajusticiamiento del dictador Rafael Leonidas Trujillo

0
324

 

Augusto Vásquez

El presidente Luis Abinader decretó el 30 de mayo como día de la Libertad dominicana, demostrando que el cambio no sólo sería político, sino también histórico pues es una fecha que los dominicanos recordamos con alegría y satisfacción porque valientes se enfrentaron y asesinaron al hombre que dejó hermanos y viudas por montones durante los casi 31 años de la férrea dictadura que mantuvo a sangre y fuego.
Anteriores presidentes del país ni siquiera trataron de recordar la fecha, por lo menos públicamente, luego que el doctor Joaquín Balaguer, quien fuera uno de los títeres de la dictadura eliminará la celebración de la “fiesta del Chivo” como bautizaron los dominicanos el 30 de mayo realizan actividades continuas en todos los rincones del país, para festejar la eliminación ?con del tirano y con él el régimen de fuerza que impuso desde 1930 llegando a la posición el engaño y la traición al presidente Horacio Vásquez que fue uno de sus protectores.
El día de la libertad inició la democracia que con tropiezos cuantiosos durante los 60 años ha logrado afianzarse y ha de continuar hacia delante.
De ahí la importancia de mantener en alto la celebración de la fecha, no sólo por decreto, sino enviando al congreso un proyecto que convierta en ley el día de la Libertad, porque no se hubiese producido hoy día no existieran diputados y senadores, ya que sucedería, como lo hagan previsto Trujillo y otros directores, pasar el trono o la presidencia a sus hijos u otros familiares como si fuera una dinastía. Basta recordar el caso del vecino país haitiano que Fransua Duvalier padre designó el mando a su hijo y lo hicieron otros régimen de fuerza de distintas corrientes políticas.
Volver a recordar a la fecha es inculcarles a las generaciones y no deben dejar enraizar otra dictadura, aunque ya han desaparecido en muchos del mundo, manteniéndose al acecho políticos y militares que aspiran mantenerse en el poder para abusar de la riqueza ajena, de las mujeres de asesinados adversarios y establecer el miedo, la delincuencia organizada, las injusticias y privilegios práctica de los doctores.