Salud Pública certifica murieron al contraer el cólera dos niñas en Puerto Plata

Fotocronica Noticia Portada Sociales

SANTO DOMINGO.- Estudios realizados comprobaron que dos   niñas haitianas encontrados muertas el pasado miércoles en el interior de una iglesia del sector El Javillar en Puerto Plata, murieron de    cólera, suman tres las víctimas por esta enfermedad en el país y un total de 313 afectados a nivel nacional.
Las autoridades sanitarias informaron, asimismo, que durante la cuarta semana epidemiológica se confirmaron 56 casos de la enfermedad en diferentes puntos del país. El 2010 cerró con 184 casos de cólera y en lo que va de año las autoridades han reportado 129 afectados en todo el país, para un total de 313 contagiados.
La primera muerte por cólera se registró en el país el pasado 20 de enero en Higuey.
Se trató también de un haitiano, Renauld Francois, de 53 años, quien residía en el barrio La Florida, situado al oeste del río Duey, donde la mayoría de los residentes son ciudadanos de la vecina nación. Los cadáveres de los dos niños haitianos fueron encontrados la noche del martes en el interior de una iglesia en el sector El Javillar, cuyo pastor intentaba revivirlos mediante ritos y oraciones.
Cuatro graves En el pequeño templo religioso donde se hallaron los cadáveres de Nelly Yan, de 9 años, y Christopher Michell, de 3 años, hijos de Emilia Yan y Elena Lafret, también estaban otros cuatro infantes en estado grave. Las autoridades trasladaron los cadáveres de los niños al Instituto Regional de Patología Forense de Santiago, para determinar si fallecieron de cólera o si fue otra la causa.
El Ministerio de Salud Pública alertó a la población en el sentido de que resulta inaceptable que por asuntos culturales no se demanden los servicios sanitarios que se ofertan de manera gratuita en todo el país.
En un comunicado dado a conocer ayer, se indica que investigaciones realizadas en el lugar, establecieron que un haitiano que se hace llamar como “El Profeta”, encerró esta semana en un templo de Puerto Plata a varios niños haitianos, promoviendo ceremonias mágico-religiosas con la finalidad de “sanar” a los dos que comenzaron a presentar problemas de salud.
Según los vecinos, el haitiano se opuso en todo momento a que los menores recibieran atención médica.