Regidores pierden la batalla frente a los síndicos en el 2011, en ningún municipio lograron aumentarse sueldos

Portada

PUER­TO PLA­TA.- Si los al­cal­des o sín­di­cos se lo hu­bie­sen pro­pues­to no hu­bie­ran lo­gra­do po­ner­se tan de  acuer­do pa­ra im­pe­dir que los re­gi­do­res se au­men­ta­ran los suel­dos, co­mo pre­ten­dían to­dos en los nue­ve mu­ni­ci­pios y los 12 dis­tri­tos mu­ni­ci­pa­les de la pro­vin­cia.
El Fa­ro re­gis­tra que los re­gi­do­res de Lu­pe­rón fue­ron ven­ci­dos fi­nal­men­te por la po­si­ción del lí­der po­lí­ti­co elec­to al­cal­de Da­ni­lo Mo­rro­bel. Igual­men­te su­ce­dió en So­súa, don­de la al­cal­de­sa  se im­pu­so ale­gan­do que no ha­bía re­cur­sos y que la deu­da que en­con­tró del pa­sa­do in­cum­ben­te ha­bía que en­fren­tar­la. Ila­na Neu­mann, cu­ya po­si­ción eco­nó­mi­ca es acep­ta­ble, pu­so el ejem­plo cuan­do se re­du­jo cin­co mil pe­sos men­sua­les de su suel­do, has­ta lo­grar sa­near la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del Ayun­ta­mien­to.
Omar Sán­chez, uno de los sín­di­cos más po­bres, aun­que no tie­ne el mu­ni­ci­pio de Mon­te­lla­no nin­gún dis­tri­to mu­ni­ci­pal, ha de to­mar­se en cuen­ta de que se tra­ta del úl­ti­mo en ha­ber si­do ele­va­do a esa ca­te­go­ría y que por en­de no tie­ne dón­de co­brar ar­bi­trios su­fi­cien­tes pa­ra su­plir las ne­ce­si­da­des que de­man­dan los mon­te­lla­ne­ros. Allí ni si­quie­ra se ha­bla de au­men­to, aun­que se to­me en con­si­de­ra­ción la si­tua­ción de mu­chos miem­bros del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD) que es­tu­vie­ron es­pe­ran­do su lle­ga­da co­mo ad­mi­nis­tra­dor del Ayun­ta­mien­to.
Fi­den­cio Co­lón en Al­ta­mi­ra, sín­di­co del Par­ti­do Alian­za por la De­mo­cra­cia (APD) ha si­do in­va­ria­ble en su po­si­ción fren­te a los re­cla­mos de los re­gi­do­res pa­ra au­men­tar los sa­la­rios.
El pri­me­ro en ha­ber da­do a co­no­cer su opo­si­ción fue el al­cal­de de Puer­to Pla­ta, Wal­ter Mu­sa, cuan­do los re­gi­do­res se reu­nie­ron en el Pro­vo­cón y acor­da­ron so­li­ci­tar un au­men­to de suel­do al eje­cu­ti­vo,  su­pues­ta­men­te en re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo que rea­li­za, sien­do re­cha­za­do de in­me­dia­to por el sín­di­co, ya que ha­cer­lo se­ría acep­tar que se au­men­te a ca­si 100 mil pe­sos men­sua­les a los re­gi­do­res, quie­nes al pa­re­cer hi­cie­ron la pla­ni­fi­ca­ción con ese ob­je­ti­vo.
Pa­blo Sen­ción de Vi­lla Isa­be­la ni si­quie­ra ha­bla con los re­gi­do­res, des­de allá se ha di­cho que tie­ne en con­tra cua­tro de los cin­co  y que só­lo di­ri­ge la pa­la­bra  al pre­si­den­te, cuan­do sue­le ir a su des­pa­cho, ya que se ha mu­da­do a La Ve­ga y su ofi­ci­na de abo­ga­dos  la man­tie­ne en la ciu­dad de San­tia­go, de ma­ne­ra que no tie­ne tiem­po de vi­si­tar el mu­ni­ci­pio de Vi­lla Isa­be­la.
Juan  Me­di­na, el his­tó­ri­co y que­ri­do sín­di­co del mu­ni­ci­pio de Gua­na­ni­co  no ha­bla el idio­ma de au­men­to a los re­gi­do­res, “ellos no se han atre­vi­do a plan­tear­lo, ma­ni­fes­tó una fuen­te  mu­ni­ci­pal.
Qué de­cir de Fé­lix Ra­món Sa­ri­ta, el al­cal­de ree­lec­to del mu­ni­ci­pio de Los Hi­dal­gos El Ma­mey, los in­ten­tos no han lo­gra­do éxi­to, por lo que de­be con­si­de­rar­se  un fra­ca­so de los re­gi­do­res ha­ber­se pro­pues­to au­men­tar los suel­dos sin lo­grar­lo en nin­gu­na par­te de la pro­vin­cia.
El Ayun­ta­mien­to de Im­bert, don­de los re­gi­do­res re­ci­ben ca­si 40 mil pe­sos ha se­gui­do la lí­nea de los de­más y man­tie­ne el al­cal­de  Va­len­tín Her­nán­dez su po­si­ción, aun­que re­ci­ben más de tres mi­llo­nes men­sua­les. Im­bert es otro de los mu­ni­ci­pios que no tie­ne dis­tri­tos mu­ni­ci­pa­les, aun­que mu­chas co­mu­ni­da­des a su car­go que de­be aten­der di­rec­ta­men­te.
Esa pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta po­dría es­tar en­tre las que cuen­tan  con al­cal­des que de­fien­den los in­te­re­ses de la co­mu­ni­dad, evi­tan­do di­la­pi­da­cio­nes o au­men­to ex­hor­bi­tan­tes de suel­dos por par­te de los re­gi­do­res que en otros lu­ga­res han  rea­li­za­do fes­ti­va­les que con­si­de­ra la ciu­da­da­nía abu­si­vos y que ha obli­ga­do la in­ter­ven­ción de or­ga­nis­mos co­mo la Li­ga Mu­ni­ci­pal Do­mi­ni­ca­na o los par­ti­dos que re­pre­sen­tan los edi­les.