Reelección golpea oficialismo, PRD capitaliza

Judiciales
 Danilo e hipolito

SANTO DOMINGO.–El país fue conmovido este año por el nuevo intento de modificar la Constitución de 2010.La propuesta con el objetivo explícito de reintroducir la reelección presidencial mereció la atención del presidente Danilo Medina y todo el liderazgo político, económico y de la sociedad civil. Estos sectores protagonizaron una confrontación que se ha dimensionado en el tiempo, y que se advierte continuará gravitando en el 2015 que se avecina, un año de efervescencia preelectoral.

Es evidente que, desde el primer momento, el conflictivo tema de la reelección ha sido azuzado por la indefinición táctica del presidente Medina, el expresidente Leonel Fernández y la alta dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Desde entonces, la organización gobernante, que conserva una amplia mayoría en el Congreso Nacional, ha rehuido la convocatoria de su Comité Político para fijar una posición concluyente ante la población.

La actitud evasiva de Medina ha incentivado a funcionarios y acólitos a pregonar su repostulación por los cuatro costados, mientras Fernández, que además es presidente del PLD y enfrenta el zarandeo anticorrupción de grupos sociales, impulsa una intensa campaña nacional e internacional de consulta en las bases peledeístas, sustentada en el “soplo de los vientos”.

Toda esta situación ha convulsionado al partido de gobierno y restado impulso a las movilizaciones de masas que motorizan los adelantados aspirantes presidenciales Francisco Javier García, Reinaldo Pared Pérez, Temístocles Montás, Radhamés Segura, así como a las intenciones de otros que ni siquiera han podido salir de la gatera como Francisco Domínguez Brito y José Tomás Pérez.

Sin lugar a dudas, todas estas jornadas, lejos de contribuir con el accionar del PLD en la sociedad para tratar de revertir su natural desgaste en el poder y su menguado porcentaje electoral en los últimos comicios, ha ido enviando una señal confusa y sacando a flote la sórdida lucha interna que se libra en la otrora disciplinada y hermética organización fundada en 1973 por Juan Bosch como una negación del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Y es que en definitiva, concluidas las escaramuzas de este año, el control de las estructuras y la definición en el próximo año de las potenciales candidaturas presidenciales, congresionales y municipales, de caras a las complejas elecciones del 2016, advierten un enfrentamiento de vida o muerte. Todo lo cual se agravaría si sus líderes no lograran un concertación.

O si al final se impone la introducción del tema de la reelección y se comete la osadía de introducir al Congreso la reforma Constitucional, al empuje de la popularidad del presidente Medina. Una obra de titanes.

La división
No obstante, aunque se perciba paradójico, el desbordamiento de las apetencias electorales a destiempo que se ha desatado en el partido de gobierno con las consecuencias divisionistas están motivadas, más que por las cinco victorias consecutivas obtenidas desde el 2004, en la división de su principal rival, el PRD, así como el debilitamiento del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y de los demás partidos opositores minoritarios. De ahí que sectores peledeístas, principalmente opuestos a una eventual aspiración del expresidente Fernández, hayan enarbolado la consigna: ¡Con cualquiera se gana!

Nuevo escenario
La nueva división de la principal organización opositora y la conformación este año del Partido Revolucionario Moderno (PRM) ha generado un nuevo escenario político y ampliado el abanico de variables electorales para 2016, donde no se descarta la posibilidad de crear un frente opositor de partidos y entidades sociales (Convergencia), tanto para una primera como en una eventual segunda vuelta, con el único norte de derrotar al PLD.

Desde que el presidente Medina asumió el Palacio Nacional el 16 de agosto de 2012, se ha producido un enfriamiento con muchas de las organizaciones que integran el imprescindible Frente Patriótico, lo que ha requerido un esfuerzo extra de la máxima dirección del partido gobernante para evitar su debilitamiento.

Es obvia la atención. Siempre su tinte ha sido determinante en las vitorias del PLD.

Más partidos
Se habla de un alejamiento del PRSC y en el caso de al menos diez nuevos partidos que han solicitado su reconocimiento por ante la Junta Central Electoral (JCE), la gran mayoría no tiene ninguna afinidad con el peledeísmo, como ocurría en otros proceso.

Entre estos partidos están el Movimiento Patria para Todos (MPT), que preside Fulgencio Severino; Movimiento Rebelde, de Juan Hubieres; Partido Esperanza Nacional, de Blas Peralta, y Primero la Gente, de Antonio Marte. Además, Alianza País, de Guillermo Moreno; Verde de la Unidad Democrática, de Julio Altagracia Guzmán; Socialista Cristiano, de Flor Soraya Aquino; Salvación Nacional, de Nelson Julio Rodríguez; Acción Política Comunitaria, de Felipa Gómez, y de la Eficiencia Nacional, de Freddy Majluta.

CAMPAÑA A DESTIEMPO: En el escenario político se definieron este año las candidaturas presidenciales de Miguel Vargas, por el PRD; Fidel Santana, por el Frente Amplio, y Luis Abinader, por el minoritario Partido Humanista Dominicano (PHD).

A su vez esta última candidatura ha causado un malestar interno en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), donde aspiran el propio Abinader, el expresidente Hipólito Mejía, Geananilda Vásquez y Amaurys Justo Duarte.

En el PLD activan como precandidatos Francisco Javier García, Reinaldo Pared Pérez, Temístocles Montás y Radhamés Segura, mientras el expresidente Fernández mantiene las expectativas.

En tanto que en el PRSC se proyectan como aspirantes presidenciales a Federico Antún Batlle, presidente de la organización, el senador Amable Aristy Castro y el diputado Víctor -Ito- Bisonó.

 POSICIÓN DE LOS LÍDERES
1 ¿Contiuará?
Medina dejó al tiempo fijar su posición sobre una posible repostulación. En un almuerzo con periodistas el 19 de agosto, dijo que su gobierno iba por mitad y cuando llegue el momento hablará del tema.

2 El regreso
“En su conferencia de prensa el presidente Medina dijo que se referiría a eso en su oportunidad y, por tanto, yo no puedo opinar antes que él hable sobre eso”, dijo Fernández el 25 de agosto.

3 División
Miguel Vargas logró conservar las siglas del PRD, luego de profundas diferencias internas que se prolongaron desde la convención de julio de 2011 y se profundizaron con la derrota del 2012.

4 Otra vez
Hipólito Mejía fue expulsado del PRD y, tras unas disquisiciones judiciales, formó el PRM junto a Luis Abinader y la mayoría del llamado perredeísmo histórico, pero arrastran el germen divisionista.

5 Polémica
Luis Abinader, aspirante presidencial, abandonó el PRD para sumarse al PRM en una decisión que todavía es motivo de polémicas, pese a los porcentajes alentadores que le otorgan las mayorías de encuestas.