Raymundo, ejemplo de superación

Editorial

Fue un hom­bre ba­ta­lla­dor, no se ami­la­nó an­te na­da ni na­die. Lle­gó a Puer­to Pla­ta sien­do miem­bro ra­so de la Po­li­cía Na­cio­nal, de la que sa­lió hon­ro­sa­men­te y en­can­ta­do por el tra­to re­ci­bi­do de los hi­jos de la No­via del Atlán­ti­co, op­tó por que­dar­se, ob­te­ner la re­si­den­cia, ca­sar­se y lu­char por ella.
Na­ció en Ba­ra­ho­na, des­ta­cán­do­se en la lu­cha de los tra­ba­ja­do­res en di­ver­sos pun­tos del país. Hi­zo va­lio­sos apor­tes que ha­brá que con­ta­bi­li­zar. Se ha mar­cha­do pa­ra siem­pre Ray­mun­do Fe­lix Pé­rez, po­lí­ti­co a tiem­po com­ple­to, que abra­zó los idea­les de Juan Bosch des­de el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD) y lue­go con­ti­nuó tras él cuan­do de­ci­de ir­se y dar na­ci­mien­to al Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD).
Quie­nes co­no­cie­ron a Ray­mun­do Fe­liz Pé­rez des­de su arri­bo a Puer­to Pla­ta son tes­ti­gos de to­do cuan­to pa­só, se hi­zo cho­fer, bus­có tra­ba­jo, la­bo­ra co­mo re­co­lec­tor de ba­su­ra con­du­cien­do un ca­mión del Ayun­ta­mien­to, lue­go se con­vier­te en la prin­ci­pal fi­gu­ra sin­di­cal al fren­te de la Unión Na­cio­nal  de Cho­fe­res Sin­di­ca­li­za­dos In­de­pen­dien­tes (UNA­CHO­SIN).
Jun­to a su es­po­sa em­pren­de la ca­rre­ra de es­tu­dian­te lo­gran­do ti­tu­lar­se ba­chi­ller  pa­ra lue­go ir a la uni­ver­si­dad y ob­te­ner el tí­tu­lo de li­cen­cia­do en de­re­cho. Es un ejem­plo pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes de hoy y fu­tu­ras  aho­ra cuan­do mu­chos bus­can di­ne­ro fá­cil sin tra­ba­jar, sin pa­sar cru­jías, su­frir las per­se­cu­cio­nes per­sis­ten­tes e in­jus­tas de un go­bier­no co­mo el de Joa­quín Ba­la­guer,  por ser un di­ri­gen­te sin­di­cal com­ba­tien­te  e ine­go­cia­ble con su po­si­ción.
Ray­mun­do Fe­liz Pé­rez que ocu­pó los prin­ci­pa­les lu­ga­res y po­si­cio­nes en los dos par­ti­dos que mi­li­tó fue can­di­da­to a di­pu­ta­do y ga­nó en 1990 re­pre­sen­tan­do la pro­vin­cia en el Con­gre­so Na­cio­nal, pa­ra lue­go ser el can­di­da­to a sín­di­co por el mu­ni­ci­pio ca­be­ce­ra en l994  y en el 1998 es el can­di­da­to a se­na­dor por una pro­vin­cia don­de no na­ció, pe­ro que se de­sa­rro­lló en ba­se a es­fuer­zo, se­rie­dad, ho­nes­ti­dad, de­di­ca­ción cons­tan­te y per­ma­nen­te, fiel, ami­go y buen com­pa­ñe­ro.
Las lu­chas li­bra­das por Ray­mun­do Fe­liz Pé­rez las ex­ten­dió   tam­bién con­tra la muer­te, pues ha­cía años que en­fren­ta­ba la en­fer­me­dad, lo anun­cia­ron en va­rias oca­sio­nes y de pron­to rea­pa­re­cía en los ac­tos po­lí­ti­cos del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na  con sus lí­de­res Leo­nel Fer­nán­dez o Da­ni­lo Me­di­na, con quien es­ta­ba com­pro­me­ti­do pa­ra ser el can­di­da­to y que man­tu­vo has­ta la aho­ra de su muer­te.
No po­drá  du­dar­se de que fue un gran lu­cha­dor y co­bra  fuer­za pre­sen­tar­lo co­mo ejem­plo de su­pe­ra­ción al co­no­cer­se có­mo lle­gó, qué tu­vo que ha­cer, pa­sar las mil y una no­che, ser un dis­tin­gui­do do­mi­ni­ca­no que na­ció en Ba­ra­ho­na y que vi­vió más de 40 años en Puer­to Pla­ta, por la que tra­ba­jó y la que re­pre­sen­tó con dig­ni­dad y de­co­ro, sin ama­sar  ri­que­zas ni uti­li­zar sus po­si­cio­nes abu­san­do del po­der. Vi­vió en la hu­mil­dad, es el úni­co vi­ce mi­nis­tro de un go­bier­no que re­si­dió,  se man­tu­vo y mu­rió en uno de los sec­to­res más em­po­bre­ci­dos de Puer­to Pla­ta, La Via­ra, ubi­ca­da en me­dio del En­san­che Du­bocq y Pla­ya Oes­te.

Des­can­sa en paz Mun­do, te lo me­re­ces.