Ramón Leonardo dará concierto en Casa Cultura el 14 de junio

PUERTO PLATA.- Ten­go la di­cha de es­tar en la lis­ta de ami­gos de Ra­món Leo­nar­do des­de el fi­nal de los años di­fí­ci­les del ba­la­gue­ra­to. Lo co­no­cí cuan­do yo ha­cía pa­san­tia ru­ral de me­di­ci­na en El Ca­cao, un po­bla­do mon­ta­ña aden­tro de San Cris­tó­bal, cuan­do en el pa­tio de la ca­sa de Don Ra­fael Su­be­ro, pa­dre del ac­tual Pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, da­ba un con­cier­to a las dos de la ma­dru­ga­da, lue­go de pa­sar las mil y una ca­la­mi­da­des pa­ra po­der lle­gar al si­tio. Es uno de nues­tros can­tau­to­res po­pu­la­res más co­no­ci­dos, el cual ha sa­bi­do dar­se a que­rer por sus mag­ni­fi­cas in­ter­pre­ta­cio­nes vo­ca­les de cor­te cul­tu­ral, re­li­gio­so y sen­ti­men­tal, y sus va­lien­tes can­cio­nes de de­nun­cia so­cial, con las cua­les se ha he­cho eco de los an­he­los de la po­bla­ción más su­fri­da del pue­blo do­mi­ni­ca­no.
Ha pe­sar de que mu­cha gen­te así lo cree, ja­más ha si­do miem­bro de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta al­gu­na. Su tra­ba­jo ha si­do es­pon­tá­neo, sa­li­do del co­ra­zón, pro­pio de la gen­te que lle­va en la san­gre una mez­cla de al­tos sen­ti­mien­tos de so­li­da­ri­dad y ar­te. De he­cho es nie­to del Co­ro­nel Leon­cio Blan­co, un lu­cha­dor an­ti-tru­ji­llis­ta muer­to por la ti­ra­nía e hi­jo de -Aglae Que­sa­da- ?can­tan­te pro­fe­sio­nal, com­pa­ñe­ra y ami­ga de Pri­mi­ti­vo San­tos y nues­tra Te­té Mar­cial, y de Leon­cio Blan­co Díaz- un gran de­cla­ma­dor.
Ra­món le ha can­ta­do al amor de Dios con can­cio­nes co­mo Te agra­dez­co Se­ñor,
Tam­bién le ha can­ta­do al amor eró­ti­co con can­cio­nes co­mo Lo que yo quie­ro de ti, Los Ce­los, Sí o Sí, Yo vi una vez arro­di­llar­se a un hom­bre, La vi­da se va y no vuel­ve y otras cen­te­na­res más.
Pe­ro lo que ha es­cri­to, mu­si­ca­li­za­do y can­ta­do des­de el año 1970, ha si­do bu­jía ins­pi­ra­do­ra a los pue­blos de Amé­ri­ca pa­ra en­fren­tar los des­ma­nes de go­bier­nos dés­po­tas de mu­chas na­cio­nes. Y di­go es­to, por­que él ha si­do ova­cio­na­do en múl­ti­ples es­ce­na­rios de di­ver­sos paí­ses.
¿Re­cuer­dan al Gru­po Ex­pre­sión Jo­ven, con­for­ma­do por Ma­nuel de Je­sús, Pu­ro Eduar­do Ló­pez, Chi­co Gon­zá­lez -el au­tor de mu­chas le­tras de can­cio­nes y de­cla­ma­dor que de­sa­pa­re­ció en el 1998- y Ra­món Leo­nar­do? ¿Re­cuer­dan las can­cio­nes Es­ta Lle­gan­do La Ho­ra, Fran­cis­co Al­ber­to Ca­ram­ba, Abra La Re­jas, Sol­da­do Yo Te Pre­gun­to, Uni­ver­si­dad y Quien Se Atre­ve? Fue­ron te­mas que en su mo­men­to hi­cie­ron vi­brar de emo­cio­nes el sen­ti­mien­to pa­trio que lle­va­mos en nues­tro pe­cho, por eso pue­de ser con­si­de­ra­do el Pa­dre de la Can­ción de Pro­tes­ta en nues­tro país.
Los Gua­ra­guaos, con­jun­to mu­si­cal Ve­ne­zo­la­no con el cual tu­ve el de­lei­te de can­tar en va­rias opor­tu­ni­da­des en los ini­cios de los años ochen­ta en Ca­ra­cas, han si­do jun­to a él y otros ar­tis­tas, fuen­tes de ins­pi­ra­ción pa­ra la lu­cha de nues­tros pue­blos opri­mi­dos por el ham­bre y la mi­se­ria so­cial e in­te­lec­tual. De­bo de­cir que su ca­rác­ter apa­ci­ble, bon­da­do­so y de­cen­te le per­mi­tió so­bre­vi­vir a aque­lla pa­té­ti­ca épo­ca.
En es­ta opor­tu­ni­dad, él vie­ne a dar­nos un con­cier­to -a cam­bio de na­da- el día 14 de Ju­nio, a las 8 de la no­che, en la se­gun­da plan­ta de Ca­sa de Cul­tu­ra, si­tua­da en la Ave. Se­pa­ra­ción es­qui­na Duar­te, al la­do del edi­fi­cio del ayun­ta­mien­to mu­ni­ci­pal, fren­te a la Pla­za In­de­pen­den­cia y a la ca­te­dral San Fe­li­pe Após­tol.
To­dos los que co­no­ce­mos nues­tra his­to­ria y nos con­mo­ve­mos fren­te a las vi­ci­si­tu­des de los más de­sam­pa­ra­dos de­be­mos es­tar allí acom­pa­ñan­do a Ra­món, un do­mi­ni­ca­no que quie­re a Puer­to Pla­ta co­mo a su pro­pio pue­blo na­tal, por­que en él ten­dre­mos siem­pre al ami­go so­li­da­rio, al her­ma­no. ¿Cual me­jor día que el 1J4 en el que ce­le­bra­mos el 51º ?ani­ver­sa­rio de? la lle­ga­da de los pa­trio­tas do­mi­ni­ca­nos y de otras la­ti­tu­des a lu­char con­tra la ti­ra­nía Tru­ji­llis­ta?
No le fa­lle­mos, lle­gue­mos tem­pra­nos al lu­gar y go­cé­mo­nos re­me­mo­ran­do sus can­cio­nes que hoy en día vi­bran con el mis­mo en­tu­sias­mo con que lo hi­cie­ron en aque­llos años de lu­cha.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: