Pido perdón por haber nacido aquí

 

 

 

 
Félix Corona

felixrcorona@gmail.com

Lic. Comunicación Social

Curso Estudios, Instituto Superior de Formación Docente

Regularmente en las primeras horas de la mañana, igual que miles de dominicanos

encendemos el televisor para mirar las noticias. Los lunes, los noticieros suelen estar

muy cargados de informaciones. Las noticias más relevantes se suceden una a la

otra y llega el momento en que uno comienza a perder la sensibilidad ante sucesos

verdaderamente horrendos.

La mañana de hoy no fue una excepción, lo que si hubo diferente, y que me ha hecho

reflexionar el resto del día fue, el rostro de una joven de piel morena, con hermosa

cabellera, quizás causa del desrizado. Mientras era entrevistada por Edith Febles, un

fuerte aguacero servía de fondo, el verde de los cañaverales se observaba mientras sus

mejillas estaban inundadas. No era la lluvia que rodaba por sus pómulos morenos, sino

las lágrimas a causa de la impotencia.

María Josep, hasta hace cinco años atrás se consideraba dominicana, había terminado

su bachillerato y tenía la ilusión de ingresar a la universidad para echar su familia

adelante. Su mundo entre cañaverales, la escuela y los viajes a la ciudad se le fue por

el precipicio. A pesar de que su padre entró legalmente a la República Dominicana,

hace ya más de 42 años y de que ella nació en nuestro territorio, hoy, un grupo

de magistrados que tampoco tienen su origen muy claro, le niegan la nacionalidad

dominicana.

Los Hermanos de María Josep no han podido viajar hacia Los Estados Unidos donde

han sido admitidos para estudiar debido a sus altos índices académicos…porqué? La

Junta Central Electoral le canceló sus documentos. Estos jóvenes ni se pueden ir del

país porque no tienen pasaportes de cédula, tampoco se pueden quedar porque no

son dominicanos. El país con el que están vinculados a través de sus ancestros, no lo

conocen, ni poseen documentos que les avale como haitianos.

La historia de María Josep, es la misma de miles de hombres y mujeres que el único

país que conocen es la República Dominicana, el himno nacional que saben cantar es

el de “Quisqueyanos Valientes”.

Hoy ha sido un día muy triste para mi, las lágrimas que bajo la lluvia vertiera María

Josep me han contagiado. Me ataca la taquicardia desde que la escuché pedir perdón

porque su padre vino a este país, además pidió perdón por haber nacido aquí. Con

lágrimas en mis ojos no puedo borrar ese rostro triste de esa linda morena que es tan

dominicana como yo. Algunas de mis familias y las de todos los dominicanos, en algún

momento vinieron o lo trajeron a esta isla. ¿cómo me van a decir ahora que somos

extranjeros?

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: