Personalidades políticas, oficiales y de oposición ponderan cualidades Raymundo Feliz

Noticia

PUER­TO PLA­TA.- La ge­ne­ra­li­dad de los po­lí­ti­cos ofi­cia­les y de opo­si­ción, así co­mo per­so­nas del pue­blo que co­no­cie­ron a Ray­mun­do Fe­liz Pé­rez, de su tra­yec­to­ria, su lu­cha a fa­vor de los me­jo­res in­te­re­ses del pue­blo, de los tra­ba­ja­do­res, re­co­no­cie­ron el apor­te y le­ga­do que ha de­ja­do a las pre­sen­tes y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, so­bre to­do, en cuan­to a la con­duc­ta co­mo po­lí­ti­co preo­cu­pa­do por la suer­te de los de­más.
Mu­chos fue­ron los con­sul­ta­dos en la fu­ne­ra­ria, don­de se die­ron ci­ta ma­si­va­men­te di­ri­gen­tes del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD), del Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD), Re­for­mis­ta So­cial Cris­tia­no (PRSC), di­ri­gen­tes de las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, so­cia­les y re­li­gio­sas, en­tre otras.
Da­ni­lo Me­di­na, pre can­di­da­to pre­si­den­cial del PLD, con quien Mun­do com­par­tió en la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos por cua­tro años, di­jo ha­ber co­no­ci­do al di­ri­gen­te cuan­do se fun­da el par­ti­do mo­ra­do y des­de  en­ton­ces pue­de con­si­de­rar que se tra­tó de un hom­bre fiel y sin do­ble­ces.
Fran­cis­co Var­gas (Fran­cis), pre­si­den­te pro­vin­cial del PLD y con quien tra­ba­jó Ray­mun­do Fe­liz en las úl­ti­mas cam­pa­ñas pa­ra se­na­dor, di­jo que le ca­be la hon­ra de ser un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble pa­ra lo­grar le­van­tar el par­ti­do cuan­do na­ce en 1973, ”fue un ver­da­de­ro tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble.”
Eri­da­nia Lli­bre, go­ber­na­do­ra pro­vin­cial, di­jo que el com­pa­ñe­ro “Mun­do re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to en vi­da de par­te de no­so­tros cuan­do dis­pu­si­mos que un cu­bí­cu­lo de la re­mo­de­la­da Go­ber­na­ción pro­vin­cial fue­ra se­pa­ra­do co­mo ofi­ci­na pa­ra él en su con­di­ción de vi­ce mi­nis­tro de In­te­rior y Po­li­cía, el que se man­tie­ne allí com­ple­ta­men­te equi­pa­do, aun­que no ha­ya he­cho el uso que se es­pe­ra­ba de­bi­do a que en­fer­mó en esos me­ses,” ex­pre­só la re­pre­sen­tan­te del Po­der Eje­cu­ti­vo.
Fé­lix Cas­ti­llo, di­pu­ta­do que lle­gó con Mun­do al PLD y que fue­ron alia­dos, no só­lo del co­lor, si­no de la ten­den­cia al la­do del Lic. Da­ni­lo Me­di­na, llo­ró a su com­pa­ñe­ro y ami­go del que nun­ca se se­pa­ró  des­de que co­men­za­ron a tra­ba­jar en la or­ga­ni­za­ción.
Gra­cie­la Fer­mín, di­pu­ta­da pe­rre­deís­ta di­jo vía te­le­fó­ni­ca que pa­ra ella la muer­te de Mun­do Fe­liz es una sen­si­ble pér­di­da, no só­lo pa­ra su par­ti­do, si­no pa­ra la so­cie­dad puer­to­pla­te­ña, ya que él ha­bía si­do un lu­cha­dor co­men­zan­do en el sin­di­ca­lis­mo, ”igual que no­so­tros y en mu­chas jor­na­das es­tu­vi­mos jun­tos. Pe­ro ade­más am­bos re­si­di­mos en la par­te ba­ja de la ciu­dad y nos lle­vá­ba­mos bien pe­se a las po­si­cio­nes dis­tin­tas ideo­ló­gi­ca­men­te.”
Ja­vier Clark, el más jo­ven de los di­pu­ta­dos del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na,  con­si­de­ró que se ha per­di­do un es­tan­dar­te de la or­ga­ni­za­ción, ya que Ray­mun­do fue un hom­bre que la­bo­ró in­can­sa­ble­men­te pa­ra ha­cer gran­de co­mo lo es hoy el PLD.
Ra­fael Me­na Cas­tro, una de las fi­gu­ras ba­se pa­ra el cre­ci­mien­to del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na y que lue­go re­gre­só al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio  Do­mi­ni­ca­no, asis­tió a la fu­ne­ra­ria y re­cor­dó los años en que él y Ray­mun­do Fe­liz te­nían el com­pro­mi­so de orien­tar y con­quis­tar per­so­nas pa­ra lle­var­los co­mo miem­bros del PLD ”cuan­do ape­nas éra­mos cin­co o seis per­so­nas. Pue­do ase­gu­rar que fue un hom­bre in­te­gra­dor, pe­ro so­bre to­do hon­ra­do y fiel a los prin­ci­pios que enar­bo­la­ba.”
Wal­ter Mu­sa, al­cal­de del mu­ni­ci­pio de Puer­to Pla­ta, di­jo que des­de pe­que­ño co­no­ció a Mun­do Fe­liz  por es­tar li­ga­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de su pa­dre don­de acu­día fre­cuen­te­men­te, “lue­go nos tra­ta­mos po­lí­ti­ca­men­te y es­tan­do en par­ti­dos dis­tin­tos fui­mos bue­nos ami­gos y lue­go en el PLD  re­ci­bien­do el  tra­to de­fe­ren­te de su par­te, hoy la­men­to su par­ti­da.”
Ma­rit­sa Nú­ñez de Ri­ve­ra, quien ha­bía tra­ta­do mu­chos años a Mun­do jun­to a su es­po­so, fue de las pri­me­ras en co­lo­car­se al la­do de la viu­da y sus hi­jos. ”Mun­do fue un gran tra­ba­ja­dor en la cam­pa­ña cuan­do Iván fue can­di­da­to a sín­di­co en las elec­cio­nes de l986, les unía una gran amis­tad y com­par­tían fre­cuen­te­men­te”.
Oné­si­mo Re­yes, eter­no com­pa­ñe­ro de Ray­mun­do, uno de los que asis­tía fre­cuen­te­men­te a su ca­sa se man­tu­vo en la fu­ne­ra­ria a dar el úl­ti­mo adiós a su ami­go y com­pa­ñe­ro de par­ti­do que li­bra­ron mu­chas jor­na­das de tra­ba­jo, de­sa­fian­do en oca­sio­nes la muer­te cuan­do es­ta­ba in­tran­si­gen­te el go­bier­no de Joa­quín Ba­la­guer.
Fue­ron mu­chas las opi­nio­nes ver­ti­das por per­so­nas con­sul­ta­das por los pe­rio­dis­tas de El Fa­ro que des­de las pri­me­ras ho­ras lle­ga­ron al lu­gar. Mun­do se lle­vó bien con los co­mu­ni­ca­do­res, a quie­nes le acep­ta­ba las crí­ti­cas por res­pe­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión y di­fu­sión del pen­sa­mien­to.