Obispos piden campaña política sin demagogia

Noticia Portada Rumbo Politico

Conferencia obispos SANTO DOMINGO.  Una campaña electoral sin demagogia, sin engaño, limpia ha sido demanda por la Conferencia del Episcopado Dominicano el  miércoles , al dirigirse a los políticos con motivo de la campaña electoral 2016.

Entienden los prelados católicos   que los candidatos realicen promesas realizables.
El mensaje de  los obispos   exhorta a los políticos a que den “un voto de confianza a la Junta Central Electoral para la organización de la contienda. “Apoyemos sus medidas administrativas del proceso. Seamos celosos y vigilantes de nuestra democracia”, expresa el comunicado.
El episcopado lamentó que durante la campaña electoral “el soporte económico de los partidos, en los períodos electorales, es sustentado con dinero sucio, ya sea procedente del narcotráfico, de los juegos de azar, de empresas evasoras de impuestos, o de fondos dilapidados del Estado”.
En ese sentido, expresaron que “nuestra gente espera de los líderes políticos un comportamiento a la altura de un profesional de la política. Es decir, se anhela que las actividades proselitistas se desarrollen en base a los programas que ofrezcan los partidos, su posibilidad de ejecución y atendiendo a las prioridades de los problemas que afectan en su conjunto a nuestra sociedad dominicana”.
Consideraron indeseable “una contienda política de bajo nivel, centrada en los aspectos negativos de los opositores como si quienes la realizan no tuvieran nada positivo que ofrecer de sí mismos como candidatos o como Partido; tampoco es deseable una campaña fundamentada en falsas promesas o en promesas irrealizables”.
Añadieron que “Ni se espera de los candidatos ni de los partidos una promoción partidaria apoyada en las dádivas que fomentan el clientelismo. Y menos aún que desde el poder se usen los fondos públicos y los servicios que ofrece el Estado, para tal propósito”.
A la vez que “se desea una promoción publicitaria con sentido ecológico, que no ensucie el ambiente, saturando las calles y avenidas de afiches y letreros. Lo mismo hay que decir del ruido y del entaponamiento innecesario del tránsito que muchas veces se produce por las concentraciones en las salidas de las ciudades o en cualquier calle o avenida.