Marzo 31, aniversario 50 ametrallamiento obreros portuarios, cuatro murieron 17 heridos

0
357

 

Augusto Vasquez
Recopilación historia

Inolvidable acotamiento histórico que habrá de recordar las generaciones a fin de conocer la valentía de los trabajadores portuarios de Puerto Plata con el respaldo de la mayoría de los ciudadanos rechazando la no mecanización del puerto local.
Mas de 500 hombres afiliados al Sindicato de Arrimo y Puerto, junto a familias e hijos, seguidores por estudiantes y obreros de otros sindicatos como el de almacenados y trilladoras de café, militantes revolucionarios de todas las organizaciones de oposición al régimen de Joaquín Balaguer que se había propuesto buscar la reelección presidencial primera, ya que fue electo en 1966.  que se unieron a la lucha recorrieron las calles de la ciudad y terminaron con una manifestación en la zona portuaria, justo donde hoy se levanta la terminal turística Taíno Bay.
El evento sindical de protesta fue transmitido por Radio Isabel de Torres una de las cuatro emisoras que existían en Puerto Plata, teniendo como conductor a Juan Méndez, propietario y administrador.
El tiroteo ocurrió  cerca del medio día    del 31   marzo   al término de las gran manifestación 1970,
cuando una gran manifestación de obreros portuarios que se oponían a la mecanización del puerto local porque la traída de furgones suspendía la utilización de los obreros y por esa razón comenzaron a protestar. Debe calificarse como la infestación que se hizo contra el gobierno de Joaquín Balaguer, un mandatario que había sido utilizado como títere del dictador Rafael Leonidas Trujillo y luego de los norteamericanos que lo impusieron como presidente en las elecciones del primero de junio de 1966.
Escritores, investigadores de la historia, testigos oculares que esturión participando de la manifestación, ofrecieron informaciones a reporteros y personas interesadas, los cuales daban cuenta de  “la mecha se incendió cuando se marchaban los manifestantes  y el  este cruel acontecimiento”, tuvo lugar  en el momento en que un ex  celador (vigilante) de la Dirección General de Aduanas, solo identificado con el nombre de “La Tranca” quien a la misma vez era identificado  chivato, o calie soplón que no estaba invitado a la manifestación, golpeó de forma abusiva en la cabeza con la cacha de su revólver  al sindicalista Pablo Castillo, Alias Ramón Ratón,   causándole heridas y contusiones, lo que provocó que las masas se enardecieron En ese momento intervinieron militares y policías para reprimir al obrero y encerrar en la Comandancia de la Marina de Guerra frente ubicada frente al lugar donde se escenificó la agresión.
Luego de esta agresión en contra de Castillo, el mismo fue conducido detenido en estado inconsciente a la comandancia de la Marina de Guerra (M de G), donde fue retenido por varios minutos, hasta que por la intervención del padre Espinal, parado de la Iglesia Perpetuo Socorro que participaba en la manifestación,  fue llevado a recibir atenciones médicas a la Clínica Brugal.
Los manifestantes, que aparte de los obreros portuarios, también estaban presentes estudiantes y dirigentes comunitarios, criticaron esta agresión en contra de Castillo, ya que de forma pacífica exigían reivindicaciones para mejorar sus condiciones de vida, lo cual fue respondido con un fuego a mansalva por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional al servicio del régimen de Balaguer.
Este ataque con artillería liviana (fusiles), iniciado por los guardiamarinas en contra de la multitud, dio lugar a que cayeran mortalmente heridos los obreros Severo Pascual, Carlos (Papito) Almonte, Santo López y el joven estudiante Pumpo Severett, además de causarle heridas a otro 17 obreros.
Triste efeméride, fue recordada  con una misa en la Catedral San Felipe Apóstol y luego con una ofrenda floral en la Plazoleta de los Navieros donde cayeron abatidos los cuatro obreros portuarios, donde hizo uso de la palabra el dirigente sindical Luis Oscar Gilbert, quien condenó la actitud criminal de la dictadura de Balaguer en contra de las clases desposeídas dominicanas.
Al cumplirse 50 años pocos medios y dirigentes de los trabajadores recordaron el ametrallamiento que tuvieron como responsables, militares y policías del gobierno de Joaquín Balaguer quien buscará la reelección un mes y medio después y ganó los comicios para su primera reelección.