Llego la Hora Amín Abel Hasbun: Sigue dando frutos 43 años después

Columnas

 

 

 

 

 

“He vivido por la alegría, por la alegría he ido al combate y por la alegría muero, que nunca la tristeza nunca  sea unida a mi nombre”.  Julius Fucik, periodista Checo de origen Judío asesinado por los Nazis.
Myrna Santos
Amín decía, como una reflexión sobre su vida obviando la  jactancia y la soberbia de la que cae presa mucha gente, que había nacido un 12 de octubre de 1942 para que todos sus amigos se acordaran que él cumplía años cada vez que se celebraba el Día del Descubrimiento de América o Encuentro de Dos Culturas;  se había casado un 24 de abril de 1965, coincidiendo de manera fortuita pero decisiva para que todos se recordaran que el inicio de la Revolución de Abril estaba también pautado por su matrimonio y que moriría un día que nadie podría olvidarlo, y así quedó consignado cada 24 de septiembre, Día de las Mercedes, cuando se recuerda como un escarnio, su asesinato de parte de las fuerzas más retrógradas del gobierno de los 12 años del Dr. Joaquín Balaguer.
Por eso siempre he creído que no hay tiempo para recordarlo con dolor, si no con alegría, porque a 43 años de su asesinato, todavía vive en la conciencia de la gente y fundamentalmente en los jóvenes que buscan su futuro en la universidad que dio origen a su proyección profesional y su liderazgo personal.
El 12 de octubre próximo, la rectoría que encabeza el Dr. Mateo Aquino Febrillet y el Consejo Universitario, develará un busto a su memoria en la parte frontal de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, donde él se graduó Summa Cum Laude y cuyo título le fue otorgado Post Mortum.  El acto está programado para comenzar a partir de las 4 de la tarde y allí quedará plasmada su figura sencilla, mágica y sin ostentaciones que primó en su andar por toda la geografía del país.
Amín Abel Hasbún sigue siendo luz siempre encendida y árbol que da frutos a 43 años de su asesinato.  <ydaliam09gmail.com>