Linda Thomas-Greenfield, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, viajó al país sudamericano en busca del apoyo de Lula da Silva

0
361

Expandir imagen
EEUU busca apoyo de Brasil para intervenir frente a crisis en Haití
En medio de la crisis en Haití, ciudadanos han decidido salir a matar pandilleros. En los últimos han linchado a varios. (EFE)

Meses después de que el primer ministro de Haití y la ONU pidieran una intervención internacional en ese país del Caribe arrasado por la violencia, las potencias mundiales buscan nuevas ideas sin que ningún país esté dispuesto a liderar una fuerza.

En su más reciente esfuerzo, una alta funcionaria de Washington trató de hacer avances sobre Haití en una visita a Brasil, país que encabezó una misión anterior dirigida por la ONU y miembro del Consejo de Seguridad.

Linda Thomas-Greenfield, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, dijo que se fue con la opinión de que Brasil, bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, “se preocupa por Haití”.

Ellos quieren ver algo realizado y se comprometieron a trabajar con nosotros en el Consejo de Seguridad para encontrar un camino hacia adelante”, dijo a la AFP Thomas-Greenfield en su avión de regreso desde Brasilia.

Estamos haciendo avances, pero estamos todos frustrados porque no hemos podido hacer progresos más rápidamente“, explicó.

Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental, se ha visto devastada por las crisis coyunturales de seguridad, política y salud y por las bandas armadas que controlan buena parte de la capital, Puerto Príncipe.

“Colgando sobre un abismo”

Los esfuerzos iniciales dirigidos por Estados Unidos buscaban que otra nación se encargara de la operación para restaurar la seguridad básica y las funciones del gobierno y allanara el camino para una transición política.

Sin ningún país que tome la iniciativa, diplomáticos dijeron que ahora hay otras opciones sobre la mesa, incluyendo el establecimiento de una operación convencional de mantenimiento de la paz, con contribuciones de todo el mundo.

Estados Unidos, por mucho tiempo una potencia clave en Haití con intervenciones a gran escala al inicio del siglo XX y en la década de 1990, se ha centrado en las sanciones y en la financiación de la incipiente policía.

El presidente Joe Biden, que terminó la guerra en Afganistán, dejó claro que no pondrá la vida de estadounidenses en riesgo, pese a que su administración prometió apoyo si otro país tomaba el mando.