Las mujeres y la producción de cacao

En el mu­ni­ci­pio de Al­ta­mi­ra de es­ta pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta, se pu­so en mar­cha un pro­gra­ma no­vel en el 2008, di­ri­gi­do a mu­je­res de la zo­na ru­ral, pe­ro que com­pro­me­te a to­dos los que bus­can me­dios de tra­ba­jo pa­ra pro­du­cir re­cur­sos que les per­mi­ta de­sen­vol­ver­se sin las preo­cu­pa­cio­nes que ge­ne­ra el no de­pen­der de na­da.
El Pro­yec­to de Di­ver­si­fi­ca­ción Eco­nó­mi­ca Ru­ral, fue pues­to en mar­cha con re­cur­sos de la Agen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el De­sa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (USAID), que fa­ci­li­tó al­re­de­dor de unos nue­ve mi­llo­nes de pe­sos pa­ra crear el  pro­yec­to Cho­co­la­te de la Cuen­ca del Ca­ri­be (Cho­cal), el cual fue eje­cu­ta­do por la Fun­da­ción de De­sa­rro­llo Lo­ma y Sa­lud (Fun­de­lo­sa), in­te­gran­do más de 25 mu­je­res del mu­ni­ci­pio de Al­ta­mi­ra.
An­tes de crear­se la mi­cro em­pre­sa que hoy  ayu­da a so­bre­vi­vir a unas 30 mu­je­res, to­das pa­sa­ban el tiem­po preo­cu­pa­das pen­san­do en su si­tua­ción eco­nó­mi­ca y en có­mo man­ten­drían a sus fa­mi­lias. “Su do­lor de ca­be­za ha me­jo­ra­do y aun­que la si­tua­ción no es la de­sea­da, al me­nos tie­nen la es­pe­ran­za de re­ci­bir unos po­cos pe­ro mo­ti­va­do­res  be­ne­fi­cios que les ha re­por­ta­do el ne­go­cio de ha­cer y ven­der go­lo­si­nas de ca­cao.”
Por  más de dos años las par­ti­ci­pan­tes mu­je­res fue­ron ca­pa­ci­ta­das en el ma­ne­jo del ne­go­cio, el mer­ca­deo y la pro­duc­ción,  re­ci­bie­ron apo­yo en la in­fraes­truc­tu­ra y así pu­die­ron cam­biar el equi­po pa­ra tos­tar ca­cao que te­nían -que real­men­te no era un tos­ta­dor  si­no un vie­jo hor­no de piz­za  que tar­da­ba más de una ho­ra en hor­near -por un hor­no real que só­lo du­ra en­tre 20 y 25 mi­nu­tos pa­ra pro­ce­sar.
“Se les en­se­ñó a de­tec­tar seg­men­tos de mer­ca­do. De ma­ne­ra, que la cho­co­la­te­ra po­drá im­pul­sar ac­cio­nes de agro y eco tu­ris­mo que be­ne­fi­cia­rá a la co­mu­ni­dad,”  afir­mó Luís Gon­zá­lez, en­car­ga­do de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la agen­cia, du­ran­te el ac­to de inau­gu­ra­ción el vier­nes pa­sa­do.
Aun­que cuen­tan con un ta­ller don­de pro­du­cen y ven­den los pro­duc­tos, no to­das tra­ba­jan en el mis­mo ho­ra­rio. Unas cu­bren el tur­no de la ma­ña­na, de 8:00 a 12:00  y otras de 2:00 a 5:00 de la tar­de. “Tam­po­co to­das tra­ba­jan siem­pre. Só­lo cuan­do la de­man­da es al­ta se in­te­gran las 30,”  de­ta­lla Noe­mí So­to, en­car­ga­da de Pro­duc­ción. Aña­di­do a es­to  fren­te al ta­ller hay una pe­que­ña tien­den­ci­ta don­de se ven­den los dul­ces y pro­duc­tos que ha­cen las mu­je­res con una gran va­rie­dad que in­clu­ye dul­ces de ca­cao pu­ro, cu­bier­tos de ha­ri­na, du­ros y sua­ves. Tam­bién se ven­den li­co­res he­chos de fru­tas que an­tes eran echa­das al ga­na­do pe­ro aho­ra son des­ti­la­das y en­va­sa­das.
Se es­ti­ma que las  ven­tas men­sua­les as­cien­den a  50 mil, de las cua­les el 50% de los in­gre­sos se dis­tri­bu­ye equi­ta­ti­va­men­te en­tre las tra­ba­ja­do­ras y la mi­tad res­tan­te va a la in­fraes­truc­tu­ra y obras so­cia­les pa­ra la co­mu­ni­dad.
El pro­gra­ma só­lo con­tem­pla­ba ofre­cer ayu­da has­ta el ini­cio de las ope­ra­cio­nes, de ma­ne­ra que es aho­ra cuan­do el re­to re­cién co­mien­za, pa­ra lo que es­tán pre­pa­ra­das las mu­je­res al­ta­mi­ren­ses.
Ase­gu­ra el se­ñor Luís Gon­zá­lez del Pro­yec­to de Di­ver­si­fi­ca­ción Eco­nó­mi­ca Ru­ral de la USAID, las tra­ba­ja­do­ras ya re­ci­bie­ron ca­pa­ci­ta­ción en mer­ca­deo y ad­mi­nis­tra­ción. Sin em­bar­go, la prue­ba real re­cién em­pie­za con la pues­ta en eje­cu­ción del pro­yec­to.
Es un ejem­plo vi­vo que lla­ma po­de­ro­sa­men­te a la aten­ción a quie­nes se de­di­can a de­rro­char re­cur­sos eco­nó­mi­cos cons­cien­tes de que no se­rán apro­ve­cha­dos en pro­gra­mas co­mo el que de­sa­rro­llan las mu­je­res de Al­ta­mi­ra y ra­ti­fi­ca que se ha­ce el bien no ha­cién­do­les apor­tes pa­ra mi­ti­gar el hom­bre del mo­men­to, si­no in­vir­tién­do­los y en­se­ñán­do­les có­mo apren­der a ha­cer un ofi­cio, pro­du­cir pa­ra re­ci­bir los be­ne­fi­cios, que con el pa­so del tiem­po va­yan pa­lean­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que cau­sa de­ses­pe­ra­ción en las fa­mi­lias más ne­ce­si­ta­das. Se po­ne de evi­den­cia, asi­mis­mo, que no só­lo los hom­bres pue­den tra­ba­jar, in­cur­sio­nar en ne­go­cios pa­ra pro­du­cir, si­no tam­bién las mu­je­res que es­tán cons­cien­te del rol que de­ben de­sem­pe­ñar pa­ra sos­te­ner la fa­mi­lia o con­tri­buir con los gas­tos al ma­ri­do y ver lle­gar el de­sa­ho­go eco­nó­mi­co que los con­du­ci­rá a la li­be­ra­ción de la pre­sión que cau­sa dia­ria­men­te el no te­ner se­gu­ra, por lo me­nos, la ali­men­ta­ción de los hi­jos.
En­tre los mu­ní­ci­pes de Al­ta­mi­ra hay una má­xi­ma in­te­re­san­te: “el ca­lor es ene­mi­go del cho­co­la­te.”  La fra­se es ca­si un pa­trón de ne­go­cio con el que sen­ci­lla­men­te las cho­co­ta­le­ras re­cuer­dan que de­ben man­te­ner bien re­fri­ge­ra­dos los pro­duc­tos.
La idea tam­bién se apli­ca a la com­pra. De acuer­do a sus re­gis­tros, las ven­tas au­men­tan has­ta  20% en la tem­po­ra­da de frío, prin­ci­pal­men­te en los me­ses de no­viem­bre a ene­ro. “La bo­la de ca­cao es lo que más se ven­de, igual que los vi­nos, en sus va­rie­da­des de ca­cao, ce­re­za y gui­neo,”  ex­pli­ca Josy Est­her de la Ro­sa, en­car­ga­da de con­ta­bi­li­dad.
La car­te­ra de clien­tes has­ta el mo­men­to res­pon­de ca­si en su ma­yo­ría a puer­to­pla­te­ños, pe­ro se­gún ex­pli­ca de la Ro­sa es­pe­ran que la co­lo­ca­ción en 300 pun­tos de ven­tas rin­da sus fru­tos en un cor­to pla­zo.
La apues­ta des­can­sa ade­más en las fe­rias en las que las de­le­ga­das par­ti­ci­pan y  pro­mo­cio­nan los pro­duc­tos he­chos de ca­cao or­gá­ni­co.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: