La proclamación de Hipólito Mejía es el camino al triunfo

“La pa­cien­cia es un ár­bol de raíz amar­ga, pe­ro de fru­tos dul­ces.”   Pro­ver­bios.

Pa­ra arri­bar a la pro­cla­ma­ción de Hi­pó­li­to Me­jía co­mo can­di­da­to elec­to por la ma­yo­ría de lo­s/as pe­rre­deís­tas en la pa­sa­da Con­ven­ción in­ter­na del PRD, ha te­ni­do que pa­sar­se por un pro­ce­so de reu­nio­nes, acuer­dos, de­fi­ni­cio­nes y fun­da­men­tal­men­te ne­go­cia­cio­nes, pa­ra que se pu­die­ra re­co­no­cer de­fi­ni­ti­va­men­te que no ha­bía “vuel­ta flo­ja” ni re­tro­ce­so, en la de­ci­sión que mos­tra­ron las ba­ses pe­rre­deís­tas de ele­gir el can­di­da­to que en­ten­die­ron ser­vía de re­fe­ren­te pa­ra po­der con­fron­tar al Par­ti­do de Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD).
Las as­pe­re­zas y re­sa­bios que­da­ron atrás, pa­ra dar pa­so a la cla­ra de­ci­sión de pro­cla­mar al Ing. Ra­fael Hi­pó­li­to Me­jía Do­mín­guez co­mo el can­di­da­to ofi­cial del PRD a las elec­cio­nes na­cio­na­les, pa­ra ele­gir el nue­vo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.  No hay na­da te­rre­nal que de­ten­ga su ca­rre­ra ha­cia el Pa­la­cio Na­cio­nal y el PRD, que con es­te can­di­da­to de­mos­tra­rá una vez más que es un ac­ti­vo que con su te­na­ci­dad, fir­me­za, ca­pa­ci­dad de diá­lo­go y fa­ci­li­dad de adap­ta­ción a la idio­sin­cra­sia de lo­s/as do­mi­ni­ca­no­s/as, es­tá le­gan­do al po­der fác­ti­co, un hom­bre vi­sio­na­rio, que co­no­ce su par­ti­do de arri­ba a ba­jo y que ade­más tie­ne la ver­ti­ca­li­dad y la co­ra­za pa­ra lo­grar que nin­gu­na mal­que­ren­cia le aba­ta has­ta lo­grar el ob­je­ti­vo tra­za­do.
Por esa per­ma­nen­cia de va­lo­res in­na­tos y otros ad­qui­ri­dos en el lar­go ba­ta­llar pa­ra re­to­mar su cre­di­bi­li­dad, lo­gró alla­nar el ca­mi­no de su pre­can­di­da­tu­ra.  No go­lo­seó su re­ha­bi­li­ta­ción, pe­ro la lo­gró, sin pro­po­nér­se­lo ni bus­car­lo. Un fe­nó­me­no fue­ra del con­tex­to tra­di­cio­nal de la con­cep­tua­li­za­ción que se tie­ne de la po­lí­ti­ca que cuan­do se pier­de una con­tien­da, lo­grar de nue­vo ser to­man­do en con­si­de­ra­ción por el pue­blo ca­si siem­pre el ca­mi­no se con­vier­te en una mi­sión im­po­si­ble.  Na­die po­día apos­tar a Hi­pó­li­to Me­jía co­mo po­si­ble can­di­da­to pre­si­den­cial ha­ce un año.  Prác­ti­ca­men­te es­ta­ba fue­ra de com­ba­te.  Tal vez  por eso fue que el Ing. Mi­guel Var­gas Mal­do­na­do y sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res no le die­ron im­por­tan­cia, al pac­tar con el Dr. Leo­nel Fer­nán­dez, pa­ra qui­tar el “nun­ca ja­más” del ar­tí­cu­lo de la Cons­ti­tu­ción, que im­pe­día que Hi­pó­li­to Me­jía pu­die­ra vol­ver a pos­tu­lar­se.
Hoy, des­pués de con­clui­do el pro­ce­so con­ven­cio­nal con la pro­cla­ma­ción es­te do­min­go 8 de ma­yo,  del Ing. Ra­fael Hi­pó­li­to Me­jía Do­mín­guez, co­mo el can­di­da­to ofi­cial del PRD pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les del 2012, pien­so que de­be­mos to­mar el tiem­po pa­ra ha­cer una pro­fun­da re­fle­xión.
El PRD co­mo par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio opo­si­tor  lo­gró co­yun­tu­rar la  más ma­si­va y creí­ble ac­ti­vi­dad in­ter­na nun­ca vis­ta en nues­tro país en par­ti­do al­gu­no, don­de no se re­fle­ja­ron pro­ble­mas de con­fron­ta­cio­nes que des­lu­cie­ra es­te ejer­ci­cio ciu­da­da­no de con­no­ta­ción na­cio­nal que pro­du­jo el acier­to de más pe­so pa­ra lo­grar re­to­mar la cre­di­bi­li­dad del pue­blo do­mi­ni­ca­no; aún a pe­sar de que lue­go el con­trin­can­te in­ter­no adop­ta­ra ac­ti­tu­des de no acep­tar su de­rro­ta, pri­mó la sen­sa­tez y las aguas vol­vie­ron a su ni­vel, y es­te do­min­go 8 de ma­yo se plas­ma­rá la uni­dad mo­no­lí­ti­ca que el PRD ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar el po­der en el 2012.
Así es­te pró­xi­mo do­min­go 8 de ma­yo, to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que lo­s/as pe­rre­deís­tas, va­ya­mos a la fies­ta del pri­mer pa­so ha­cia el po­der, pro­cla­man­do ofi­cial­men­te al Ing. Ra­fael Hi­pó­li­to Me­jía Do­mín­guez, co­mo el can­di­da­to ofi­cial del PRD pa­ra en­ca­be­zar la bo­le­ta en el 2012.  Sin re­sa­bios, con la cla­ra con­cien­cia de que to­dos y to­das ne­ce­si­ta­mos lle­gar y que no de­be ha­ber  re­co­ve­cos pa­ra lo­grar­lo, ca­da di­ri­gen­te y di­ri­gen­ta de cual­quie­ra de los equi­pos que en la Con­ven­ción con­fron­ta­ron, es­ta­mos cla­ros que la alian­za es in­dis­pen­sa­ble pa­ra ga­nar y que to­dos y to­das se­re­mos re­com­pen­sa­do­s/as, no im­por­ta en qué ban­do com­pi­tie­re, lo im­por­tan­te es el fi­nal de la me­ta. Por eso, ca­mi­na­re­mos se­gu­ras pa´l pa­la­cio con Pa­pá, pa­ra que no le que­pa du­das a los pe­le­deís­tas de que se­rán des­pla­za­dos por la de­ci­sión ma­yo­ri­ta­ria del pue­blo, que es­tá es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te pa­ra ma­ni­fes­tar su de­ci­sión el 20 de ma­yo del 2012,  con­ven­ci­do de que con Lle­gó Pa­pá se cum­pli­rán las me­tas fu­tu­ras de sus mas sen­ti­das rei­vin­di­ca­cio­nes.  san­tosm­28@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: