La Primera Espada Restauradora

Es­te nom­bre  le fue otor­ga­do aquel ge­ne­ral puer­to­pla­te­ño que lu­chó por nues­tra li­ber­tad con­tra los es­pa­ño­les lue­go  de que el Pre­si­den­te Pe­dro San­ta ane­xa­ra el país a Es­pa­ña. Gre­go­rio Lu­pe­rón na­ció un día 8 de sep­tiem­bre en el año 1839, és­te ade­más de ser uno de los pa­trio­tas más gran­des que ha te­ni­do la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, fue un po­lí­ti­co do­mi­ni­ca­no que par­ti­ci­pó de for­ma ac­ti­va en el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de la is­la y ocu­pó la Pre­si­den­cia de un go­bier­no pro­vi­sio­nal en­tre 1879 y 1880. Pa­ra co­no­cer me­jor a nues­tro pa­dre de la Res­tau­ra­ción, pa­ra aque­llos que no co­no­cen su his­to­ria, bus­qué unos cuan­tos da­tos so­bre su vi­da: De ori­gen  hu­mil­de, tu­vo que tra­ba­jar des­de ni­ño pa­ra co­la­bo­rar en la eco­no­mía fa­mi­liar.  A la edad de ca­tor­ce años en­con­tró em­pleo a las ór­de­nes de Pe­dro Eduar­do Du­bocq, un co­mer­cian­te es­ta­ble­ci­do en Puer­to Pla­ta, a quien al­gu­nas fuen­tes bio­grá­fi­cas atri­bu­yen la pa­ter­ni­dad del mu­cha­cho. Co­no­cía bien la len­gua in­gle­sa, su ma­dre cu­yo nom­bre era Ni­co­la­sa Du­pe­ron pe­ro co­mo su ape­lli­do era afran­ce­sa­do y por di­fi­cul­ta­des de pro­nun­cia­ción lo cam­bia­ron a Lu­pe­rón, era una in­mi­gran­te de co­lor de las is­las bri­tá­ni­cas, te­nía do­tes pa­ra la ora­to­ria y en la bi­blio­te­ca de su pa­trón pu­do ini­ciar una só­li­da for­ma­ción au­to­di­dac­ta.
Gra­cias al re­ga­lo que me hi­zo mi que­ri­da ami­ga Jo­han­na Goe­de del li­bro, cu­ya au­to­ría es de ella,  tí­tu­lo El Ca­ba­lli­to Lu­pe­rón, pu­de des­cu­brir al­gu­nos da­tos  so­bre nues­tro hé­roe puer­to­pla­te­ño de los cua­les no es­ta­ba in­for­ma­do. Es­te li­bro es muy in­te­re­san­te y más pa­ra aque­llos ni­ños que des­de tem­pra­na edad de­ben sa­ber so­bre lo que fue la Res­tau­ra­ción y quién fue Gre­go­rio Lu­pe­rón.  El da­to so­bre cual les ha­blo es muy im­por­tan­te, pues han vis­to las es­ta­tuas que lle­van con­si­go al hé­roe mon­ta­do en su ca­ba­llo?, pues de­pen­dien­do de la for­ma en que es­té el ca­ba­llo  tie­ne dis­tin­tos sig­ni­fi­ca­dos. Por ejem­plo, si el Ca­ba­llo tie­ne las dos pa­tas de en­fren­te en el ai­re, si­gi­fi­ca que el hé­roe mu­rió en ba­ta­lla; si só­lo tie­ne una pa­ta en el ai­re es­to quie­re de­cir que fue he­ri­do en ba­ta­lla pe­ro no mu­rió en és­ta y por úl­ti­mo, si tie­ne las cua­tro pa­tas en el  sue­lo es por­que fa­lle­ció por muer­te na­tu­ral.
Es­te li­bro es muy re­co­men­da­ble pa­ra los ni­ños pe­que­ños que tie­nen de­re­cho a sa­ber quién fue La Pri­me­ra Es­pa­da Res­tau­ra­do­ra.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: