La partida de un ser querido

El ser humano nació con su propósito en la vida, cada persona tiene uno diferente, en esta tierra   acompañada de tantos obstáculos y dificultades, pero la persona parte al reino de los cielos cuando Dios Todopoderoso considera que ha cumplido su ciclo de vida  aunque eso sólo él lo sabe.
Para muchos es difícil entender que tarde o temprano la muerte llegará a cobrar nuestras vidas por el llamado de Dios.
Perder a un ser querido  es uno de los momentos más difíciles y dolorosos  que se pueda enfrentar. Con la partida de alguien a quien queremos mucho como los padres, hermanos, tíos o amigos a otra ciudad o país,  no sucede igual  y aunque   los extrañamos  de alguna manera  nos mantenemos en contacto con esa persona y tenemos la esperanza de que  la volveremos a ver. Con la muerte sucede distinto, al perder a una madre o padre la familia entera sufre mucho, porque aún sabiendo que está en el cielo donde todo es paz y armonía no la volveremos a ver nunca más. Es irremplazable el lugar que deja ese alguien que tanto queremos a la hora de su partida.
Con la pérdida de familiares, amigos y personas que estimamos mucho, se crean vacíos o huecos en nuestro interior. Quizás algunos de estos huecos se puedan llenar con otros amores, pero algo si es seguro, y es que cuando se pierde a una persona que siempre estuvo a tu lado en los malos y buenos momentos sin importar el problema en el que te encontraras, como familiares, compañeros de  infancia,  es irreemplazable en todo el transcurso de la vida.
Es por eso que hay que vivir la vida al máximo al lado de las personas que te estiman porque sólo tenemos una vida y todo lo material se queda y nuestra alma se va, por eso debemos vivir cada día como si fuese el último.
Pedro A. Silverio

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: