La llegada de sangre nueva y la proyección de un liderazgo“

Noticia

La vi­da con­sis­te no en te­ner bue­nas car­tas, si­no en ju­gar bien las que uno tie­ne”. Josh Bi­llings   Siem­pre he creí­do en el re­le­vo.  Lo apren­dí cuan­do era jo­ven y aho­ra más que los años me han en­se­ña­do que  el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal es obli­ga­to­rio, por ra­zo­nes no só­lo bio­ló­gi­cas, si no tam­bién so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Me gus­ta ver in­cur­sio­nar los jó­ve­nes en la po­lí­ti­ca, ha­cer­se res­pe­tar en sus ideas, sa­ber sor­tear di­fi­cul­ta­des y es­ta­ble­cer pa­rá­me­tros con  el pen­sa­mien­to;  crear los me­ca­nis­mos in­ter­nos pa­ra ayu­dar  a in­de­pen­di­zar su ideo­lo­gía, ac­tuar con ca­rác­ter, no de­jar­se in­ti­mi­dar y po­ner los co­rrec­ti­vos cuan­do sus de­ci­sio­nes pue­dan he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des.  El jo­ven tie­ne que apren­der a tri­llar su pro­pio es­pa­cio.  Apren­der a de­ci­dir con adul­tez sus me­tas.  Es­ta­ble­cer con su pos­tu­ra  la di­fe­ren­cia  y ca­mi­nar por los sen­de­ros que con­si­de­re im­pli­ca la pro­yec­ción de sus ideas. Lo­grar con­cre­ti­zar to­das es­tas me­tas, im­pli­ca en al­gu­nas oca­sio­nes, el rom­pi­mien­to con es­truc­tu­ras ya crea­das  que apri­sio­nan en fun­ción de com­pro­mi­sos, pe­ro que sin em­bar­go, cuan­do se lo­gra tras­cen­der so­bre es­tos mi­tos    tien­da arras­trar con­si­go de­ses­pe­ran­zas. Emil Du­rán es un ejem­plo vi­vo de de­ci­sión, co­ra­je, am­pli­tud de vi­sión y rom­pi­mien­to de for­ma­tos que lo man­tu­vie­ron con es­que­mas he­re­da­dos, de lo que de­bía ser su com­por­ta­mien­to, y él su­po dar el sal­to;  rom­per ama­rras, es­ta­ble­cer sus me­tas y ca­mi­nar con op­ti­mis­mo ha­cia la rea­li­za­ción de sus más con­no­ta­das me­tas. Me ha asom­bra­do la ca­pa­ci­dad de en­tre­ga, la cla­ra vi­sión de ob­je­ti­vos y el com­pro­mi­so que ha lo­gra­do ar­ti­cu­lar con su ge­ne­ra­ción.  Ha si­do la me­jor ad­qui­si­ción que un pro­yec­to po­lí­ti­co pue­de ex­hi­bir, por­que se es­tá con­tan­do con un pro­duc­to no con­ta­mi­na­do, li­bre de es­car­ceos y con un tem­pe­ra­men­to so­se­ga­do pe­ro aus­te­ro; tra­ba­ja­dor muy dis­ci­pli­na­do y que no acep­ta ti­tu­beos.  Es­tá muy cla­ro en sus ob­je­ti­vos y es­tá tra­ba­jan­do du­ro pa­ra de­mos­trar­lo. La ju­ven­tud de hoy, a ni­vel ma­cro, no ha si­do pu­li­da en la lu­cha por la con­so­li­da­ción de sus de­man­das, el tiem­po que ha pa­sa­do ha des­te­rra­do en los jó­ve­nes de la ac­tua­li­dad  su de­seo de par­ti­ci­par en la po­lí­ti­ca y en los mo­vi­mien­tos so­cia­les, por­que la pe­ne­tra­ción de nue­vos mo­de­los de com­por­ta­mien­to ha ma­lea­do  su  ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to y de com­pe­ten­cia.  Se bus­ca lo fá­cil, lo in­me­dia­to, no im­por­tan­do los me­dios pa­ra po­der lo­grar­lo.   Emil Du­rán es de los jó­ve­nes de ex­cep­ción, que por he­ren­cia tal­vez, o por sen­si­bi­li­dad pu­li­da en sus vi­ven­cias fa­mi­lia­res, ha ido for­jan­do po­co a po­co  su pro­pio li­de­raz­go.  Sin es­tri­den­cias  ni con con­fron­ta­cio­nes, si­no en­ten­dien­do que só­lo ga­na aquel que tie­ne la ca­pa­ci­dad de en­ten­der que los de­más son par­te im­por­tan­te de su pro­pia pro­yec­ción y rea­li­dad.  Emil es hoy el Coor­di­na­dor Mu­ni­ci­pal del pro­yec­to po­lí­ti­co pre­si­den­cial ´´Lle­gó Pa­pá” y es­tá tra­ba­jan­do sin te­mo­res, jun­to a los hom­bres y mu­je­res que he­mos ce­rra­do fi­las pa­ra al­can­zar la me­ta de ga­nar, pa­ra ra­ti­fi­car de nue­vo  con es­te triun­fo su ca­rre­ra as­cen­den­te ha­cia el po­der po­lí­ti­co de la na­ción, con la lle­ga­da de Hi­pó­li­to Me­jía al so­lio pre­si­den­cial  y con la cla­ra vi­sión de re­cu­pe­rar las sim­pa­tías que ayer tu­vo el PRD en el mu­ni­ci­pio de Puer­to Pla­ta, es­ta­ble­cien­do con su lle­ga­da, lo que la ma­yo­ría de las en­cues­tas han ve­ni­do re­ve­lan­do, que una nue­va es­pe­ran­za se ha in­ser­ta­do en los jó­ve­nes que han de­ci­do for­mar fi­las con “Lle­gó Pa­pá” y el Pre­si­den­te Hi­pó­li­to Me­jía,  Nue­vo li­de­raz­go que de­fi­ni­rá la in­ci­den­cia de san­gre jo­ven pa­ra des­per­tar de nue­vo la cre­di­bi­li­dad de la gen­te.  ¡Ade­lan­te pues Emil Du­rán!,  jo­ven va­lor puer­to­pla­te­ño, que ha ini­cia­do en “Lle­gó Pa­pá” el ca­mi­no al triun­fo y a la con­so­li­da­ción de su pro­pio li­de­raz­go.  san­tosm­28@hot­mail­.com