La jungla en la política local

Noticia

“El PRD no nació para ser instrumento de las aspiraciones de nadie, sino para defender y sostener la democracia y la libertad”. Dr. José Francisco Peña Gómez.
Myrna Santos

En los años que tengo en la política he oído decir a algunos de nuestros dirigentes locales, de manera repetitiva, lo siguiente: “Hay que dejar esos compañeros sueltos, para que se la busquen como puedan”.
Una forma de dejar hacer para no tener que tomar la responsabilidad de aplicar los correctivos necesarios para que no se desborden los apetitos y las pasiones que surgen incontenibles cuando  se utilizan las siglas de un partido como el  PRD para acceder a puestos de poder.  Si no fuera así, estaríamos en la jungla, donde cada quien lucha por su sobrevivencia.
Un partido político tiene sus normas y cuenta con reglamentos internos para regir las aspiraciones de sus dirigentes;  además la política le brinda la oportunidad, a quien la utiliza de manera vertical, a darse a conocer, escalar social y económicamente y tener una valoración en la sociedad donde se desenvuelve.
El problema está en cómo se utiliza la política y que métodos se empleen para contener las apetencias.  Si un partido no tiene reglas para  limitar las acciones de sus simpatizantes, militantes y dirigentes, deja de ser un partido para convertirse en  pandilla.
Un partido no puede dejar que grupos internos que interactúan dentro de sus filas y personas que lo dirigen, actúen sin reglas y determinen negociaciones sin que los organismos que le corresponde hayan tomado decisiones.  Permitirlo es hacerse compromisario de lo que de esas negociaciones surjan y con ello asumir el descrédito que se produzca por las  inconductas que de esas actitudes se desprendan.
Se acerca el 16 de agosto, y hasta ahora, la Dirección Municipal de Puerto Plata del PRD no ha dado muestras de querer asumir la responsabilidad que le toca al PRD como partido opositor,  trazando las líneas generales y la plataforma de comportamiento que se va a tomar para la conformación del Consejo Edilicio.
Ya se oyen voces agoreras que predicen de antemano las negociaciones que estan haciendo de manera unilateral los/as representantes del PRD en la Sala Capitular.  Y esos comentarios deben ser desechados con una posición firme de la dirección municipal del partido de establecer los mecanismos de negociación que se deben aceptar, para que el pueblo que votó por nuestros candidatos  sienta que no lo hizo “por mas de los mismo”, si no por la decencia, la capacidad y la transparencia, que estará representada en nuestros funcionarios edilicios.
Si se comienza mal, se termina mal y recuerden ustedes que el 16 de mayo el pueblo votó por un período de seis (6) años, que constituye “una bicoca”, para cualquier candidato/a electo/a, que tendrá la oportunidad de disfrutar de los beneficios económicos, sociales y políticos que le ofrecerá su cargo. Por tanto, la dirección municipal del PRD tiene que evitar el desborde, asumiendo lo que nuestros/as candidatos/as vendieron como oferta para captar el voto de la ciudadanía.
Si se dejan los “cabos sueltos” como se está pretendiendo hacer, demostrará la dirección local del PRD que la política la está convirtiendo en una jungla para saciar los apetitos incontrolables de unos pocos.  santosm28@hotmail.com