La indisoluciblidad en el matrimonio

 

 

 

 

 

Santiago Rodriguez

Sacerdote Católico

Hago este pequeño comentario acerca de la indisolubilidad como una
respuesta a la plaga del divorcio que ha destruido a tantas parejas y
desorientado e inducidos a los hijos a las drogas, alcohol y a prácticas
sexuales a temprana edad. Ante esta realidad la Iglesia en su doctrina
propone la indisolubilidad para contra restar este grave flagelo.

La indisolubilidad es una propiedad esencial del matrimonio, por la que el
vínculo matrimonial, una vez contraído válidamente, tiene en sí el carácter
de la perpetuidad.

Según la concepción cristiana católica, el matrimonio válido, rato y
consumado, no puede disolverse ni por la voluntad de uno o de ambos
esposos que lo contrajeron (indisolubilidad intrínseca) ni por la voluntad de
ninguna otra autoridad humana (indisolubilidad extrínseca), sino sólo por la
muerte (can. 1141).

La indisolubilidad del matrimonio sacramental se funda en definitiva en
su relación a la comunión entre Cristo y la Iglesia. Del mismo modo que
Cristo no se separará ya de su cuerpo, la Iglesia, los cónyuges en cuya
unión se representa la comunión entre Cristo y la Iglesia, no se separarán
más. Como nos dice el mismo Jesús en el Evangelio de San Marcos: “los
que Dios ha unido que no lo separe el hombre” (Mc. 10,9); es decir, las
dificultades y problemas propios de este mundo.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: