La construcción de la escuela Ángel Sixto Bonilla

Editorial

El Faro lo vaticinó. El ministro de Educación, licenciado  Melaneo Paredes, maestro formado en las aulas, quien fuera líder nacional de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), luego de conocer el estudio de factibilidad encomendado  sobre los terrenos de la desaparecida Chocolatera Industrial, dispuso la construcción de la escuela Ángel Sixto Bonilla, a fin de garantizar el mayor aprovechamiento de la docencia que recibe una elevada población  infantil de la parte baja de la ciudad.
Mientras se ejecuta la construcción el titular dijo que se reacondicionarán locales especiales para que no se detenga la decencia que arrancará el 17 de agosto.  Ha sido una buena noticia que debe aplaudirse, asimismo una ratificación de que las denuncias de males en cualquier terreno deben llegar a los medios de comunicación para que sean recogidas por representantes de las instituciones públicas o privadas, en aras de encontrar  solución en la  medida que demande el problema.
La construcción debe incluir la eliminación de las viviendas que políticos han estado fomentando con correligionarios suyos, que al igual que todos los seres humanos desean y necesitan un techo, pero no debe ser en un lugar donde  se ponga  en peligro la integridad  emocional de los educandos de hoy que serán los profesionales del mañana,  y por ende futuro del  país y particularmente para Puerto Plata.
Otros centros educativos esperan por el ministro de Educación Melaneo Paredes, que ha recibido los informes suministrados por la directora regional Fridanela Simons, que no se duerme en el cumplimiento de su deber sin demagogia, acude al lugar, contacta y procede a señalar los males para que se resuelvan. La educación demanda buena atención y no se le debe negar.