La comisión ambiental de la Cámara del Senado se trasladó a Laguna de Cenoví

0
292

La comisión ambiental de la Cámara del Senado se trasladó a Laguna de Cenoví, ubicada en el parque Nacional Armando Bermúdez, para observar la depredación y quemas de bosques que se registran en la Cordillera Central, desde San José de las Matas hasta Santiago Rodríguez y Restauración.

La comisión de senadores encabezada por Antonio Marte, además por los senadores por la provincia Valverde, Eddy Nolasco y por Monte Plata, Lenin Valdez, se desplazaron a la zona devastada en la sección Toma, parte más alta de esa provincia y más cercana al parque nacional, donde realizaron un operativo aéreo y terrestre.

La visita de los legisladores se realizó con el objetivo de hacer un levantamiento técnico sobre las grandes depredaciones y los incendios que se han reportado durante los meses de marzo y el principio de abril.

El vicepresidente de la comisión de la Cámara Alta, Antonio Marte, indicó que no se le están otorgando a las personas que son dueños de  aquellas fincas, maderas resultado de la quema de árboles, al tiempo de señalar que están comprometidos con iniciar una jornada de siembra de árboles en la zona afectada.

Marte le hizo un llamado al presidente Luis Abinader para que pueda pagarle a los campesinos que se encuentran ubicados en la zona afectada. Asimismo prometió que la provincia de Santiago Rodríguez será la primera en ser declarada zona verde en la República Dominicana.

La comisión pudo observar que la tala indiscriminada y quema de árboles, para la ejecución de la ganadería por los moradores en el lugar que es un área protegida, donde se generan todos los recursos hídricos que alimentan los ríos Mao y a su vez la presa de Mención.

Mientras los representantes del Poder Legislativo se encontraban en el lugar, realizando el levantamiento de los daños en la sección Toma en Laguna de Cenoví, comunitarios externaron sus quejas resaltando que no tienen otro sustento, más que la ganadería.

El ambientalista Félix Manuel Rodríguez, quien acompañó la comisión, indicó que hace falta la rápida intervención del estado para poder ayudar a los campesinos, quienes han realizado actividades agrícolas en áreas protegidas desde hace más de cuatro años que no estaba siendo vigilada, ya que el único guarda parque que había en la zona tiene tres años que murió.

Rodríguez, quien también es técnico agrícola, sostuvo que el impacto que se ha producido por los desmontes indiscriminados de árboles y el incendio forestales, va a tomar entre 15 a 20 años poder recuperar nuevamente parte de la zona boscosa.

“Entre 20 a 30 años, probablemente tarde recuperar la función que hacían esos bosques para retener el agua, claro está, sin la intervención humana”, dijo el ambientalista.

Explicó que lo que va a pasar es que se va a producir una acumulación de las hojas caídas, de las ramas, por lo que eso producirá un efecto esponjas, que es lo que absorbe las aguas cuando cae, lo que permitirá que los arroyos, ríos y cañadas puedan fluir.

“Todo esto se puede dar, en caso de que las zonas devastadas se deje sin la intervención humana, sin intervención de ganadería para que la misma naturaleza pueda irse reponiendo”, sostuvo Félix Manuel Rodríguez.