JCE entrapada, diputados no logran conciliación

 

 

 

 

 

 

La comisión de nueve diputados que investigó la crisis de autoridad en la Junta Central Electoral ha pretendido apagar con gasolina un fuego que potencialmente pone en peligro la democracia dominicana: Propone como solución “un arreglo amistoso y de compañeros” donde más que amistad y compañerismo sólo hay ofensas, odios, intrigas…

En un informe que se dará a conocer en las próximas horas, la Cámara de Diputados no aplica sanciones y atribuye responsabilidad compartida en la crisis… Pero deja el problema del mismo tamaño en que lo encontró. Con tendencia a agravarse.

Porque en su próxima convocatoria el pleno que encabeza el doctor Roberto Rosario, en su condición de Presidente de la Junta, removerá  al doctor José Ángel Aquino como coordinador de la Comisión del Registro Civil, fuente de la discordia. Rosario controla el pleno en proporción de tres votos a dos.

Con él votan los miembros César Félix y Rosario Graciano de los Santos, mientras que con Aquino hace causa común el doctor Eddy Olivares, representante del Partido Revolucionario Dominicano en el órgano electoral. Aquino proviene de la llamada Sociedad Civil.

Es una situación que se proyecta riesgosa por cuanto en lo adelante la Junta Central Electoral se manejará con dos bloques contrapuestos en su máximo nivel gerencial, provocando una situación de crisis que puede poner en peligro el sistema democrático.

El informe de los diputados se conocerá oficialmente en las próximas horas, pero sus recomendaciones esenciales han llegado a filtrarse hasta crear “una seria inquietud” no sólo en la propia Junta sino también en sectores políticos que adelantan un agravamiento de la crisis.

La comisión estuvo compuesta por los diputados Henry Merán, que la presidió; Lupe Núñez, María Mercedes Fernández, Ramón Bueno, Juan Julio Campos, Cristian Paredes, Demóstenes Martínez, Severina gil y René Polanco.

En sus recomendaciones, abogan por una reconciliación de las partes, lo que no pudieron lograr las diversas instancias políticas y amigos comunes que trataron de evitar que la situación llegara a los extremos en que se encuentra con la posibilidad, incluso, de un juicio político.

Pero las diferencias ya rebasan los puramente administrativo y han llegado a lo personal y familiar con acusaciones y descalificaciones que no permiten un arreglo amistoso.

Un trabajo arduo…
Los diputados comisionados trabajaron arduamente por más de 40 días y se entrevistaron indistintamente con los cinco miembros titulares de la Junta, con los suplentes y con funcionarios de diversos niveles del organismo.

Su esfuerzo se centró en determinar las causas de las diferencias entre Rosario y Aquino, que mantiene la división en niveles que dificultan las operaciones de áreas fundamentales de la Junta, como la dirección del Registro Civil que mueve el 90 por ciento del trabajo cotidiano de la JCE fuera de los períodos electorales.

Precisamente por el trabajo considerado “sinuoso” de Aquino en la Comisión de Oficialías y el Consejo Académico de la Escuela de Formación Electoral y del Estado Civil, surgieron las primeras diferencias en la cúpula de la Junta, que se agravaron luego de las denuncias sobre la supuesta desnacionalización de más de 22 mil ciudadanos  dominicanos hijos de padres haitianos a quienes se les habría negado el derecho a ser inscritos en el Registro Civil.

La controversia ha tenido repercusión internacional a pesar de que Rosario ha podido comprobar que la información sobre la supuesta desnacionalización de haitianos carece de veracidad y que se ha hecho a partir de denuncias falsas formuladas por el propio Aquino.

“Es como tener al enemigo en casa…”, se le atribuye al doctor Rosario haber comentado cuando Aquino insistió en sus graves denuncias a través de los voceros de grupos prohaitianos y de la sociedad civil que acogen su denuncia como punto de referencia.

Se supo que al ser entrevistado por la comisión de diputados que pesquisó esas ocurrencias, Aquino admitió que se equivocó al dar informaciones relativas a los hijos de haitianos nacidos en el país bajo el régimen del jus solis y registrados por él como ciudadanos dominicanos.

Y en esa circunstancia, revela el informe de los diputados, Aquino estaría dispuesto a pedir disculpas tanto públicas como en privado a sus compañeros de la JCE para tratar de que la situación retorne a la normalidad en esa institución del Estado.

No obstante, más que el propio presidente de la Junta, quienes se mantienen más renuentes a aceptar las disculpas de Aquino son Rosario Graciano y César Félix, los otros dos miembros titulares que se han sentido maltratados en lo personal por su compañero Aquino.

En el caso particular de Eddy Olivares, el presidente de la JCE no ve mayores faltas en él que no haya sido aprovechar una coyuntura de división interna para encontrar eco en sus constantes denuncias sobre la supuesta inequidad en los niveles de mando del organismo.

(+)
UNA POSIBLE EXPULSIÓN

Después que la comisión de diputados ha dejado la crisis de la Junta en el mismo punto en que la halló, la situación tiende a agravarse. Lo que le espera a la JCE es una situación de división absoluta al enfrentarse en el pleno una mayoría de tres contra una minoría de dos.

Lo primero que se vislumbra en el futuro inmediato es la presentación del informe de la Comisión de Oficialías que se iba a conocer en el último pleno y se sacó de la agenda por sugerencia del presidente de la comisión de diputados que en ese momento todavía investigaba las ocurrencias internas.

Ese informe contiene graves acusaciones contra Aquino por una alegada “labor obstruccionista” en el conocimiento de los expedientes para defender el país ante las acusaciones internacionales que llevaron a una corte de derechos humanos a condenar a la República Dominicana.

Ese informe pudiera provocar la expulsión de Aquino de esa comisión, lo que sin duda agravará aún más la crisis y evidenciará la inutilidad del trabajo realizado por la comisión de diputados que ha buscado fórmulas de avenencias más que resolver el problema.

Los líderes políticos
El informe de la comisión de diputados se corresponde con el propósito del liderazgo del PLD y de una parte de la dirigencia del PRD.

En especial Leonel Fernández ha abogado para que los jueces de la Junta diriman sus diferencias y sigan trabajando en sus respectivas responsabilidades sin inmiscuirse unos en las tareas del otro. A nivel del Comité Político del PLD, que designó una comisión que encabeza César Pina Toribio para que investigue el asunto, también se impone el criterio de que los cinco jueces de la Junta concilien intereses y sigan al frente del organismo.

El sector perredeista que encabeza el ex-presidente Hipólito Mejía, al que pertenece Eddy Olivares, también es partícipe de que la Junta mantenga su actual composición y de que se busque solución amigable a su diferencia interna.

El único que ha propuesto una salida definitiva a la crisis es el presidente del PRD, Miguel Vargas Maldonado, quien ha advertido sobre el enorme peligro que esas diferencias internas pueden provocar a la democracia en un futuro cercano.

COMISIONES
Las comisiones pertenecen al pleno de la JCE y ese organismo es el responsable de designar a sus titulares y de sustituirlos cuando lo considere conveniente, siempre con mayoría de tres contra dos.

-Eddy Olivares es el coordinador de la Comisión de Partidos Políticos y Juntas Electorales;

-Rosario Graciano de los Santos coordina la Comisión de Votos de Dominicanos en el Exterior y la de Géneros;

-César Féliz y Féliz coordina la Comisión de Ejecución y Seguimiento Presupuesto y la de Cancelados e inhabilitados (Cédula); y

-José Ángel Aquino encabeza la comisión de Oficialías y el Consejo Académico de la Escuela de Formación Electoral y del Estado Civil.

Esas comisiones, cada una con su propia estructura administrativa e independencia presupuestaria, manejan la Junta Central Electoral y se coordinan entre sí para la supervisión y monitoreo constante del presidente del organismo.

La comisión que constituye el alma de la Junta, sin embargo, es la que encabeza el doctor Aquino porque sólo las oficialías del Estado Civil motorizan casi el 90 por ciento del trabajo de todo ese organismo y tiene más de cuatro mil de los cinco mil empleados de la Junta. Maneja el alma de la institución: Los nuevos registros del estado civil, las bodas, las defunciones, las nuevas inscripciones…

Dirigir esa estructura es clave en la Junta, y es un trabajo que jamás puede estar disociado de la presidencia del pleno.

Por eso ha empezado ahí la crisis en la JCE…

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: