Hipólito líder de dos divisiones en el PRD y ahora en PRM

Noticia Portada


Hipolitio
Desde la muerte de su líder José Francisco Peña Gómez, en el 1998, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) ha sufrido dos divisiones y ha estado en constante crisis. El desgarramiento interno del PRD ha tenido un motivo de fondo: la candidatura presidencial para cada proceso electoral.

Las figuras que han protagonizado esos episodios son varias, pero si alguna se ha ganado el calificativo de actor principal es el expresidente Hipólito Mejía, quien ha sido partícipe en las confrontaciones y divisiones, primero con Hatuey de Camps y luego con Miguel Vargas.

El político, que en febrero del próximo año cumplirá 74 años y que goza de un carisma que nadie discute, ahora está sumido en una nueva controversia por la candidatura presidencial, esta vez en el partido que ideó, el Revolucionario Moderno (PRM) con su excompañero de boleta, Luis Abinader.

Cuando inició la última crisis del PRD desde la convención del domingo seis de marzo del 2011 y que se agravó con la derrota electoral del 2012, Mejía logró el apoyo interno de Abinader y luego lo arrastró hacia otro partido, según abundan versiones, con la promesa de que lo apoyaría para que sea el candidato presidencial para las elecciones del 2016.

Finalmente, todo indica que Mejía optará de nuevo por la candidatura presidencial, aunque aún no lo ha dicho oficialmente, pero su vocero, Héctor Guzmán ha dicho que Mejía va y que será el candidato presidencial del PRM.

Luego que Mejía ha decidido lanzarse a “la calle del medio” estuvo de acuerdo con Abinader en que el candidato se escogiera por encuestas, pero posteriormente se negó y por el contrario aboga por una “convención democrática”. Los desacuerdos entre Mejía y Abinader son de dominio público y ni siquiera ellos se esfuerzan por disimularlo pues en los últimos actos en que han aparecido juntos, figuran en puntos extremos.

Mejía Vs Hatuey

El historial conflicto del único presidente de la República que ha tenido el PRD en los últimos 28 años, se inició en el 2002 con la reforma constitucional para reelegirse y su posterior imposición en la candidatura interna.

Esa decisión sembró la división entre Mejía y Hatuey De Camps y así encabezó la primera ruptura del PRD tras la muerte de Peña Gómez. El entonces presidente del PRD fue expulsado “por alta traición” junto a Henry Mejía, Felipa Gómez, Príamo Medina y a Rafael Flores Estrella.

Luego de fallidos intentos por retomar el control del PRD, De Camps fundó el Partido Revolucionario Socialdemócrata (PRSD) y sacó del partido blanco figuras como Rafael Gamundy Cordero. Así el denominado Proyecto Presidencial Hipólito (PPH) se quedó con el control del partido del jacho.

Hipólito Vs. Miguel

Prohibida la reelección presidencial, la escogencia del candidato a la primera magistratura del Estado en el PRD para las elecciones del 2008 transcurrió sin trauma y fue elegido Miguel Vargas, quien después acusó a Mejía de bloquear un acuerdo que supuestamente tenía con el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) para las elecciones de ese año y que por eso perdió la contienda.

En las congresuales del 2010, Vargas volvió a acusar directamente a Mejía de unirse al gobierno y al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para evitar que el PRD ganara posiciones congresuales y municipales. En ese entonces Mejía declaró que al “PRD le irá mal en la senadurías”.

Las dañadas relaciones entre Vargas y Mejía alcanzaron su punto más crítico luego de la convención del 2011 y las elecciones del 2012, porque el sector de Mejía culpó a Vargas de la derrota electoral en esos comicios e intentó sancionarlo el primero de junio de ese mismo año.

La crisis provocó que Vargas expulsara del PRD a Mejía junto a Andrés Bautista y resultaron sancionados Orlando Jorge Mera y Geanilda Vásquez.

Luego de intentos fallidos por el sector de Mejía de recuperar el control del PRD, Vargas se quedó con el control absoluto del partido blanco, básicamente logrado a golpes de sentencia en el Tribunal Superior Electoral (TSE).

La facción de Mejía con el apoyo de la mayoría de los líderes históricos del partido más viejo del país, se aventuró a formar una nueva opción política. Ahí los problemas han resurgidos con características idénticas a los del PRD y de nuevo Mejía es protagonista principal y la razón sigue siendo la candidatura.

Absorbió el grupo de “los 7”

Mejía también batalló con el denominado “grupo de los siete” que además de De Camps lo conformaron, Milagros Ortiz Bosch, Rafael (Fello) Suberví, José Rafael Abinader, Ramón Alburquerque, Enmanuel Esquea Guerrero y Rafael Flores Estrella.

El objetivo principal de ese bloque era evitar que el autodefinido “Guapo de Gurabo” fuera candidato en el 2004. El plan no surtió efecto y por el contrario, actualmente, la mayoría de ese sector está al lado de Mejía en su nueva aventura política en el partido Moderno. La excepción fue De Camps y ahora Esquea Guerrero, aunque mientras Mejía estuvo en el PRD se puso de su lado en la lucha contra Vargas por el control del PRD.

Mejía fue la figura de la unidad tras muerte Peña

El 20 de junio del 1999, el PRD celebró elecciones primarias para elegir su candidato a la presidencia, en la que Mejía resultó ganador con más del 70 por ciento de los votos frente a Milagros Ortiz Bosch y Rafael Suberví Bonilla. Producto de un acuerdo político, la exsenadora de la capital logró la candidatura vicepresidenical. Mejía se adjudicó la victoria con 49.87% de los votos. Sus adversarios, Danilo Medina y Joaquín Balaguer, obtuvieron 24.94% y 24.65% de los votos, respectivamente, pero Medina se negó a participar en una segunda vuelta, luego que Balaguer reconoció la victoria de Mejía. En las elecciones del 2012, Mejía logró el 47% de los votos y actualmente las encuestas le dan buen posicionamiento.

– See more at: http://www.elcaribe.com.do/2014/12/01/liderazgo-mejia-golpe-divisiones#sthash.29ML2Iea.dpuf