Estética no es sólo belleza afirma cirujano plástico

Noticia Opinion

PUER­TO PLA­TA.- El Dr. Ale­xis Fé­lix Mar­mo­le­jos,  ci­ru­ja­no plás­ti­co de es­ta ciu­dad, re­sal­tó el avan­ce que en los úl­ti­mos años ha ex­pe­ri­men­ta­do esa dis­ci­pli­na en el país, an­te el cam­bio de per­cep­ción que te­ni­do la gen­te de que la plás­ti­ca no es só­lo be­lle­za, si­no tam­bién re­cons­truc­ción y sa­lud.
En­tre­vis­ta­do por el Dr. Ra­fael San­ta­na, en la sec­ción sa­lud del pro­gra­ma ´´Pa­rá­me­tro A Pri­ma No­che,´´ que pro­du­ce el li­cen­cia­do  Au­gus­to Vás­quez, tam­bién cen­su­ró que per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas se den a la ta­rea de ejer­cer la pro­fe­sión sin la de­bi­da pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca en per­jui­cio de los pa­cien­tes.
Más de­ta­lles a con­ti­nua­ción…

P.- La ci­ru­gía plás­ti­ca es­tá en pa­ña­les en el país o ha al­can­za­do su ma­du­rez?
R.- El ejer­ci­cio de es­ta prác­ti­ca es­tá en muy buen ni­vel en el país. La So­cie­dad de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Re­cons­truc­ti­va es­tá re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal y for­ma par­te de la Fe­de­ra­ción  Ibe­roa­me­ri­ca­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y de la Fe­de­ra­ción   In­ter­na­cio­nal de Ci­ru­gía Plás­ti­ca y Es­té­ti­ca, la ma­yo­ría de sus miem­bros fue­ron for­ma­dos en uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras y han ve­ni­do al país a dar  de sí mis­mos to­do lo que ten­ga que ver con la es­pe­cia­li­dad.

P.- Pa­ra ser ci­ru­ja­no plás­ti­co cuá­les son las exi­gen­cias?
R.- La ci­ru­gía plás­ti­ca es una ra­ma de la ci­ru­gía que se en­car­ga de la re­pa­ra­ción fun­cio­nal y la es­té­ti­ca de los te­ji­dos. To­do de­pen­de de la es­cue­la. Pe­ro pa­ra ser ci­ru­ja­no plás­ti­co pri­me­ro hay que ser mé­di­co, al­gu­nas exi­gen ser ci­ru­ja­no ge­ne­ral y otras los for­man en uno o dos años, apar­te de cur­sar la ci­ru­gía es­té­ti­ca. La es­pe­cia­li­dad du­ra en­tre cua­tro a seis años.

P.- Vie­nen per­so­nas de otros paí­ses a ope­rar­se a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na?
R.- Mu­chas per­so­nas pien­san que aquí les sal­dría más eco­nó­mi­co, pe­ro las hay a di­fe­ren­tes cos­tos; de he­cho es­ta­mos com­pi­tien­do con Co­lom­bia, no obs­tan­te, el mer­ca­do de la ci­ru­gía plás­ti­ca en el país va en asen­so, pues con­ta­mos con bue­nos pro­fe­sio­na­les. La ma­yo­ría de pro­ble­mas ocu­rri­dos a pa­cien­tes  es por cau­sa de per­so­nas  que se en­gan­chan, ha­cen un cur­so de un fin de se­ma­na o un año y ya se di­cen ser es­pe­cia­lis­tas en­ga­ñan­do a los de­más.

P.- Quié­nes se en­car­gan de re­gu­lar eso?
R.- Sa­lud Pú­bli­ca y las clí­ni­cas es­tán te­nien­do ma­yor con­trol al res­pec­to. No sé si aquí se es­tá dan­do esa prác­ti­ca pe­ro en San­tia­go y la ca­pi­tal ca­da vez es más fre­cuen­te.

P.- La ci­ru­gía es­té­ti­ca es só­lo pa­ra po­ner­se bo­ni­to?
R.- La ci­ru­gía plás­ti­ca es una ra­ma de la ci­ru­gía muy am­plia, son mu­chos los tra­ta­mien­tos que po­de­mos ofre­cer, em­pe­zan­do con la re­cons­truc­ción, aten­de­mos  los que­ma­dos, pa­cien­tes ac­ci­den­ta­dos,  tra­ba­ja­mos la par­te de las mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas. Hay ni­ños que na­cen con los la­bios de­for­ma­dos, los ojos, las ore­jas, al­gu­nos na­cen sin ella y se la ha­ce­mos pa­ra que el pa­cien­te se in­te­gre a la so­cie­dad sin com­ple­jos. Al­gu­nos na­cen con seis de­dos o de­dos pe­ga­dos y lo re­sol­ve­mos rá­pi­da­men­te.

P.- Acu­den mu­chas mu­je­res   a los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos pa­ra qui­tar­se cual­quier so­bri­ta del cuer­po?
R.- Así es, La ci­ru­gía plás­ti­ca ha­ce ma­ra­vi­llas, es ca­paz de  trans­for­mar un cuer­po con im­per­fec­cio­nes y ele­var la au­toes­ti­ma de las per­so­nas.

P.- Los hom­bres tam­bién se es­tán ha­cien­do ci­ru­gías?
R.- Cla­ro, la com­pe­ten­cia es bas­tan­te fuer­te, ini­cial­men­te aten­día­mos ex­tran­je­ros pa­ra ha­cer­se li­po­suc­ción, re­lle­no fa­cia­les, qui­tar­se arru­gas de la fren­te, de­pi­la­ción lá­ser,  pe­ro hoy los hom­bres do­mi­ni­ca­nos es­tán acu­dien­do al ci­ru­ja­no plás­ti­co co­mo ir al den­tis­ta.

P.- Los hom­bres se ha­cen li­po­suc­ción?
R.- He­mos ope­ra­do  hom­bre ho­mo­se­xua­les, he­te­ro­se­xua­les y pa­cien­tes obe­sos que han  per­di­do   pe­so  y su piel se po­ne muy flá­ci­da.

P.- Có­mo co­mien­za la ci­ru­gía plás­ti­ca?
R.- Sus ini­cios son tan an­ti­guos co­mo cual­quier otra ra­ma de la me­di­ci­na, se­gún li­bros de la an­ti­güe­dad se des­cri­ben ci­ru­gías re­cons­truc­ti­vas en la In­dia; a los la­dro­nes que  le cor­ta­ban la na­riz, lo­gra­ban pa­sar de­sa­per­ci­bi­dos al con­se­guir  le co­lo­ca­ran un pe­da­zo de car­ne del cuer­po, pe­ro en el si­glo XX la ci­ru­gía plás­ti­ca  se co­mien­za a de­sa­rro­llar co­mo es­pe­cia­li­dad a cau­sa de  las gue­rras, y a par­tir de los años 60   sur­ge  la in­dus­tria de los im­plan­tes,  tra­ba­jar con si­li­co­na, ha­cer im­plan­tes de glú­teos, ma­mas, men­tón; en es­tos mo­men­tos la  ci­ru­gía plás­ti­ca es­tá en un buen mo­men­to.

Comments are closed.