Estado salud de Freddy Beras Goico nos mantiene preocupados y ocupados

PUER­TO PLA­TA.- Pro­duc­to de un cán­cer de pán­creas que pa­de­ce des­de ha­ce más de tres años, Freddy Be­ras Goi­co ha ve­ni­do ba­ta­llan­do con al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes de sa­lud a con­se­cuen­cia del mis­mo; tu­vo que ser in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te re­cien­te­men­te por pro­ble­mas de ad­he­ren­cias por lo cual es­ta­ba en re­cu­pe­ra­ción y tu­vo una re­caí­da sien­do tras­la­da­do de nue­vo a Es­ta­dos Uni­dos don­de hoy se en­cuen­tra.
Por es­tas ra­zo­nes en los úl­ti­mos días Freddy nos ha man­te­ni­do preo­cu­pa­dos por su es­ta­do de sa­lud y a la vez ocu­pa­dos por­que es­ta­mos pen­dien­tes de to­do lo que acon­te­ce.
Por­que se­res co­mo él tras­cien­den más allá del ser hu­ma­no co­mún, con sus vir­tu­des y de­fec­tos pe­ro co­mo una lu­ciér­na­ga con luz pro­pia que se ha man­te­ni­do siem­pre en­cen­di­da. Lo más loa­ble de to­do es que ha per­mi­ti­do que su luz ilu­mi­ne el ca­mi­no de mu­chas per­so­nas, re­cuer­do de­cir­me fra­ses co­mo: “En la vi­da se ne­ce­si­ta un hom­bro pa­ra apo­yar­se en esos mo­men­tos di­fí­ci­les… y pa­ra mis ami­gos yo le ofrez­co los dos…” así es Freddy.
Apro­ve­cho es­te es­pa­cio pa­ra com­par­tir al­gu­nos as­pec­tos so­bre su vi­da que nos per­mi­tió co­no­cer. Un Freddy más allá  de la pan­ta­lla chi­ca, por lo que re­to­ma­mos es­ta en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en “Ya­di­ra La Re­vis­ta”.
Lo he­mos oí­do en la ra­dio y lo he­mos vis­to en la te­le­vi­sión, pe­ro aún la tra­yec­to­ria de es­te ser hu­ma­no ex­cep­cio­nal ya es sú­per co­no­ci­da y re­co­no­ci­da, ha­blar de él nun­ca se­rá su­fi­cien­te.
Freddy na­ció en la pro­vin­cia de El Sey­bo de una fa­mi­lia de cin­co her­ma­nos, sien­do el ter­ce­ro, en­tre ellos. Co­mo to­do jo­ven in­quie­to vie­ne a la ca­pi­tal bus­can­do nue­vas opor­tu­ni­da­des. Com­par­te su vi­da con do­ña Pi­lar Me­jía Mes­si­na, su es­po­sa por más de vein­tio­cho años; son sus hi­jos Fre­din, Er­nes­to Má­xi­mo, Da­ya­na­ra, Gean Car­los y Lau­ra Ma­riel.
Cuan­do se con­ver­sa con Freddy no sa­be dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre lo se­rio y lo hu­mo­rís­ti­co por­que mez­cla am­bos as­pec­tos, pe­ro es es­to lo que crea es­te enig­ma en su per­so­na­li­dad y se ha­ce agra­da­ble con­ver­sar con él. Pe­ro no se fíen es un hom­bre con un al­to in­te­lec­to y ac­tua­li­za­dos co­no­ci­mien­tos que te ha­ce gas­tar mu­cha ma­te­ria gris. Con­ver­sa­mos con Freddy quien nos ha­bló de su fa­mi­lia, de su tra­yec­to­ria en el ám­bi­to ar­tís­ti­co y su gran sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y es­to nos di­jo:

-¿Qué so­ña­ba ser cuán­do eras ni­ño?
Siem­pre me gus­tó la me­cá­ni­ca. So­ña­ba con ma­ne­jar lo­co­mo­to­ras. De he­cho, en el año1955 vi­vi­mos en el In­ge­nio Con­sue­lo, de San Pe­dro de Ma­co­rís y, mis va­ca­cio­nes, me le­van­ta­ba a las 3:00 de la ma­dru­ga­da pa­ra ir­me en una de las lo­co­mo­to­ras que sa­lían a re­co­ger los va­go­nes de ca­ña en los di­fe­ren­tes ba­te­yes.

-¿Qué re­cuer­de tie­nes gra­ba­do en tu me­mo­ria de tu ni­ñez?
Has­ta los 6 años per­ma­ne­cí en El Sey­bo. Ten­go gra­tos re­cuer­dos de los ba­ños en ca­ños de mi ca­sa, cuan­do llo­vía, de mis via­jes al cam­po or­de­ñan­do mi va­ca “ca­fe­te­ra” y los ba­ños del río So­co.
En la ca­pi­tal era di­fe­ren­te to­do, aun­que en­tre ni­ñez, ado­les­cen­cia y ma­du­rez su­frí tan­tos cam­bios emo­cio­na­les, so­bre las ra­zo­nes po­lí­ti­cas que só­lo la es­ta­bi­li­dad y la uni­da de mi fa­mi­lia, me man­te­nía “nor­mal”. Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, fui fe­liz por­que nos en­se­ña­ron a vi­vir con lo que te­nía­mos.
–  Ha­ble­mos de Freddy el ar­tis­ta y su ma­gia na­tu­ral, ¿Qué se sien­te ser tan fa­mo­so y que­ri­do por la gen­te?
Mi­ra, ja­más me he vis­to de otro án­gu­lo que no sea el de una per­so­na nor­mal y co­rrien­te. He te­ni­do la suer­te de que mi tra­ba­jo y mi for­ma ha­yan si­do acep­ta­das por la ma­yo­ría. Por lo de­más, no nie­go que sen­tir­se que­ri­do por la ma­yo­ría pro­du­ce cier­ta sa­tis­fac­ción, pe­ro ja­más eso me sa­ca­rá de mi ver­dad.
– Eres hu­mo­ris­ta, pro­duc­tor, pre­sen­ta­dor, ac­tor en otras co­sas más que en las que igual te has des­ta­ca­do ¿Cuál ha dis­fru­ta­do más?
Eso se­ría co­mo pre­gun­tar­le a una ma­dre… ¿A cuál de tus hi­jos quie­res más­?…Nun­ca ha­go na­da que no me lle­ne y sa­tis­fa­ga.

– Di­cen que fu­mar es un pla­cer, ten­go un ami­go que fu­ma cuan­do es­tá dis­fru­tan­do de sus bue­nos re­cuer­dos y he vis­to que dis­fru­ta de un buen ta­ba­co. ¿Tie­nes al­gún mo­ti­vo es­pe­cial cuan­do fu­mas?
Nun­ca fu­mé ci­ga­rri­llos. Du­ran­te unos años fu­mé pu­ros (ta­ba­cos), co­sa que no ha­go des­de ha­ce dos años pe­ro, cuan­do fu­ma­ba, lo ha­cía mien­tras tra­ba­ja­ba con cier­ta pre­sión o des­pués de una bue­na co­mi­da.

-¿Qué co­sas más te dan pla­cer o tie­nes co­mo hob­bies?
Me fas­ci­nan las reu­nio­nes fa­mi­lia­res. Ca­da vez las va­lo­ro más, por­que ca­da años fal­ta al­guien. Me en­can­ta via­jar con mi mu­jer. Ade­más, me en­can­ta una bue­na se­rie de ac­ción, una bue­na pe­lí­cu­la de te­rror y un cru­do re­por­ta­je so­bre la na­tu­ra­le­za o la vi­da ani­mal. (Qué dis­tin­to se­ría el mun­do si es­tu­vié­ra­mos go­ber­na­dos por las abe­jas.)
–  ¿Qué he­cho ha ocu­rri­do en tu vi­da te ha de­ja­do mar­ca­do?
Pri­me­ro: la muer­te de mis pa­dres. Des­pués: los exi­lios. Na­da es más do­lo­ro­so que sen­tir­se le­jos de la Pa­tria, sin fe­cha de re­gre­so. Fi­nal­men­te; mi par­ti­ci­pa­ción en las lu­chas clan­des­ti­nas en con­tra de la ti­ra­nía tru­ji­llis­ta y los en­con­tro­na­zos con las de­sa­fo­ra­das fuer­zas Ba­la­gue­ris­tas. (Es­tas úl­ti­mas, me han cau­sa­do mu­cha frus­tra­ción, pues no he­mos te­ni­do, has­ta aho­ra, a na­die en El Pa­la­cio que pon­ga tras las re­jas a tan­tos la­dro­nes, ase­si­nos y abu­sa­do­res.)

– ¿Cual es la ma­yor lec­ción que te ha da­do la vi­da?
Que hay que ha­cer el bien y lle­var una vi­da dig­na, pues es la me­jor he­ren­cia que les de­ja­mos a nues­tros des­cen­dien­tes.

– De La par­te sen­si­ble y hu­ma­na de Freddy…
Mu­chas per­so­nas cuen­tan con po­si­bi­li­dad de co­la­bo­rar y me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de otras per­so­nas en cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les, pe­ro se ha­cen los in­di­fe­ren­tes al do­lor de los de­más tú es­co­gis­te ha­cer lo con­tra­rio ¿Por qué?
No lo es­co­gí, he si­do siem­pre así. Aún en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les, siem­pre vi a mis pa­dres ten­der la ma­no a al­guien. Ade­más, es la me­jor pas­ti­lla pa­ra dor­mir que exis­te.

-Siem­pre ha mos­tra­do tu in­dig­na­ción an­te las pro­ble­má­ti­cas que afec­ta a la so­cie­dad y siem­pre ha si­do va­lien­te en tus ex­pre­sio­nes y tu voz se mul­ti­pli­ca por­que  es el sen­tir de los otros. -¿Qué Pien­sas que de­be­ría­mos ha­cer pa­ra lo­grar un cam­bio en la  so­cie­dad?
EDU­CAR A NUES­TRO PUE­BLO.  Aun­que sé, con tris­te­za, que es muy di­fí­cil. Los go­ber­nan­tes le hu­yen a los pue­blos edu­ca­dos, co­mo el dia­blo a la cruz. Pre­fie­ren ma­ne­jar la ig­no­ran­cia por­que la ig­no­ran­cia pro­du­ce in­di­fe­ren­cia, la in­di­fe­ren­cia pro­du­ce in­sen­si­bi­li­dad y la in­sen­si­bi­li­dad só­lo re­quie­re de 20 pe­sos, un po­te y un pi­ca-po­llo de los pe­que­ños.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: