Escenario predilecto para el gran desfile de estrellas deportivas

Deportes

pedro MartinezUna vez más, el anfiteatro Altos de Chavón se convirtió en el escenario predilecto para el desfile de una amplia constelación de estrellas, aunque anoche los protagonistas no eran los tradicionales, pues las luminarias presentes procedían del deporte, especialmente el béisbol.

En escasas ocasiones, por no decir ninguna un espacio es capaz de congregar a tantos representantes de una disciplina determinada, quienes en pasadas y presentes generaciones han aportado lo mejor de su talento para beneficio propio y de las naciones a las cuales les han correspondido representar.

Nuevamente el Salón de la Fama del Béisbol Latino logra realizar una premiación de altos kilates, reuniendo a gran parte de las figuras hispanas de ayer y hoy en un encuentro ameno que resalta el brillante desempeño realizado por los peloteros latinos, quienes desde hace varias décadas han viajado a los Estados Unidos en busca de triunfar, a como dé lugar desafiando incluso la barrera racial y el idioma.

Con Roberto Weill a la vanguardia, presidente del Salón de la Fama del Béisbol Latino, este evento inmortalizó a seis nuevos peloteros en su sexta versión, evento que contó con la presencia de varios de los peloteros que han sido exaltados en pasadas entregas y algunos que aún se mantienen exhibiendo su calidad en el terreno, pero que en el momento de decir adiós al juego también podrán levantar por todo lo alto esta estatuilla.

Luis González (Cuba), Roberto Kelly (Panamá), Carlos Delgado (Puerto Rico), Osvaldo Guillén (Venezuela), Nomar Garciaparra (México) y el gran Pedro Martínez (República Dominicana) fueron los peloteros honrados en la versión del 2015 en un acto celebrado ante cientos de simpatizantes, quienes les brindaron un amplio respaldo al importante evento, que cada año adquiere mayor dimensión a nivel de América latina.

Ah, el público también aplaudió de manera entusiasta cuando los presentadores Manny Acta y Antonieta Collins mencionaron el nombre de Pedro, quien en el mes de julio será inmortalizado al Salón de la Fama de Cooperstown y cuya figura se encuentra más en los corazones de los dominicanos.

La actividad contó con la distinguida presencia del Comisionado de Béisbol de Grandes Ligas, Rob Manfred y el presidente del Salón de la Fama de Cooperstown, Jeff Idelson, una de las escasas ocasiones que ambos se han juntado como representantes de sus respectivas posiciones.

Reconocimientos
Durante, el acto, que inició con la entonación del himno nacional por parte de Niní Caffaro fueron reconocidas algunas figuras del juego, así como organizaciones estrechamente ligadas al béisbol. Entre estos reconocidos estuvieron Félix Delgado, también a la Academia de los Piratas de Pittsburgh.

Asimismo fueron reconocidos los jugadores dominicanos Nelson Cruz por su brillante campaña el año pasado vistiendo la camiseta de los Orioles de Baltimore, año en que produjo 40 jonrones, además fue honrada la labor de Johnny Cueto, ganador de 20 partidos. Asimismo, se le rindió tributo al Comisionado Manfred por su interés de globalizar más el béisbol de Grandes Ligas hacia otras latitudes.

LOS EXALTADOS
Pedro fue quien se apoderó de los principales aplausos, tras ser llamado en el último turno, el inmortal llamó al escenario a quienes han sido sus dos principales mentores en el béisbol, Rafael Ávila y Felipe Alou a quienes les agradeció ser tan buenos padres, quienes se esmeraron que se desarrollara como lanzador.

También dijo crédito a la gran formación familiar que tuvo y lo mucho que batalló para poder triunfar en el béisbol.

Sus palabras sacaron lágrimas entre gran parte de los asistentes y dijo que es tiempo de que pase el bastón a otros lanzadores al tiempo de señalar con uno de sus dedos a Cueto, quien es el más sobresaliente de los abridores dominicanos en la actualidad.

Mientras que Guillén agradeció a Luis Rosa, quien fue la persona que lo motivó para que jugara al béisbol, así como a Osvaldo Virgil, quien fue el primer dominicano en Grandes Ligas, al tiempo de agradecerle por abrir las puertas para que en un futuro ellos pudieran llegar a las Mayores, jugar, ganar buena plata para vivir mejor.

Agradeció a todos los equipos con los cuales jugó, además de haber construido una gran familia, la cual ha sido su principal tesoro.

Al final varios de sus compañeros en ESPN, quienes están cubriendo las incidencias de la Serie del Caribe le rindieron un gran tributo por su elección.

De su lado, Delgado expresó que siempre amó al béisbol, jugó con la mayor dignidad posible y se mostró agradecido de haber sido firmado por el dominicano Epifanio Guerrero, a quien le deseo que se encuentre bien en la Casa de Dios.

Roberto Kelly, panameño, agradeció a sus padres por la formación que le brindaron desde pequeño y puso de ejemplo a su madre, quien para jugar al béisbol le dijo que no podía dejar caer los estudios, pues esto no era negociable.

“Siempre traté de jugar al béisbol con seriedad, prácticamente llevé al juego las enseñanzas de mis progenitores”, señaló Kelly.

De su lado, Nomar Garciaparra saludó en inglés a cada uno de sus compañeros exaltados con la única excepción de Pedro Martínez, a quien lo hizo en español.

Entre los jugadores activos presentes estuvieron Cueto, Cruz, Edwin Encarnación, Carlos Beltrán, Ubaldo Jiménez.

Algunos retirados como Juan Guzmán, Moisés Alou, Junior Noboa, José Offerman, Víctor Davalillo, Bert Campaneris, Omar Moreno, Pedro Guerrero, Rafael Landestoy, entre otros.

En el acto estuvieron presentes, Miguel Franjul, Rafael Ávila, Felipe Alou, Luisín Mejía, Luis Scheker, José Antonio Rodríguez, Soterio Ramírez entre otros.

Al final el colorido de los fuegos artificiales y la música de Yiyo Sarante culminaron con una noche de galardones y diversión en uno de los escenarios más brillantes que exhibe América Latina.