En el umbral de una revolución educativa

 

JUAN PABLO PLACIDO

El profesor Juan Bosch dijo una vez que Ulises Hereaux (Lilis), fue un genio, que su inteligencia natural fue tal, que solía decir con frecuencia una verdad monumental como ésta: todo en la vida genera su contrario. Don Juan se preguntaba, ¿cómo al final del siglo X1X el caudillo Puertoplateño, un hombre rústico y campechano, pudo llegar a esa conclusión?¿Se la escucharía a alguien, la leería en algún libro de filosofía o la extraería de su fértil imaginación? Al parecer, Hereaux no leyó a ningún filósofo ni tuvo acceso a ningún círculo intelectual; lo más probable fue que la mayoría de sus genialidades brotaran del Don con que la providencia lo envió a este mundo. Si Lilis supo que todo en la vida genera su contrario, es conveniente que la población tenga presente que la ola de comentarios negativos sobre el inicio del año escolar que escuchamos obedece a la reacción contraria por las buenas iniciativas que se están desarrollando en su favor. Lo que se ha iniciado desde que se inauguró el gobierno encabezado por el Lic. Danilo Medina Sánchez en materia educativa es una verdadera revolución. Basta señalar que la sola implementación del 4% del PIB para la Educación es un precedente que divide la historia en un antes y un después. Otro hito singular lo constituyó la convocatoria para los concursos para la construcción de aulas escolares. Además, a los maestros se les hizo un aumento salarial y les fue dejada abierta una escala de aumentos periódicos hasta satisfacer sus demandas. Nos espera vivir una transformación curricular integral: la tanta extendida y la apertura de las guarderías infantiles anexas a los recintos escolares, para sólo citar algunos elementos, que sumados dan un conjunto de nuevas realidades, llamadas a cambiar radicalmente lo que conocíamos como sistema educativo dominicano. Para las fuerzas reaccionarias a esta visión estratégica del presidente Medina todo lo dicho no basta. Hay que buscar la quinta pata del gato. Oigo quejas por las fallas reales o supuestas a la labor que se viene realizando. Sintonizo programas de radio y de televisión donde se da por un hecho que el inicio del año escolar y la implementación del 4% ha sido un fracaso. El principal gremio magisterial reclama que no es suficiente el aumento que se le ofreció, en fin, escucho queja por doquier sobre las imperfecciones de una impronta que ya está sacudiendo los cimientos de la sociedad dominicana. Pero si tenemos presente el hallazgo de Lilis de que todo en la vida genera su contrario, podemos entonces explicarnos esas reacciones como el resultado del cambio que se avecina en materia educativa. En República Dominica hubo y habrá sectores sociales y económicos que quisieron y quieren aún que el pueblo se mantenga en una total oscuridad, de modo que, cuando se enciende una luz, dicho sectores ven sus intereses amenazados. Los buenos dominicanos, los que pedimos mayor atención y mayores recursos para la educación nacional sólo nos toca apoyar lo que se está haciendo y mantenernos atentos para que las cosas se han bien, pero sobretodo, vigilar el accionar de los enemigos de la patria, quienes están viendo que se les está achicando su potrero. juanpabloplacido@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: