En el natalicio 171 de Gregorio Luperón

Su fi­gu­ra ca­da día se agi­gan­ta y cre­ce más con el tiem­po y, mien­tras apa­re­cen nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre él, que­da me­jor si­tua­do an­te la his­to­ria. Es un per­so­na­je que ha si­do es­tu­dia­do y ana­li­za­do tam­bién por his­to­ria­do­res ex­tran­je­ros. Mien­tras más se hur­ga en él cre­ce su arrai­go, va­lor y res­pe­to al­can­za su fi­gu­ra en el con­tex­to del país, del Ca­ri­be y de Amé­ri­ca La­ti­na, pues con­ju­ga al va­lien­te lu­cha­dor por nues­tra so­be­ra­nía, por la li­ber­tad y al vi­sio­na­rio del por­ve­nir do­mi­ni­ca­no. Gre­go­rio Lu­pe­rón de cu­na hu­mil­de, na­ció en la ciu­dad de Puer­to Pla­ta, el 8 de sep­tiem­bre de 1839. Hi­jo de la pa­re­ja de Ni­co­la­sa Du­pe­rón y de Pe­dro Cas­te­lla­nos. Di­cha pa­re­ja, ade­más pro­creó los hi­jos: Jo­sé Ga­briel, Ber­nar­do, Ma­nue­la, Do­lo­res y Ra­mo­na Lu­pe­rón. El ape­lli­do Du­pe­rón era fran­cés se con­vir­tió pos­te­rior­men­te en Lu­pe­rón.  Hi­zo sus es­tu­dios pri­ma­rios en una mo­des­ta es­cue­la in­gle­sa de su ciu­dad na­tal de Puer­to Pla­ta, di­ri­gi­da por el Re­ve­ren­do  Wi­lliam Tow­ler, don­de dio de­mos­tra­ción  de in­te­li­gen­cia y don de man­do.     Cuan­do ape­nas te­nía 14 años de edad de­jó el ho­gar ma­ter­no pa­ra ir­se a vi­vir a Ja­mao, don­de se ra­di­có pa­ra di­ri­gir los cor­tes de cao­ba de don Pe­dro Eduar­do Du­bocq, quien se con­vir­tió en su pro­tec­tor. En su ca­sa lee a Plu­tar­co y  otros li­bros de la bi­blio­te­ca del Se­ñor Du­bocq.     Ocu­pó en 1857 su pri­mer car­go pú­bli­co co­mo Co­man­dan­te Au­xi­liar del Puer­to Can­to­nal de Rin­cón de Yá­si­ca, sien­do nom­bra­do por el Go­bier­no del Ge­ne­ral Jo­sé De­si­de­rio Val­ver­de, en don­de se des­ta­có y de­mos­tró ha­bi­li­da­des en las ar­mas. Se re­ti­ró al año de di­cho car­go y se de­di­có al co­mer­cio en Sa­ba­ne­ta de Yá­si­ca.     Cuan­do se pro­du­ce la ane­xión del país a Es­pa­ña, pro­cla­ma­da por Pe­dro San­ta­na el 18 de mar­zo de 1861, Lu­pe­rón se de­cla­ró con­tra­rio a la mis­ma. A par­tir de ahí ini­cia sus ac­ti­vi­da­des re­vo­lu­cio­na­rias, su­frien­do por las mis­mas per­se­cu­cio­nes y cár­ce­les.     Via­jó por di­fe­ren­tes paí­ses, co­mo fue­ron: Ca­bo Hai­tia­no, Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co y Ja­mai­ca. Pos­te­rior­men­te re­gre­só al país pa­ra con­ti­nuar sus ac­ti­vi­da­des cons­pi­ra­ti­vas y tras la ocu­pa­ción de Gua­yu­bín por los do­mi­ni­ca­nos, es pro­cla­ma­do Ge­ne­ral de Bri­ga­da. Se anun­cia una re­com­pen­sa de quién pu­die­ra dar in­for­ma­ción de su pa­ra­de­ro. Es so­me­ti­do a nue­vas per­se­cu­cio­nes y es he­cho pre­so otra vez y lo­gró es­ca­par­se pa­ra se­guir con sus ideas re­vo­lu­cio­na­rias, has­ta el ini­cio y al fin de la gue­rra Res­tau­ra­do­ra en Ca­po­ti­llo, el 16 de agos­to de 1863.   El 3 de sep­tiem­bre de 1863 asu­me el man­do de San­tia­go y ata­có a la mis­ma. Sien­do nom­bra­do Je­fe del Can­tón de Ma­ri Ló­pez jun­to a los co­ro­ne­les Teo­do­ro Gó­mez y An­drés To­len­ti­no.     Se ins­ta­ló en San­tia­go el 14 de sep­tiem­bre de 1863, el Go­bier­no  Pro­vi­sio­nal de la Res­tau­ra­ción, pre­si­di­do por Jo­sé An­to­nio Sal­ce­do, sien­do nom­bra­do Gre­go­rio Lu­pe­rón co­mo Je­fe de Ope­ra­cio­nes so­bre el Es­te y el Sur del país, en­fren­tán­do­se  és­te al po­de­ro­so Ejér­ci­to Es­pa­ñol que co­man­da­ba el Ge­ne­ral San­ta­na. Par­ti­ci­pó Lu­pe­rón en las ac­cio­nes de los días 30 de sep­tiem­bre y 1 de oc­tu­bre de 1863, de­rro­tan­do a los mis­mos. Así co­mo tam­bién en las de Ber­me­jo, Mo­ja­rra, Yer­ba Bue­na, Ma­lu­co y otras.     Re­gre­só a Ba­ní y pro­duc­to de las in­tri­gas po­lí­ti­cas su vi­da co­rre pe­li­gro y fue pues­to en arres­to por el Ge­ne­ral Pe­dro Flo­ren­ti­no y le di­ce és­te que tie­ne ór­de­nes de fu­si­lar­lo, pe­ro lo de­ja en li­ber­tad y lo re­mi­te al Ci­bao.  El 20 de ene­ro de 1864, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Sal­ce­do lo nom­bró en San Pe­dro de Ma­co­rís, co­mo Se­gun­do Je­fe del Ejér­ci­to Do­mi­ni­ca­no. En los dis­tin­tos pues­tos que es­tu­vo dio de­mos­tra­ción de man­dó y au­to­ri­dad. El 16 de oc­tu­bre de 1864 es nom­bra­do co­mo Je­fe de Ope­ra­cio­nes de la Lí­nea No­roes­te. Al fi­nal del año 1864 ocu­pó la Go­ber­na­ción Ci­vil y mi­li­tar de La Ve­ga.     Pro­cla­man a Lu­pe­rón co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el 24 de ene­ro de 1865, pe­ro re­cha­zó  és­ta, de­sig­nán­do­se a Be­nig­no Fi­lo­me­no de Ro­jas. Sien­do ele­gi­do Lu­pe­rón co­mo Vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, per­ma­ne­cien­do en di­chas fun­cio­nes has­ta el  24 de mar­zo de  ese año. El 24 de ene­ro de 1865 con­tra­jo ma­tri­mo­nio en La Ve­ga, con Ana Lui­sa Ta­vá­res (na­ció en San Jo­sé de los Lla­nos, el 4 de ju­lio de 1850, hi­ja de Ene­ria Frías viu­da Ta­vá­res y mu­rió en Puer­to Pla­ta, el 2 de ene­ro de 1920) y pro­crea­ron dos hi­jos: Ana Lui­sa Ade­lai­da (na­ci­da en Turks Is­lands, el 17 de no­viem­bre de 1867 y mu­rió en Puer­to Pla­ta en 1958) y Ja­co­bo Leon­cio (na­ció en Saint Tho­más, el 21 de sep­tiem­bre de 1871 y mu­rió en Puer­to Pla­ta, el 21 de ma­yo de 1896). Lu­pe­rón tu­vo otros hi­jos con di­fe­ren­tes mu­je­res. La hi­ja del ge­ne­ral Gre­go­rio Lu­pe­rón, Lui­sa Lu­pe­rón Ta­vá­rez ca­só con Fran­cis­co Bor­das y pro­creó dos hi­jos: Ma­ri­na Bor­das Lu­pe­rón (se ma­tri­mo­nió con Car­los Juan Lan­drau del To­ro y pro­crea­ron los hi­jos: Car­los Jo­sé (a) Pa­pín (muer­to), Se­mí­ra­me (fa­lle­ci­da), Luís, Glo­ria, Ol­ga (a) Cu­ca y Cás­tu­lo Lan­drau Bor­das (a) Bom­ba (és­te fue un an­ti­tru­ji­llis­ta). De pa­dre, exis­ten dos: Mir­ka y Re­na­to (fa­lle­ci­da)  y Jo­sé Bor­das Lu­pe­rón (ca­só con Flo­ra Mer­ce­des Cas­te­lla­nos Bo­rrel y tu­vie­ron los hi­jos: Leo­nor (a) No­né (fa­lle­ci­da), Lui­sa Ca­ta­li­na (muer­ta), Flo­ra, Jo­sé Ra­fael (fa­lle­ci­do) y Al­ta­gra­cia Bor­das Cas­te­lla­nos (muer­ta).   Lu­pe­rón fue Miem­bro de la Co­mi­sión Ins­ta­la­do­ra de nues­tra Ma­dre y Res­pe­ta­ble Lo­gia Res­tau­ra­ción Nú­me­ro 11 de Puer­to Pla­ta, y uno de sus fun­da­do­res, el 25 de sep­tiem­bre de 1867, sien­do él el pri­mer Ora­dor y su men­tor y guía don Pe­dro Eduar­do Du­bocq, Ve­ne­ra­ble Maes­tro. Lu­pe­rón se ini­ció en la Lo­gia Nue­vo Mun­do No. 5, de San­tia­go. Al­can­zó el Gra­do 33. Fun­dó y di­ri­gió el Par­ti­do Azul. Lle­vó a va­rios do­mi­ni­ca­nos a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, a tra­vés de di­cho par­ti­do y el li­de­raz­go que ejer­ció en el pue­blo do­mi­ni­ca­no.     A par­tir de ahí Lu­pe­rón se con­vir­tió en el prin­ci­pal ar­bi­trio de la po­lí­ti­ca do­mi­ni­ca­na y ocu­pó los car­gos más im­por­tan­tes, co­mo fue­ron: Miem­bro del pri­mer Triun­vi­ra­to que go­ber­nó el país en 1866, jun­to a los ge­ne­ra­les Pe­dro A. Pi­men­tel y Fe­de­ri­co de Je­sús Gar­cía; en de­sig­na­do el 2 de sep­tiem­bre de 1866; De­le­ga­do del Go­bier­no en las pro­vin­cias de San­tia­go, La Ve­ga y en el Dis­tri­to Ma­rí­ti­mo de Puer­to Pla­ta, con suel­do de RD$ 250.00 men­sua­les. En 1874 fue di­pu­ta­do por San­tia­go; Mi­nis­tro de Gue­rra y Ma­ri­na en el Go­bier­no de Es­pai­llat en 1876.     El 23 de ene­ro de 1876 fue ob­je­to de un aten­ta­do cri­mi­nal en Puer­to Pla­ta, del cual sal­vó la vi­da.     Fue mi­nis­tro Ple­ni­po­ten­cia­rio y En­via­do Ex­traor­di­na­rio de la Re­pú­bli­ca en di­ver­sos paí­ses, en 1882, sien­do re­ci­bi­do por im­por­tan­tes dig­na­ta­rios de esos paí­ses vi­si­ta­dos. Al­gu­nos de ellos le con­ce­die­ron con­de­co­ra­cio­nes.     Lu­pe­rón vi­si­tó a Fran­cia en 1879, asis­tien­do allí a un ban­que­te al que con­cu­rrió el es­cri­tor Víc­tor Hu­go. En Pa­rís, Fran­cia fue pro­cla­ma­do Pre­si­den­te de Ho­nor de las So­cie­da­des Sal­va­do­res de Se­na y Sal­va­do­res de Fran­cia.     Es­tan­do ya en el país Lu­pe­rón en 1879, el 7 de oc­tu­bre, cons­ti­tu­ye ba­jo su pre­si­den­cia un Go­bier­no Pro­vi­sio­nal en Puer­to Pla­ta, sien­do és­ta Ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca, du­ran­te ca­si un año. Su li­de­raz­go au­men­ta y se con­vier­te el cau­di­llo del Par­ti­do Azul.     Man­tu­vo Lu­pe­rón la­zos de amis­tad con Eu­ge­nio Ma­ría de Hos­tos, Dr. Ra­món  Be­tan­ces, An­to­nio Ma­ceo y otros.     Com­ba­tió las dis­tin­tas dic­ta­du­ras do­mi­ni­ca­nas, in­clu­yen­do la de su ex dis­cí­pu­lo Uli­ses Heu­reaux y se vio en la in­có­mo­da ne­ce­si­dad de te­ner que re­fu­giar­se en el exi­lio co­mo for­ma de evi­tar mo­rir a ma­nos del ti­ra­no Li­lís.     Se de­di­có a la ca­rre­ra de las ar­mas, el co­mer­cio y las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas. Fue un aman­te de la cul­tu­ra y un fer­vien­te pro­pul­sor de la cul­tu­ra y la edu­ca­ción. Ayu­dó a fun­dar ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les edu­ca­ti­vas. Lo­gias, etc.   Es­cri­bió los li­bros: “No­tas Au­to­bio­grá­fi­cas y Apun­tes His­tó­ri­cos”, en tres to­mos; “Un re­cuer­do a los do­mi­ni­ca­nos”; “El Des­tie­rro”, y otros. Pu­bli­có ar­tí­cu­los en los pe­rió­di­cos puer­to­pla­te­ños El Por­ve­nir, Las Dos An­ti­llas, así co­mo en el pe­rió­di­co de San­to Do­min­go: El Na­cio­nal. Mu­chos de es­tos ar­tí­cu­los fue­ron re­co­gi­dos en el li­bro in­ti­tu­la­do: “Es­cri­tos de Lu­pe­rón, del li­cen­cia­do Emi­lio Ro­drí­guez De­mo­ri­zi.  Com­ba­tió a su ex – dis­cí­pu­lo el dic­ta­dor Uli­ses Heu­reaux y se mar­chó al exi­lio; po­co an­tes de mo­rir re­gre­só a Puer­to Pla­ta traí­do por és­te. El Ge­ne­ral Gre­go­rio Lu­pe­rón mu­rió en su ama­da ciu­dad de Puer­to Pla­ta, el 21 de ma­yo de 1897.     Ahí te­ne­mos, en una bre­ve pin­ce­la­da al hé­roe y a la fi­gu­ra pre­pon­de­ran­te en la his­to­ria lo­cal, re­gio­nal y na­cio­nal, que por sus  ac­tua­cio­nes y mé­ri­tos acu­mu­la­dos en la Ges­ta Res­tau­ra­do­ra se ga­nó el pri­mer lu­gar en la mis­ma

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: