El turismo en Puerto Plata en su relanzamiento

Luis joseDe entrada hay que apuntar que el turismo es la actividad económica de

mayor impacto en la republica Dominicana.

En las últimas tres décadas ha sido el principal    soporte de la economía

nacional desde que se produjo la caída de los productos tradicionales de

exportación (azúcar, café, cacao y tabaco) a partir de los años 80.

En su época de apogeo la industria azucarera dominicana empleaba más de

cien mil personas, desde braceros y empleados hasta técnicos y gerentes.

Para esa época en el país habían unos 3 mil 200 colonos azucareros que

cultivaban caña para venderla a los ingenios estatales y privados.

La producción azucarera representaba más del 80 por ciento de las

exportaciones y era la principal fuente de divisas de la República Dominicana.

Fue así hasta que se produjo la debacle de los precios del azúcar en los

mercados internacionales.

Desde entonces las cosas han cambiado radicalmente. Ahora el turismo

significa   para el país mucho más de lo que representó la industria azucarera,

y en sentido general “la economía del postre en sus mejores tiempos. Con la

ventaja  adicional de que el turismo constituye el mercado de exportación

más seguro de la producción dominicana y es una actividad  menos

dependiente de factores externos, aún en las circunstancias internacionales

más complejas, como sucedió luego de los ataques terroristas del 11 de

septiembre del 2001.

Ese evento tuvo un fuerte impacto en la industria del viaje y afectó

severamente el flujo turístico hacia la República Dominicana. Sin embargo,

apenas dos años después el turismo dominicano no solo había logrado su

plena recuperación, sino que además alcanzó un record histórico en el

incremento de visitantes y el ingreso de divisas.

En el 2003, que fue también el año de gran crisis financiera, el flujo turístico

hacia la República Dominicana se incrementó en 19.5 por ciento,

representando unos 450 mil turistas adicionales con relación al 2002. El flujo

total de visitantes no residentes alcanzó 3 millones 282 mil, superando por

vez primera la cifra de los 3 millones de turistas.

En la actualidad, más de 200 mil dominicanos trabajan en el sector turístico o

en actividades relacionadas; pero además el turismo es un socio fundamental

de la agropecuaria, la construcción, el comercio, el transporte terrestre y

aéreo, la industria de alimentos y bebidas, la industria del mueble, los

servicios financieros, la artesanía, el arte y la cultura, y la industria del

entretenimiento, para citar solo algunas áreas.

Para el sector agropecuario y  la agroindustria nacional, el turismo representa

un mercado “cautivo” con un potencial de más de 21 mil millones  de pesos

anuales, que puede explotarse a plenitud mejorando tanto la capacidad

productiva, como la calidad de los rubros agropecuarios que demanda el

sector, según lo ha confirmado la Junta Agro empresarial  Dominicana (JAD).

Aunque hemos escuchado más de una vez que el turismo no paga impuesto y

que recibe un trato fiscal privilegiado, está documentado que por  cada 100

pesos que genera la industria, 24 van a las arcas del Estado, una proporción

que no se da en ningún otro sector productivo.

El turista, por ejemplo  paga impuestos  en todas las etapas de su visita al

país: por el asiento del avión, por el combustible del avión, por el aterrizaje

en el aeropuerto, por la seguridad del aeropuerto, por la vigilancia del

espacio aéreo, por el derecho de entrada al país, por los combustibles del

transporte local; por el ITBIS sobre  los pasajes, por la habitación y los

servicios de hotel; por los  impuestos selectivos a  las bebidas y cigarrillos,

por los artículos electrodomésticos que se usan en el hotel, etc.,  por  los

derechos de salida del país y nuevamente por el asiento del avión en que se

traslada.

La responsabilidad del comunicador frente al turismo

En las sociedades democráticas, generalmente se atribuye a los periodistas el

papel de intermediarios y orientadores de la opinión pública, pero no el de

actores proactivos en los  procesos políticos, sociales, culturales y

económicos.

Eso podría explicar la tendencia de la mayoría de los periodistas

dominicanos, hasta un pasado reciente, a no involucrarse ni asumir

posiciones en los temas cruciales que han afectado la actividad turística, bajo

el entendido de que el turismo es un asunto de los hoteleros, de los agentes

de viaje y del Gobierno, y no un tema de alto interés nacional que por

consiguiente nos concierne a todos.

Sin embargo, dentro de ese esquema la Asociación Dominicana de Prensa

Turística (Adompretur) ha propuesto a sus asociados y a la prensa trascender

el simple papel de espectadores y mediadores del proceso comunicacional,

para asumir una posición de compromiso con la industria y con las

comunidades vinculadas a nuestros destinos turísticos.

Adompretur entiende que los periodistas no debemos  permanecer

imparciales o indiferentes  ante los problemas del turismo,  y por lo tanto   no

solo debemos llamar la atención sobre situaciones que afectan la industria,

sino también actuar como   canal de mediación entre la sociedad y los

principales responsables  públicos y privados del sector.

Dentro de esa línea ADOMPRETUR ha participado directamente en iniciativas

para ayudar a resolver los problemas del sector y propiciar decisiones

institucionales de impacto, como lo ha hecho a través de las cinco  Cumbres

Prensa y Turismo que se han llevado a cabo en Puerto Plata, Santiago, Santo

Domingo,  Punta Cana, y de nuevo en Puerto Plata,  donde se han adoptado

compromisos de todos los actores de la industria  para apoyar el

fortalecimiento de esos destinos.

La visión planteada por Adompretur es la de apoyar proactivamente el

turismo con sentido de responsabilidad social y sin renunciar al ejercicio de

un periodismo crítico y constructivo.

Pero no corresponde solo al comunicador o a los medios de comunicación

decidir sobre el manejo adecuado de los temas complejos de interés para la

sociedad. Generalmente la mayor cuota de responsabilidad en el tratamiento

de situaciones delicadas que afectan la imagen del turismo es de los

dirigentes del sector o de los funcionarios del gobierno, que tienen la

facultad y el deber de ofrecer la versión correcta si se trata de un hecho real,

para quitarle la morbosidad que generan la desinformación y el rumor

público.

El liderazgo turístico y las instancias responsables del Gobierno deben

establecer mecanismos institucionales   para informar oportunamente y

generar respuestas adecuadas, aún en aquellos problemas que no tienen una

relación directa con el sector, como sucede con los casos de supuestos brotes

epidémicos, accidentes trágicos,  y hechos de violencia y criminalidad.

Puerto Plata, el destino más completo del país

Con la nueva terminal de cruceros que construye la empresa Carnival Cruise

Lines en Maimón, a pocos minutos del centro de la ciudad, prevista a ser

inaugurada en octubre de este 2015, Puerto Plata se consolida como el

destino turístico más completo de la República Dominicana.

Ningún escenario turístico del país representa un catálogo de atractivos tan

diversos como el que ofrece Puerto Plata.

La provincia de Puerto Plata reúne condiciones ideales para el turismo de sol

y playa, para el turismo ecológico y de montaña, para el turismo de ciudad,

para el turismo histórico y cultural, para el turismo marino, para el turismo

de reuniones, para el turismo interno y dentro de poco para el turismo de

cruceros.

No hay ninguna duda, Puerto Plata tiene real o potencialmente todos los

atributos   para convertirse en el más atractivo destino turístico de la

República Dominicana.

Sin embargo, es bueno recordar que los recursos naturales, e inclusive las

instalaciones modernas y los servicios de infraestructura, no definen

necesariamente la calidad de un producto turístico. La clave es como atraer

al turista y como lograr que su estadía en un destino signifique una

experiencia gratificante.

Como tal vez no sea necesario descubrir de nuevo la fórmula del agua tibia,

porque hace mucho tiempo que ya fue inventado, sería bueno examinar

alguna experiencia particular que pudiera servir de motivación para

identificar  las cosas esenciales que hacen posible un buen destino turístico.

Gramado, una referencia emblemática

En este punto y a modo de referencia ilustrativa, me gustaría compartir con

ustedes mis impresiones sobre una pequeña ciudad turística de Brasil que

con apenas 35 mil habitantes, es actualmente el tercer destino más visitado

de Brasil, con un promedio anual de 6 millones de turistas, aunque el 97 por

ciento proceden del mismo territorio brasileño.

Gramado no es una gran metrópolis, no cuenta con playas ni con los

espectaculares recursos naturales que caracterizan a Brasil, pero podría

definirse como una obra de orfebrería urbana construida por la gente, y al

mismo tiempo,  un  modelo de turismo sostenible basado en la gestión

inteligente de la cultura y el patrimonio ambiental.

Se trata de una ciudad ordenada, limpia, bonita, amable y segura donde no

hay semáforos en las intersecciones pero abundan las flores, las áreas verdes

y los lugares para la gente. El servicio de transporte funciona adecuadamente

y a ningún taxista se le ocurre decidir por su cuenta cuanto hay que pagar por

trasladarse de un lugar a otro. Para eso funcionan los taxímetros instalados

en cada vehículo.

Gramado es, además, una ciudad repleta de actividades y atracciones para

todos los públicos durante los doce meses del año. Su principal evento de

interés turístico es el Festival de Turismo de Gramado, que se inició hace 26

años como una modesta iniciativa del sector privado.

El calendario de eventos 2014 de Gramado incluyó 67 actividades

importantes, a un ritmo de por lo menos un evento por semana, lo que da

una idea de la capacidad que ha demostrado ese destino para generar un

turismo de calidad con un alto poder de consumo. Esta ciudad cuenta con

dos de los principales centros de convenciones de Brasil.

En este punto es inevitable recordar que las ciudades de Santo Domingo y

Puerto Plata aún no cuentan con centros de convenciones para captar el

turismo de reuniones, cuyo poder de gasto es cinco veces mayor que el

turismo de sol y playa.

Para manejar esta invasión permanente de visitantes, Gramado cuenta con

una oferta de grandes atracciones, desde maravillas naturales, como el Lago

Negro y el Parque Caracol, hasta decenas de parques temáticos para niños y

adultos, como el Mini Mundo, una ciudad en miniatura al estilo Legoland de

Dinamarca, y el parque Snowland, un campo artificial de nieve donde se

puede practicar esquí y snowboard.

Parece claro que el destino turístico de Gramado no es un simple regalo de la

naturaleza, sino un proyecto pensado, hilvanado y  construido paso a paso

por todos los actores sociales e institucionales responsables. Es una

experiencia que bien   debería ser analizada como modelo de referencia para

mejorar la oferta turística dominicana y particularmente de Puerto Plata.

Un compromiso de todos

Puerto Plata ha dado un importante paso de avance al establecer el Clúster

Turístico de la provincia, que ha permitido integrar más de 70 organizaciones

sociales y económicas mediante las denominadas “Mesas temáticas de

trabajo” facilitando la interacción de un importante número de actores

sociales identificados en la tarea de trabajar de manera compartida en el

mejoramiento de la competitividad y sostenibilidad de este destino turístico.

Pero el gran reto que tiene por delante Puerto Plata en la actual coyuntura es

lograr que este esfuerzo de articulación social e institucional involucre

efectivamente a todos los actores del turismo, haciendo posible en los

hechos que todas las instancias comprometidas asuman el rol que les

corresponde.

Por ejemplo, el Ayuntamiento mejorando los servicios y organizando la vida

urbana, estableciendo normas para la venta ambulante y la actividad

económica informal y racionalizando el uso de suelo, tal como lo dispone el

artículo 8 de la ley 62-32 de Planeamiento Urbano.  Pero también

estimulando y facilitando las buenas inversiones que contribuyan a mejorar

la diversidad y la calidad del producto turístico.

Esta línea de compromiso debe ser extensiva también para el Ministerio de

Medio Ambiente, para el Ministerio Público, para la Policía Nacional y el

Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (CESTUR), para los prestadores

del servicio eléctrico y para el Ministerio de Obras Públicas que tiene el gran

cometido de facilitar la comunicación vial de Puerto Plata con el resto del

país, para viabilizar el flujo del turismo interno.

El Clúster, las autoridades y el liderazgo social de Puerto Plata deben

desplegar todos los esfuerzos necesarios para crear un espíritu de cuerpo y

un sentido de comunidad que posibilite el desarrollo de una estrategia

sostenible para el relanzamiento del turismo en la Costa Norte, bajo el

entendido de que esta es la principal empresa de la provincia y que su éxito

es el éxito de todos.

En cuanto a los  periodistas y comunicadores de Puerto Plata entendemos

que deben renunciar definitivamente al rol de  simples espectadores de los

eventos que tienen que ver con el turismo, para convertirse en actores

proactivos que contribuyan a corregir lo que está mal y a promover todo lo

que sea bueno  para el desarrollo  sano de la industria.

Vivimos en una sociedad mediática donde las cosas se publican y luego

existen. Invito a los colegas a insistir en resaltar todo lo bueno que ofrece

Puerto Plata, pero también a poner el dedo sobre la llaga cuando sea

necesario y útil para llamar la atención de quienes tienen la responsabilidad

de actuar frente a los problemas  que afectan al turismo y a toda la

colectividad.

Ejerzan de manera positiva la trascedente misión que le reconoce al

periodismo el más el más grande escritor del continente, Gabriel García

Márquez, cuando dice que: “Ser periodista es tener el privilegio de cambiar

algo todos los días”.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

LEAVE A COMMENT

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: