El sín­dro­me de pe­ce­ra en la so­cie­dad

“Ma­ña­na tal vez ten­ga­mos que sen­tar­nos fren­te a nues­tros hi­jos y de­cir­les que fui­mos de­rro­ta­dos.  Pe­ro no po­dre­mos mi­rar­los a los ojos y de­cir­les que vi­ven así, por­que no nos ani­ma­mos a pe­lear.”   Ma­hat­ma Gand­hi
La ciu­da­da­nía de Puer­to Pla­ta  ha de­ve­ni­do en los úl­ti­mos 30 años en un pro­ce­so de in­ver­sión en el com­por­ta­mien­to y en el ac­cio­nar so­cial.  Ya no hay una ac­ti­tud de ma­ne­jo so­li­da­rio en el dia­rio tra­ji­nar, el flu­jo de la in­mi­gra­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que se ha in­ser­ta­do des­de que en el 1978 se abrió el pri­mer ho­tel en Pla­ya Do­ra­da, ha ido des­vir­tuan­do el for­ma­to de com­por­ta­mien­to que nor­ma­ba a una co­mu­ni­dad ser­vi­cial, hos­pi­ta­la­ria, de­man­dan­te y po­co da­da a la pa­si­vi­dad.
En la era de Tru­ji­llo, se nos con­si­de­ra­ba po­lé­mi­co, con­fron­ta­do­res, in­su­rrec­tos y opo­si­to­res.  Y así si­guió lue­go en las lu­chas post-tru­ji­llis­tas, cuan­do a la muer­te del ti­ra­no, Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo Mo­li­na, en­ca­be­zá­ba­mos los ti­tu­la­res de los po­cos pe­rió­di­cos que cir­cu­la­ban a ni­vel na­cio­nal, en las ac­ti­vi­da­des de la Unión Cí­vi­ca Na­cio­nal (UCN) y del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio 14 de Ju­nio (1J4), que fue­ron en ese mo­men­to, las en­ti­da­des po­lí­ti­cas que en­ca­be­za­ron la lu­cha an­ti-tru­ji­llis­tas.  Lue­go se in­ser­tó el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD) y lo nor­mal era ver el mo­vi­mien­to obre­ro por­tua­rio, jun­to al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til se­cun­da­rio y las re­pre­sen­ta­cio­nes par­ti­da­rias, ser­vir de en­tes mo­to­ri­za­do­res de la pro­tes­ta so­cial y po­ner en ja­que ma­te, las ins­ti­tu­cio­nes cas­tren­ses y las fuer­zas que de­ten­ta­ban el po­der.
Con los pro­ble­mas que se han in­ser­ta­do en el dia­rio vi­vir, el puer­to­pla­te­ño y la puer­to­pla­te­ña, han ido re­tra­yén­do­se, ais­lán­do­se y con­vir­tien­do su ha­bi­tad fa­mi­liar y so­cial en un co­to ce­rra­do.  Si en la ciu­dad no hay ener­gía eléc­tri­ca; no hay pro­ble­mas;  com­pra­mos una plan­ta o un in­ver­sor.  Si no hay agua, no hay pro­ble­mas; ha­ce­mos una cis­ter­na.  Si hay de­lin­cuen­cia; no hay pro­ble­mas, su­bi­mos la ver­ja, po­ne­mos un gua­chi­mán, o ce­rra­mos la en­tra­da a la ur­ba­ni­za­ción don­de vi­vi­mos pa­ra que so­la­men­te en­tre la gen­te que es­té au­to­ri­za­da.  No nos in­te­re­sa un ci­ne, por­que te­ne­mos una pa­rá­bo­la, o es­ta­mos abo­na­dos al ca­ble o te­ne­mos el po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra al­qui­lar una pe­lí­cu­la.  Cuan­do sa­li­mos a pa­sear, te­ne­mos la jee­pe­ta o el ca­rro con vi­drios ahu­ma­dos, po­ne­mos el se­gu­ro en las puer­tas y el  ai­re acon­di­cio­na­do, pa­ra ver el pue­blo a tra­vés de los cris­ta­les, y que no nos to­que la de­lin­cuen­cia.  Po­ne­mos nues­tros hi­jos en los co­le­gios y con­tra­ta­mos un cho­fer o pa­ga­mos un trans­por­te pa­ra que al sa­lir de sus es­tu­dios, nues­tros hi­jos no se con­ta­mi­nen.  Así vi­vi­mos in­mer­sos con el sín­dro­me de pe­ce­ra; vien­do la so­cie­dad des­de el cris­tal don­de es­ta­mos su­mer­gi­do­s/as, sin im­por­tar­nos en lo ab­so­lu­to lo que pa­sa al­re­de­dor de nues­tro en­tor­no.  Se ha per­di­do el con­cep­to de par­ti­ci­pa­ción en la re­so­lu­ción con­jun­ta de los pro­ble­mas que nos afec­ta a to­dos y a to­das, no im­por­ta que se ten­ga po­der ad­qui­si­ti­vo o que se es­té en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas más pre­ca­rias.  El pro­ble­ma de la so­cie­dad co­mo tal, lo asi­mi­la­mos co­mo una in­di­vi­dua­li­dad.
Vie­ne pre­ci­sa­men­te es­ta re­fle­xión al en­con­trar­nos que en la red de Fa­ce­book  un gru­po de jó­ve­nes puer­to­pla­te­ño­s/as es­tán con­vo­can­do a unas vis­tas pú­bli­cas en el Ayun­ta­mien­to, pa­ra pro­tes­tar por­que se le otor­gó a los ca­se­te­ros del ma­le­cón el po­der par­quear los ve­hí­cu­los en ho­ras de la no­che, en “de­tri­men­to”, se­gún ellos, a su de­re­cho a ca­mi­nar pa­ra ha­cer ejer­ci­cios.  ¿Y quié­nes eran lo­s/as con­vo­can­tes?  Pre­ci­sa­men­te, un gru­po de jó­ve­nes de la cla­se me­dia y al­ta que en­tien­den se les es­tá ne­gan­do sus “de­re­chos” en  aras de otor­gar­le a un gru­po de pro­pie­ta­rios de ca­se­tas del ma­le­cón es­te “pri­vi­le­gio”.
In­du­da­ble­men­te que el sín­dro­me de pe­ce­ra, ha exa­cer­ba­do la ca­pa­ci­dad de ver el mun­do en su con­jun­to y no a tra­vés de una lu­pa.  La in­di­vi­dua­li­dad, el ego­cen­tris­mo, la ex­clu­sión so­cial, ha si­do ex­pues­ta de una ma­ne­ra, que pa­re­ce­ría que el mun­do que ellos han con­ce­bi­do tie­ne que gi­rar al­re­de­dor de  sus egos, y que los pro­ble­mas de la so­cie­dad, les im­por­ta un co­mi­no. Pa­ra ellos y ellas es más im­por­tan­te que sus ten­nis ca­ros, com­pra­dos en las me­jo­res bou­ti­ques de Es­ta­dos Uni­dos o de Eu­ro­pa, no su­fran da­ños al ca­mi­nar, que dar­le la opor­tu­ni­dad a un gru­po de com­pue­bla­no­s/as pa­ra que pro­duz­can el di­ne­ro que les per­mi­ta me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da jun­to a su fa­mi­lia. En la ma­dru­ga­da, la ma­ña­na, la tar­de, po­drán usar, sin pro­ble­mas, el pa­seo asig­na­do pa­ra las bi­ci­cle­tas y las ca­mi­na­tas en el ma­le­cón, pe­ro no, ellos quie­ren te­ner­lo li­bre to­do el tiem­po y por eso van a ir a pro­tes­tar.
Pa­ra esa abe­rra­ción in­di­vi­dua­lis­ta, ellos pro­tes­tan, pe­ro pa­ra que en Puer­to Pla­ta se cons­tru­ya un puer­to, una ca­rre­te­ra de cua­tro ca­rri­les o que el Go­bier­no im­ple­men­te me­di­das pa­ra re­cu­pe­rar las zo­nas fran­cas, el ae­ro­puer­to, o el tu­ris­mo, eso les pa­sa por arri­ba; por­que ellos y ellas tie­nen sus vi­das re­suel­tas.  In­du­da­ble­men­te que se in­ser­tó en la so­cie­dad puer­to­pla­te­ña el sín­dro­me de pe­ce­ra, pa­ra ver la vi­da a tra­vés del cris­tal que les aís­le de la rea­li­dad que vi­van los de­más.  ¡Po­bre so­cie­dad puer­to­pla­te­ña!, man­te­nien­do sus hi­jos co­mo pe­ces, na­dan­do en sus pe­ce­ras y con­tri­buir así a se­guir vien­do el mun­do des­li­zar­se a la he­ca­tom­be.  san­tosm­28@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: