El senador y los diputados

La ne­ce­si­dad obli­ga a com­par­tir ideas en aras de so­lu­ción de pro­ble­mas que afec­tan a la ciu­da­da­nía, y que a tra­vés   de la uni­fi­ca­ción po­drían ser su­pe­ra­dos  y así ga­ran­ti­zar be­ne­fi­cios pa­ra to­dos.
Los le­gis­la­do­res, al­cal­des y re­gi­do­res son elec­tos por los ha­bi­tan­tes de la pro­vin­cia, no pa­ra sa­tis­fa­cer­les ape­ten­cias per­so­na­les si­no pa­ra que re­pre­sen­ten los in­te­re­ses de la co­lec­ti­vi­dad, lo que en oca­sio­nes al­gu­nos ol­vi­dan.
Es un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal que cum­ple la ma­yo­ría de los puer­to­pla­te­ños ma­yo­res de 18 años.
El Con­gre­so Na­cio­nal y los Ayun­ta­mien­tos es­tán  cons­ti­tui­dos por di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y per­so­nas del pue­blo que bus­ca­ron el vo­to, ofre­cie­ron y no han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de cum­plir, ya que mu­chas ve­ces no de­pen­de de ellos, pe­ro tam­po­co se han cons­ti­tui­do en blo­que pa­ra de­man­dar el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas he­chas en nom­bre de su par­ti­do y el su­yo pro­pio.
Con la ex­cep­ción de los al­cal­des que cuen­tan con su pre­su­pues­to, los le­gis­la­do­res no pue­den dis­po­ner obras que no sean ac­ti­vi­da­des so­cia­les con los re­cur­sos que re­ci­ben pa­ra ta­les fi­nes, de ma­ne­ra que ade­más de pre­sen­tar pro­yec­tos de le­yes, de los que ha ca­re­ci­do la re­pre­sen­ta­ción de Puer­to Pla­ta ha­ce años, la de­man­da in­di­vi­dual que pu­die­ran ha­cer res­pec­to a la so­lu­ción de pro­ble­mas en la zo­na, re­ci­bi­ría po­ca aten­ción, pe­ro si lo ha­cen en blo­que otro re­sul­ta­do se ob­ten­dría.
Los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­co­no­ci­dos por la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral son los úni­cos fa­cul­ta­dos pa­ra la pre­sen­ta­ción de can­di­da­tos, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que elec­tos car­guen “con el san­to y la li­mos­na”, aban­do­nen la pro­vin­cia, no mue­van ni si­quie­ra una pa­ja en fa­vor de los in­te­re­ses de la co­lec­ti­vi­dad, por las ra­zo­nes que fue­ren.
El Fa­ro plan­tea a los le­gis­la­do­res, se­na­dor y di­pu­ta­dos, es­tu­diar la crea­ción de un blo­que de le­gis­la­do­res de Puer­to Pla­ta, el que se­ría in­de­pen­dien­te a las de­más pro­vin­cias da­da  su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y que no cuen­ta con otras en sus al­re­de­do­res.
Sur­ge el plan­tea­mien­to por­que ha­ce años que no se es­cu­chan al uní­so­no las vo­ces de los le­gis­la­do­res, aun­que sí en for­ma in­di­vi­dual que más bien bus­can pro­ta­go­nis­mo per­so­nal o pro­yec­ción po­lí­ti­ca  sin pen­sar en los in­te­re­ses de Puer­to Pla­ta.
La si­tua­ción de la pro­vin­cia ame­ri­ta aten­ción es­pe­cial de par­te de quie­nes se en­cuen­tran en po­si­cio­nes de lí­de­res y  re­pre­sen­tan­tes de la gran ma­yo­ría co­mo los le­gis­la­do­res, así co­mo los di­ri­gen­tes em­pre­sa­ria­les, pro­fe­sio­na­les, la­bo­ra­les, re­li­gio­sos, quie­nes de­ben  pre­pa­rar­se pa­ra dar un pa­so al fren­te aho­ra que se es­tá a tiem­po y no es­pe­rar que su­ce­dan he­chos y acon­te­ci­mien­tos  que obli­guen a la  uni­fi­ca­ción ur­gen­te pa­ra so­li­ci­tar, de­man­dar o exi­gir lo que pue­de con­se­guir­se me­dian­te el diá­lo­go sen­ci­llo, abier­to y sin­ce­ro, con la ma­si­va par­ti­ci­pa­ción de los puer­to­pla­te­ños lla­ma­dos a po­ner­se al fren­te pa­ra di­ri­gir, re­ci­bir la aten­ción y ob­te­nerbue­nos re­sul­ta­dos.

Febrero y el carnaval

Ya llegó febrero, pero no el carnaval en Puerto Plata.
Grupos independientes se propusieron hacer el carnaval, partiendo del hecho del caudal de recursos naturales e     históricos conque cuenta Puerto Plata para hacer el mejor evento del país.
Lo bautizaron Taimáscaro y no se hizo esperar la popularidad del carnaval con el merengue “Ya llegó febrero,” interpretado magistralmente por Wascar Banks.
Pocos fueron los años para disfrutarlo, los tradicionales “buenos para nada” consideraron que había que comercializar la tradición como en otros pueblos, no tuvieron capacidad para hacerlo, produjeron un agujero a la nave y más tarde se  hundió, han tratado infructuosamente de rescatarla y cada año se mantiene la avidez de los puertoplateños de todas las edades de ver, participar y disfrutar el carnaval anunciado y que hace años no termina de llegar con la calidad, capacidad y respaldo masivo que espontáneamente ofrece el nativo y visitante que desea lo bueno, lo sano, autóctono, lo nuestro como lo concibió  y  diseñó originalmente Taimáscaro. La idiosincracia de Puerto Plata, pero un día los tropezones harán levantar los pies para “no volver a tropezar con la misma piedra.”

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: