El respeto en la pareja Fundamento para enfrentar el feminicidio

Pa­ra que una re­la­ción de pa­re­ja fun­cio­ne, de­be es­tar ba­sa­da en el amor, la co­mu­ni­ca­ción y el res­pe­to. Cuan­do se co­mien­za una re­la­ción, se de­be ob­ser­var una ac­ti­tud de res­pe­to con no­so­tros mis­mos, con nues­tra pa­re­ja y con la vi­da en co­mún; de ahí, que el res­pec­to es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar los con­flic­tos en la pa­re­ja y la fa­mi­lia y así evi­tar que se lle­gue a si­tua­cio­nes la­men­ta­bles e irre­me­dia­bles.
Co­mo es na­tu­ral, al co­mien­zo de una re­la­ción de pa­re­ja to­do es ale­gría, di­ver­sión, pa­sión, ilu­sión… Ve­mos a la otra per­so­na co­mo un ser ma­ra­vi­llo­so ca­ren­te de de­fec­tos. Pe­ro, con el pa­so del tiem­po esos sen­ti­mien­tos se re­du­cen y sur­gen mo­men­tos de abu­rri­mien­to, ru­ti­na, de­sen­can­to, in­com­pren­sio­nes, dis­cu­sio­nes… Son si­tua­cio­nes que for­man par­te de la vi­da en co­mún y a los que no hay que te­mer cuan­do se tra­ta de una re­la­ción só­li­da.
Tam­bién, es na­tu­ral que tar­de o tem­pra­no apa­rez­can en­fren­ta­mien­tos y ma­los mo­men­tos. Por lo ge­ne­ral, le ocu­rre a per­so­nas que po­seen for­mas de ser di­fe­ren­tes y, por muy ena­mo­ra­dos que es­tén, es nor­mal que sur­jan di­fe­ren­cias en­tre ellos. Lo fun­da­men­tal, es que aun­que exis­tan di­fe­ren­cias y ma­los mo­men­tos, nun­ca lle­guen a per­der­se el res­pe­to.
Res­pe­tar a nues­tra pa­re­ja es acep­tar las di­fe­ren­cias per­so­na­les en cuan­to a gus­tos, ideas, cos­tum­bres y for­mas de en­ten­der la vi­da. Es acep­tar­la tal y co­mo es, sin in­ten­tar cam­biar nin­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca de su per­so­na­li­dad, asu­mien­do tan­to sus cua­li­da­des co­mo ca­ren­cias o de­fec­tos. Es mos­trar in­te­rés por su vi­da, preo­cu­pán­do­nos e in­te­re­sán­do­nos por su tra­ba­jo, fa­mi­lia, pro­yec­tos o es­ta­do de áni­mo.
El res­pe­to tam­bién con­sis­te en tra­tar a nues­tra pa­re­ja con edu­ca­ción. De­be­mos de­jar que ha­ble sin in­te­rrum­pir­la y es­cu­char y mos­trar in­te­rés por to­do lo que di­ce, trans­mi­tién­do­le nues­tra opi­nión o dis­cre­pan­do con ella cuan­do ha­ya ter­mi­na­do de ha­blar. Es im­por­tan­te de­jar que se ex­pre­se sin in­te­rrup­cio­nes.
Las bue­nas for­mas son se­ñal de bue­na edu­ca­ción y res­pe­to. No se de­be caer nun­ca en los in­sul­tos o des­ca­li­fi­ca­cio­nes, ni ri­di­cu­li­zar a nues­tro cón­yu­ge ni me­nos­pre­ciar­lo y mu­cho me­nos de­lan­te de la gen­te. De­be­mos cui­dar que el tra­to que ten­ga­mos con nues­tra pa­re­ja, en nin­gún mo­men­to re­sul­te ofen­si­vo evi­tan­do, los gri­tos, in­sul­tos o ma­los ges­tos. To­do lo con­tra­rio, cui­da, cul­ti­va tu pa­re­ja es tu pro­pio jar­dín; si así lo ha­ces, tu pa­re­ja y tú mis­mo se­rán rea­li­za­dos y fe­li­ces
<p.st­gord­guez­@hot­mail­.com>

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: