El grito colectivo

No hay que ser ma­go pa­ra adi­vi­nar la res­pues­ta que ofre­ce­ría un em­pre­sa­rio, co­mer­cian­te, in­dus­trial o per­so­na  del pue­blo, si se le pre­gun­ta­ra có­mo per­ci­be la eco­no­mía del país, pues sin ti­tu­bear de se­gu­ro con­tes­ta­ría  la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­tá di­fí­cil, de­jan­do en el ai­re su au­ra de pe­si­mis­mo.  Mu­chos plan­tean que no hay sa­li­da, pe­ro nin­gu­no ex­po­ne fór­mu­las que con­tri­bu­yan al pa­lia­ti­vo de la cri­sis.
El de­sem­pleo au­men­ta, no pa­sa un fin de se­ma­na sin que se des­pi­dan  tra­ba­ja­do­res  de los ne­go­cios y ho­te­les  ale­gán­do­se que  pro­duc­to de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca que im­pe­ra en el país y Puer­to Pla­ta  no es la ex­cep­ción, se man­tie­ne len­ta la eco­no­mía, es­ca­sean­do los clien­tes, com­pra­do­res o usua­rios de bie­nes y ser­vi­cios.
La de­lin­cuen­cia, los ro­bos, ban­do­le­ris­mo, se­cues­tros, dro­gas, atra­cos y asal­tos   ca­rac­te­ri­zan el pa­no­ra­ma en  la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na,   in­ci­dien­do en ello  la fal­ta de tra­ba­jo que man­tie­ne en las ca­lles a mi­les de per­so­nas, ma­yor­men­te jó­ve­nes y pa­dres de fa­mi­lias que no cuen­tan  con re­cur­sos pa­ra el sus­ten­to  sus fa­mi­lias.
En me­dio de la si­tua­ción   que vi­ve Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na   tie­ne que cre­cer­se el li­de­raz­go po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial, sec­tor pú­bli­co -pri­va­do y dar un pa­so al fren­te fir­me, en aras de lo­grar  aun­que sea pau­la­ti­na­men­te  de­sac­ti­var los ac­tos an­ti­so­cia­les. In­de­fec­ti­ble­men­te se ne­ce­si­ta crear a co­mo dé lu­gar  las fuen­tes de tra­ba­jo que per­mi­tan la co­lo­ca­ción de mu­chos do­mi­ni­ca­nos  y de esa ma­ne­ra ha­cer  es­pa­cio pa­ra que de­sa­pa­rez­can los he­chos que ame­na­zan la tran­qui­li­dad ciu­da­da­na.
Tam­bién da­rían un pa­so a fa­vor de Puer­to Pla­ta, quie­nes tie­nen con­di­cio­nes pa­ra ge­ne­rar pla­zas de em­pleos e  ins­ta­lar me­dia­nos y gran­des ne­go­cios,  que da­rían vi­da a mu­chas per­so­nas de­sem­plea­das y no lo  ha­cen, y en cam­bio, co­lo­can sus re­cur­sos mo­ne­ta­rios en la ban­ca  pri­va­da  na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal sin pen­sar en sus com­pue­bla­nos.   Co­mo di­ce el cuen­to si el di­ne­ro cir­cu­la se aca­ba la cri­sis.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: