El crecimiento depredador en India

Noticia

A los pres­ti­gio­sos pe­rio­dis­tas y ami­gos les re­mi­to es­te in­te­re­san­te aná­li­sis pe­rio­dís­ti­co, por en­ten­der que se ajus­ta muy bien a nues­tra rea­li­dad, les re­mi­to es­te ar­tí­cu­lo pa­ra su me­jor in­ter­pre­ta­ción  y  pa­ra que pue­dan ex­traer sus me­jo­res con­clu­sio­nes:

El cre­ci­mien­to de­pre­da­dor en In­dia

Ale­jan­dro Na­dal

La eco­no­mía de In­dia man­tie­ne ele­va­das ta­sas de cre­ci­mien­to des­de ha­ce va­rios años y pa­ra mu­chos es un ejem­plo a se­guir. Se afir­ma in­clu­so que la ex­pe­rien­cia del sub­con­ti­nen­te es mues­tra de que el neo­li­be­ra­lis­mo sí pue­de fun­cio­nar. La rea­li­dad es otra. La evo­lu­ción de la eco­no­mía in­dia es un pro­ce­so pa­to­ló­gi­co que se nu­tre de la de­si­gual­dad so­cial y la des­truc­ción am­bien­tal.
In­dia man­tu­vo un cre­ci­mien­to mo­des­to des­pués de la in­de­pen­den­cia en 1947. El pro­yec­to de in­dus­tria­li­za­ción sos­tu­vo una ex­pan­sión re­du­ci­da (4 por cien­to) pe­ro es­ta­ble de 1950 a 1980. El in­gre­so per cá­pi­ta au­men­tó en pro­me­dio 1.3 por cien­to anual en ese pe­río­do. La ba­lan­za co­mer­cial se man­tu­vo con dé­fi­cit per­ma­nen­te y la eco­no­mía es­tu­vo ce­rra­da a los flu­jos co­mer­cia­les y de ca­pi­tal.

La cri­sis mun­dial de la deu­da en los años 80 so­me­tió a In­dia a los dic­ta­dos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y en los años 90 se im­pu­sie­ron las re­for­mas de cor­te neo­li­be­ral, lo que re­pre­sen­tó un vi­ra­je ra­di­cal en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. En los úl­ti­mos 10 años In­dia tu­vo en pro­me­dio una ta­sa de cre­ci­mien­to anual de 6.8 por cien­to. La pren­sa in­ter­na­cio­nal ha pre­sen­ta­do es­to co­mo un mi­la­gro eco­nó­mi­co.
En es­tos años la de­si­gual­dad y la po­bre­za en In­dia han em­peo­ra­do. Hoy, 42 por cien­to de la po­bla­ción to­tal de ese país (mil 173 mi­llo­nes) vi­ve con me­nos de un dó­lar dia­rio. Un 75 por cien­to de la po­bla­ción vi­ve con dos dó­la­res dia­rios y el mo­de­lo eco­nó­mi­co no va a re­ver­tir es­ta es­truc­tu­ra tan de­si­gual.
A pe­sar de las ta­sas de cre­ci­mien­to de 6 por cien­to-7 por cien­to, el au­men­to en el em­pleo for­mal en In­dia es ra­quí­ti­co y no pa­sa de 1 por cien­to anual. Por cier­to, eso sig­ni­fi­ca que la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca se apo­ya en au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad muy im­por­tan­tes. Eso se re­la­cio­na con la es­tra­te­gia de orien­tar la in­ver­sión ha­cia las ex­por­ta­cio­nes, lo cual re­quie­re aba­tir al má­xi­mo los cos­tos sa­la­ria­les pa­ra po­der com­pe­tir. Por eso la ra­cio­na­li­za­ción de las ca­de­nas pro­duc­ti­vas se acom­pa­ña de fuer­tes re­cor­tes en el em­pleo.
A pe­sar del mi­la­gro en las ta­sas de cre­ci­mien­to, In­dia man­tie­ne dé­fi­cit cró­ni­co en sus cuen­tas ex­ter­nas y ne­ce­si­ta fi­nan­ciar­lo. Pa­ra ello ha op­ta­do por re­ci­bir flu­jos de ca­pi­tal, tan­to en in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, co­mo en in­ver­sio­nes en car­te­ra (ca­pi­ta­les de cor­to pla­zo). Pe­ro es­to en­tra­ña un cos­to enor­me: la po­lí­ti­ca ma­croe­co­nó­mi­ca de­be res­pe­tar re­glas de jue­go que no tie­nen na­da que ver con las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción in­dia.
La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­tá do­mi­na­da por la ne­ce­si­dad de atraer ca­pi­ta­les al es­pa­cio eco­nó­mi­co in­dio. Eso im­pli­ca man­te­ner al­tas ta­sas de in­te­rés. Ade­más só­lo los pri­vi­le­gia­dos tie­nen ac­ce­so al cré­di­to, to­do es­to im­pri­me un ses­go re­gre­si­vo en la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za al pri­vi­le­giar la car­te­ra de ac­ti­vos de los es­tra­tos más ri­cos y pro­fun­di­zar la de­si­gual­dad. Pe­ro eso es irre­le­van­te: lo que im­por­ta es man­te­ner el flu­jo de ca­pi­ta­les que per­mi­te fi­nan­ciar el dé­fi­cit ex­ter­no.
To­do es­to ex­pli­ca que In­dia ten­ga hoy las re­ser­vas más ele­va­das de su his­to­ria (unos 230 mil mi­llo­nes de dó­la­res). En es­to se pa­re­ce a Chi­na, pe­ro la di­fe­ren­cia es que aquél país tie­ne enor­me su­pe­rá­vit en su ba­lan­za co­mer­cial, mien­tras In­dia su­fre dé­fi­cit cró­ni­co. Las re­ser­vas de In­dia no lo son pro­pia­men­te, son un re­cur­so que en cual­quier mo­men­to pue­de eva­po­rar­se.
La po­lí­ti­ca fis­cal se ri­ge por el dog­ma del pre­su­pues­to ba­lan­cea­do y co­mo no hay que in­co­mo­dar a los due­ños del ca­pi­tal pa­ra no afec­tar las in­ver­sio­nes, el equi­li­brio fis­cal se lo­gra re­cor­tan­do el gas­to so­cial y re­du­cien­do el mon­to de re­cur­sos pa­ra la con­ser­va­ción am­bien­tal.
La aper­tu­ra a la in­ver­sión ex­tran­je­ra pa­sa por la en­tre­ga de con­ce­sio­nes en las in­dus­trias ex­trac­ti­vas, fo­res­tal y tu­rís­ti­ca. Es­to de­sem­bo­ca en el des­po­jo de tie­rras en las que se en­cuen­tran los ya­ci­mien­tos (hie­rro en Ch­hat­tis­garh, bau­xi­ta en Oris­sa, etc.) o cu­bier­tas con den­sos bos­ques que re­pre­sen­tan una ri­que­za co­mer­cial de fá­cil ac­ce­so. Mu­chas de esas tie­rras son el ho­gar de pue­blos ori­gi­na­rios o adi­va­si (tér­mi­no de­ri­va­do del sáns­cri­to que sig­ni­fi­ca pri­me­ros ha­bi­tan­tes del bos­que). Los adi­va­si son me­nos de 8 por cien­to de la po­bla­ción de In­dia, pe­ro cons­ti­tu­yen 40 por cien­to de la po­bla­ción des­po­ja­da de va­lles, ce­rros y cuen­cas de ríos. La en­tre­ga de sus tie­rras a me­ga­cor­po­ra­cio­nes en las in­dus­trias ex­trac­ti­vas y tu­rís­ti­cas es uno de los ras­gos más vio­len­tos del mi­la­gro neo­li­be­ral en In­dia.
El eco­no­mis­ta Amit Bha­du­ri, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad Ja­wa­har­lal Neh­ru en Nue­va Del­hi, ha ca­li­fi­ca­do a es­te pro­ce­so co­mo cre­ci­mien­to de­pre­da­dor. Hay que acla­rar que no se tra­ta de una me­tá­fo­ra. Es efec­ti­va­men­te un com­ple­jo pro­ce­so eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co en el que los per­de­do­res en­tre­gan su for­ma de vi­da a un cre­ci­mien­to que pri­vi­le­gia a unos po­cos y no pue­de ele­var el ni­vel de vi­da de la ma­yo­ría de la po­bla­ción.
El pa­ra­le­lis­mo con Mé­xi­co es ex­traor­di­na­rio. Real­men­te lo úni­co di­fe­ren­te son las ta­sas de cre­ci­mien­to. Lo de­más es idén­ti­co. El mis­mo mo­de­lo, la mis­ma in­jus­ti­cia.