El Comportamiento Fundamentalista y Taliban de una Alcaldesa

Noticia

“Pa­ra quie­nes am­bi­cio­nan el Po­der, no exis­te una vi­da me­dia en­tre la cum­bre y el pre­ci­pi­cio,”   Ja­mes Or­well

El PRD se abo­ca es­te 6 de mar­zo a una con­tien­da in­ter­na don­de dos can­di­da­tos que se ba­ten pa­ra al­can­zar la no­mi­na­ción pre­si­den­cial y en­ca­be­zar la  bo­le­ta elec­to­ral.
Pa­ra lo­grar­lo, se pre­sen­tan dos ac­ti­tu­des dia­me­tral­men­te opues­tas.  La del pre-can­di­da­to pre­si­den­cial Mi­guel Var­gas Mal­do­na­do, que es­gri­me co­mo ban­de­ra fun­da­men­tal de su cam­pa­ña, que cuen­ta con to­da la cú­pu­la de la  es­truc­tu­ra par­ti­da­ria, la ma­yo­ría de los di­pu­ta­do­s/as y de los al­cal­des y al­cal­de­sas, ade­más del do­mi­nio de las fi­nan­zas del par­ti­do.  Y por otro la­do, Hi­pó­li­to Me­jía, que ha ca­la­do su pre-can­di­da­tu­ra en las ba­ses del PRD y en la gen­te del pue­blo, que ha vis­to en él un re­fe­ren­te pa­ra en­fren­tar con ver­ti­ca­li­dad y éxi­to al Dr. Leo­nel Fer­nán­dez, al PLD y a cual­quier otro can­di­da­to que de­ci­da ese par­ti­do.
Al­re­de­dor de la can­di­da­tu­ra de Mi­guel Var­gas Mal­do­na­do, se han ali­nea­do con­duc­tas y ac­ti­tu­des ta­li­ba­nes­cas y fun­da­men­ta­lis­tas, alen­ta­das por el con­cep­to que aho­ra pri­ma den­tro del PRD, des­de que el Ing. Mi­guel Var­gas, asu­mió la pre­si­den­cia de trans­for­mar su es­truc­tu­ra en un co­to ce­rra­do, que gra­vi­te al­re­de­dor de un con­cep­to emi­nen­te­men­te em­pre­sa­rial, au­to­ri­ta­rio, ex­clu­yen­te, in­di­vi­dual y eli­tis­ta.  De ahí fue que im­pu­so co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral a Or­lan­do Jor­ge Me­ra y co­mo se­cre­ta­ria de Or­ga­ni­za­ción a Gea­nil­da Vás­quez, en con­tra de la de­ci­sión to­ma­da por las ba­ses, de de­ci­dir por Gui­do Gó­mez Ma­za­ra y Tony Pe­ña Gua­ba.  Mi­guel Var­gas no que­ría una or­ga­ni­za­ción aco­pla­da, equi­li­bra­da y con li­nea­mien­tos cla­ra­men­te opo­si­to­ras, si­no súb­di­tos, que acep­ta­ran el ma­ne­jo del PRD a su an­to­jo, que pu­die­ra ne­go­ciar sin con­tra­tiem­po con el Go­bier­no y el PLD y que pu­die­ra uti­li­zar de ma­ne­ra in­di­vi­dual sus re­cur­sos.
De ahí se des­pren­de que la al­cal­de­sa en el mu­ni­ci­pio de So­súa, Ila­na Neu­mann, una de su más cer­ca­na co­la­bo­ra­do­ra, des­cen­dien­te de los hi­jos de Is­rael, que su­frie­ron el ex­ter­mi­nio en los cam­pos de con­cen­tra­ción, se une a esas ac­ti­tu­des ale­jan­do de su en­tor­no a quien di­sien­ta de ella y  apli­can­do, lo que hi­zo po­si­ble a Hi­tler, ha­cer del ex­ter­mi­nio de los Ju­díos, una doc­tri­na im­pla­ca­ble y ex­ter­mi­na­do­ra, con­tra aque­llos y aque­llas que di­sin­tie­ran de su yu­go.  Ha fa­na­ti­za­do sus adep­tos, a tal gra­do, que los que es­tán con Hi­pó­li­to Me­jía, son sus peo­res ene­mi­gos y ene­mi­gas.  Y los so­me­te al os­tra­cis­mo de su bu­ro­cra­cia con una in­gra­ti­tud que apes­ta y de­ja muy mal pa­ra­da su con­di­ción de mu­jer y de mi­li­tan­te que re­ci­bió to­do el apo­yo y el tra­ba­jo de­sin­te­re­sa­do de una plé­ya­de de di­ri­gen­tes y di­ri­gen­tas que se sa­cri­fi­ca­ron con to­do el fer­vor, pa­ra que ella pu­die­ra ocu­par dos ve­ces la di­pu­ta­ción y hoy la Sin­di­ca­tu­ra de ese mu­ni­ci­pio.  Así le pa­ga es­ta ex­cel­sa al­cal­de­sa a los que fue­ron sus in­con­di­cio­na­les.  ¡Por  Dios!, a dón­de va­mos a lle­gar con la pre­po­ten­te ce­gue­ra que se le ha de­sa­rro­lla­do a esa jo­ven mu­jer, hi­ja de des­cen­dien­tes de Is­rael y de fa­mi­lia tra­di­cio­nal de es­te mu­ni­ci­pio, que ha go­za­do de to­da la bon­ho­mía de la gen­te que siem­pre se han ro­dea­do.
Con per­so­na­jes así, ¿es que pien­sa Mi­guel Var­gas que po­da­mos lle­gar uni­dos y uni­das en ca­so de que pu­die­ra lo­grar al­can­zar la no­mi­na­ción pre­si­den­cial, sa­be­do­res de que na­die, nin­gún pre-can­di­da­to, po­drá lo­grar al­can­zar el Pa­la­cio Na­cio­nal, si no es so­bre la ba­se de la uni­fi­ca­ción de to­das las fuer­zas in­ter­nas del PRD pa­ra de­rro­car al can­di­da­to del PLD? Con es­tas ac­ti­tu­des, no pien­sen lo­s/as pe­rre­deís­tas que ten­dre­mos fu­tu­ro con  gen­te lle­na de al­ta­ne­ría, in­so­len­cia y de des­pre­cio por la gen­te de aba­jo, por los que bus­can los vo­tos, por aque­llos y aque­llas que se fa­ja­ron pa­ra que ellos y ellas lle­ga­ran.  Con es­tos /as di­ri­gen­tes que son la cú­pu­la del pro­yec­to del Ing. Mi­guel Var­gas Mal­do­na­do, no ha­brá vi­da pa­ra nin­gu­no de los que se fa­jan dia­ria­men­te pa­ra man­te­ner vi­vo el PRD.  Por eso no po­de­mos equi­vo­car­nos es­te seis 6 de mar­zo.  Hay que dar­le un gol­pe bru­tal de los y las pe­rre­deís­tas de co­ra­zón, a los que so­la­men­te los uti­li­zan pa­ra lle­gar y lue­go se al­zan con “el san­to y la li­mos­na”.  No se de­jen em­bau­car por pre­ben­das y ofre­ci­mien­tos.  No ven­das tu con­cien­cia.  Esos que hoy  te com­pran, ma­ña­na te des­pre­cia­rán.  Y ahí pue­des aqui­la­tar la evi­den­cia de su com­por­ta­mien­to. Es­ta­mos ju­gán­do­nos el fu­tu­ro del PRD pa­ra lle­gar al Po­der.  Es­tá en las ma­nos de to­da la mi­li­tan­cia del país tra­zar la lí­nea de Pi­za­rro.  Vo­tar ma­si­va­men­te por Hi­pó­li­to Me­jía, pa­ra de­cir uni­do­s/as: “Lle­gó Pa­pá” por un me­jor país, pe­ro pa­ra to­dos y to­das.

san­tosm­28@hot­mail­.com

Comments are closed.